Vergne gana en Berna y aumenta su renta en el Mundial

Jean Eric Vergne se llevó la victoria en Berna. Foto: Sutton Images.

Jean-Eric Vergne logró la victoria en el ePrix de Berna y se hizo con su tercer triunfo de la temporada, que le acerca y mucho a su segundo título de Campeón del Mundo de la Fórmula E. El francés mantuvo detrás en todo momento a Mitch Evans y a Sebastian Buemi (quienes completaron el podio) y dominó la carrera de principio a fin. Demostración de talento del vigente campeón que ha abierto mucho hueco con su compañero de equipo André Lotterer y con Lucas Di Grassi. En los constructores, DS Techeetah lo tiene mucho de cara lograr este año el doblete de pilotos y constructores.

Caos en la salida

La salida fue realmente caótica ya que tan solo los tres primeros pilotos lograron pasar la primera curva sin ningún incidente, por culpa de ese incidente sacaron la bandera roja y se detuvo la carrera. Günther se llevó por delante a Wehrlein y este tocó la barrera de neumáticos de la primera curva, rompiendo parte de su monoplaza ambos. Frijns también fue envestido en la salida y se fue contra el muro, él fue el único que no pudo continuar en la carrera. La mayoría de los principales perjudicados se beneficiaron de la bandera roja para poder arreglar su coche.

Algunos pilotos se saltaron la primera curva y ganaron muchas posiciones ya que los que estaban por delante estaban bloqueados por el incidente. Los que se saltaron la curva ganaron un total de diez posiciones, entre ellos, Di Grassi y Da Costa, pero saltarse la curva no les iba a ayudar ya que los comisarios decidieron reanudar la carrera con el orden de la parrilla de salida y no con el orden de los pilotos tras la primera vuelta. Wehrlein, Günther y Lotterer fueron los principales beneficiados de eso. La reanudación se hizo detrás del coche de seguridad.

Se reanuda la prueba

Nada más reanudarse la carrera los pilotos tuvieron mucha más precaución ya que no querían jugarse la carrera hasta el tramo final. Mortara y Sims protagonizaron el segundo incidente de la jornada, los dos pilotos se tocaron y se fueron largos, cayendo hasta el fondo de la clasificación, con sus coches dañados. En la cabeza, Vergne comenzó gestionando la carrera muy bien, rodando lento y guardando la máxima cantidad de energía posible, el francés tapó muy bien a Evans y se protegió de los posibles adelantamientos del segundo clasificado. La carrera estaba siendo una de las más lentas del campeonato, sino la más lenta. El de DS-Techeetah se aprovechó de las dificultades de adelantamiento del circuito para tapar los huecos.

Los dos primeros clasificados parecían tener un poco más de ritmo que el resto. Buemi comenzó a perder tiempo con Vergne y Evnas y empezó a gestionar también la carrera, haciendo la goma igual que Vergne. Bird realizó uno de los mejores adelantamientos de toda la carrera, haciéndole un precioso exterior a Günther.

Los abandonos siguieron ya que Wehrlein se quedó parado y se tuvo que retirar de la carrera, dejando su coche parado en la pista, provocando una doble bandera amarilla. Bird subió a la cuarta posición gracias a ese abandono. Di Grassi poco a poco comenzó a ganar posiciones y a falta de 25 minutos para el final ya estaba en duodécimo lugar.

 Final muy agónico

Lotterer comenzó a remontar en el tramo final y ganó un total de tres posiciones, subió al cuarto lugar y luchó con Buemi hasta el tramo final por meterse en el podio. Di Grassi aprovechó su segundo modo ataque en el tramo final y logró salvar un punto tras adelantar a Vandoorne a falta de cinco minutos.

La lluvia hizo acto de presencia en los dos últimos minutos y la pista comenzó a mojarse y la tensión cada vez era mayor para Vergne. Evans intentó apretar al máximo al piloto francés al igual que lo hizo Lotterer con Buemi pero ninguno de los dos logró adelantar. El campeón de la pasada temporada se llevó la victoria, tras dominar la carrera de principio a fin mientras que Evans se tuvo que conformar con el segundo lugar y Buemi logró un podio muy especial delante de su gente en casa.

Vergne deja casi sentenciada la lucha por el Campeonato del mundo aventajando en 32 puntos a su compañero de equipo Lotterer y a 35 puntos a Di Grassi. El francés lo tiene todo realmente de cara para ganar su segundo título de Fórmula E consecutivo aunque será Nueva York el trazado que dicte sentencia un año más. DS Techeetah lo tiene también todo de cara para poder ganar este año el campeonato del mundo de constructores.