Anthoine Hubert, Nikita Mazepin, y el mundo al revés

Nikita Mazepin | Fuente: GP3

En el último Gran Premio del año en Abu Dabi, la GP3 encontró al último campeón de su historia en Anthoine Hubert, que se disputó el título hasta la última cita, con uno de sus compañeros, y además ‘rookie’, Nikita Mazepin. No obstante, quien ha subido a Fórmula 2 para 2019, ha sido el ruso.

Tras cerrarse la temporada, poco a poco empezaron a saltar las confirmaciones oficiales de los equipos de cara a 2019, y antes de que lo hagan los equipos de la nueva Fórmula 3, su hermana mayor, la Fórmula 2, fue quien empezó a confeccionar su parrilla para 2019.

Tras la confirmación, que tuvo una fuerte repercusión mediática bastante considerable, de Mick Schumacher como piloto de Prema para 2019, llegó la confirmación de los pilotos de ART Grand Prix, y… ¡Sorpresa!, entre ellos no estaba su campeón de GP3, Anthoine Hubert. En detrimento del francés, estaba el ya reconocido talento holandés de McLaren Nyck De Vries, y en efecto, Nikita Mazepin, compañero de Hubert en ART, que apretó las tuercas al francés hasta el final.

Y esto que ha pasado es algo que hace bastante tiempo que no pasa en el Motorsport. Normalmente, por el título, por el reconocimiento, por el marketing, por la imagen, y supuestamente por el talento y los méritos, quien asciende con el equipo es el campeón (en el caso obvio de que lo haya), pero en este caso no ha sido así. Y bajo mi punto de vista, es una decisión acertada, que vamos a analizar.

Mazepin y Hubert en Abu Dhabi | Fuente: GP3

Mazepin llegó como ‘rookie’, y Hubert venía (entre muchas comillas) de batirse el cobre con Jack Aitken y un tal George Russell en 2017, aunque nunca estuvo cerca del nivel de los británicos, que subieron a Fórmula 2. Con esto, en ART quedaron Hubert, Jake Hughes que volvió, Callum Ilott que fue la decepción del año, también ‘rookie’, y el ya nombrado Nikita Mazepin.

Si bien es cierto que Hubert ha sido el campeón, y un campeón siempre tiene sus méritos, en Hubert creo que encontramos al campeón más flojo que yo recuerdo en mucho tiempo en categorías inferiores. Sin ir más lejos, 2 victorias de Hubert, por las cuatro de Mazepin, en su temporada debut. El doble de victorias, siendo el que más ha logrado este año en GP3, y no ha sido el campeón; Pero ha demostrado quien posee el talento.

Hubert es muy ‘normalito’, es un piloto pasivo, ¿Constante? Sí, quizá es su único punto fuerte de verdad, pero nunca ataca, siempre se conforma con lo que tiene, nunca arriesga, si gana le parece bien, y si queda tercero también con tal de ir sumando. Y eso, no es malo, ni mucho menos, le ha dado un campeonato de GP3, pero ART lleva muchos años en esto, y ese método, que en el fútbol clasificaríamos de «amarrategui», no siempre te funcionará, y ART sabe, que por talento, el ruso les saldrá más rentable a la larga, para seguir extendiendo su legado de «Champions Maker» durante los último 5 o 6 años en las categorías inferiores de la Fórmula 1.

Anthoine Hubert celebra su título | Fuente: GP3

Hubert, como es justo y normal, subirá a la Fórmula 2, pero tendrá que buscar asiento en un equipo «no puntero», y desde mi parecer, no creo que anímicamente le haya ayudado ver como al compañero al que ganó (por suerte, porque sino los DNF de Mazepin, el mundial se va a Rusia), le pasa por delante en la consecución del asiento para la Fórmula 2, en su propio equipo. ¿Habrá acertado ART con la decisión? ¿Será Mazepin la próxima estrella para la Fórmula 1 de la mano del equipo francés? ¿Cambiará Hubert su manera de competir? Lo sabremos en Baréin, dentro de unos meses…