Ricciardo, una segunda mitad de temporada de pesadilla

Ricciardo entrando en su monoplaza | Fuente: @DanielRicciardo

Daniel Ricciardo ha hecho balance de su temporada 2018, centrándose en una segunda mitad de temporada que ha estado repleta de problemas con su monoplaza

La temporada 2018 empezaba de una manera casi inmejorable para el piloto australiano, que debutara en 2019 con la escudería Renault. Ricciardo conseguía grandes resultados, destacando la victoria en el Gran Premio de China, así como consiguió en Mónaco, momento cumbre de la temporada para el ex piloto de Red Bull, que arrasaba a su compañero de equipo, Max Verstappen.

Pero la segunda mitad de 2019 resultó tener guardados todos los problemas que hasta entonces no había tenido. Mientras que durante las primeras 10 carreras Ricciardo lograba 106 puntos, situandose en cuarta posición del campeonato de pilotos, durante las 11 precedentes únicamente pudo hacer 64, por los 156 de Verstappen.


«Por supuesto, este año hubo pasaron muchas cosas y sería ingenuo pensar que no me afectaron en algunos momentos«, dijo Ricciardo. «No es como si pudiera identificar una carrera y decir ‘la carrera me fue mal porque tenía muchas cosas en la cabeza’. Creo que te va agotando y cuando tu mente se agota, a veces, en lugar de dormir ocho horas, duermes seis y luego la acumulación de sueño puede ralentizar tu reacción o tus reflejos».

«Definitivamente no quiero hacer que suene como una excusa, pero estoy seguro de que ha habido algún efecto hasta cierto punto. Pero también es parte de la experiencia y estoy seguro de que no será la última vez que esté en esta posición donde tuve muchos fallos mecánicos u otro contrato que resolver y firmar».

«Intentaré aprender de ello y reflexionaré para averiguar qué podría haber hecho mejor«.

Ricciardo piensa que el equipo también ha sufrido durante esta segunda mitad y que comparten con el su frustración: «Estoy en el centro de atención y en el coche, pero todos los que trabajan, especialmente los que están en el garaje, están tan desconsolados como yo, y trabajaron tantas horas, si no más que yo, en el transcurso del fin de semana de carrera», reconoce. «A veces he querido salir y esconderme. Pero afortunadamente la mayoría de las veces todavía sé dónde está mi corazón y pienso en ellos», finalizaba.