Piquet repasa anécdotas de su etapa en Fórmula 1

Piquet
Nelson Piquet (Fuente | Getty Images Europe)

Nelson Piquet, tricampeón del mundo de Fórmula 1, estuvo en la categoría reina desde el año 1978 hasta el 1991. En esas trece temporadas, el piloto brasileño vivió un sin fin de anécdotas, las cuales ha querido repasar. Aborda desde su casco, hasta si vetó o no a Senna en Brabham o su relación con Charlie Whiting.

Uno de los cascos más reconocidos de Piquet es sin duda uno blanco don detalles naranjas. El brasileño ha explicado cómo surgió ese diseño y cómo pasó posteriormente a ser rojo. Además, narra cómo decidió competir a escondidas de uno de los miembros de su familia.

«Tenía un casco blanco cuando empezó la moda de poner color. Se lo mandé a un amigo de Brasilia, y me lo devolvió con detalles naranjas, con tres gotas, una hacia atrás y dos hacia adelante. Y, en el medio de las gotas, una raya negra. Cuando empecé a correr, mi padre no podía saberlo, así que usé el apellido de mi madre, pero lo deletreé mal (Piket). Después, yo mismo pinté mi casco y el naranja se volvió rojo, y la raya negra también pasó a ser roja», ha expresado en declaraciones a Motorsport.com Brasil.

Una de las polémicas que ha rodeado su carrera es el hecho de si vetó o no a Ayrton Senna en el equipo Brabham en el año 1984. Piquet lo niega rotundamente y relata la razón por la cual no compartió equipo con su compatriota.

«No hubo veto. Parmalat, patrocinador del equipo, no quería dos brasileños en el mismo equipos, sino un brasileño y un italiano. Por eso optaron por Riccardo Patrese», ha afirmado.

En la actualidad, los neumáticos y sus temperaturas son de vital importancia, al igual que lo eran también hace décadas. Sin embargo, en los 70 aún no había mantas que los calentaran. Fue precisamente Piquet quien descubrió que mantener las ruedas calientes podía marcar la diferencia.

«Corrí en Inglaterra en 1978 (en la F3 Británica) y hacía mucho frío. Perdí una carrera por no tener el coche en la temperatura correcta e hicimos una carpa que pondríamos sobre el coche, lo cual ahora está prohibido por el queroseno. Con el coche a casi 50º, en la primera vuelta ya tenía tres segundos de ventaja y luego seis. No pude lograr la pole position, no me llevé la mejor vuelta, pero gané con 10 segundos de ventaja. Me preguntaron cuál era la magia y no era el motor ni otra pieza, sino los neumáticos. Luego hicimos una estufa, la pusimos cerca de los cuatro neumáticos durante cuatro horas. Antes de la carrera, usamos guantes industriales, nos metimos en el coche y ganamos. Cuando los ingleses reaccionaron, ya habíamos ganado 14 carreras de 17”, ha relatado.

El piloto brasileño ha querido recordar también uno de los momentos que vivió con Charlie Whiting antes del comienzo de una carrera en la parrilla de salida. Esto sucedió en la temporada de 1980.

En 1980 perdimos el campeonato en la última carrera en Canadá. Logré la pole position, Alan Jones me tocó, y tuvimos que cambiar de coche. Solía ​​tomar pastillas de sal para no deshidratarme, y casi al momento del segundo inicio sentí ganas de orinar. Terminé haciéndolo antes de la salida. Le comenté a Charlie Whiting que ‘estaba goteando’ gasolina. La orina salía por algunos agujeros del coche, así que puso su mano por uno de ellos y olisqueó lo que le mojó. Se puso a gritar de todo», ha finalizado.