Previa GP de Italia F1 2019: Haas, pocas esperanzas en Kannapolis

Los dos Haas en Alemania. Foto: Sutton Images.

Las sensaciones del equipo americano en Bélgica fueron muy malas. Los Haas tuvieron una buena salida pero su ritmo de carrera fue un auténtico desastre y los dos pilotos fueron los más adelantados en toda la carrera. No hay muchas esperanzas en el equipo, ya que Bélgica e Italia son trazados con muchas similitudes entre sí. El equipo está desmoralizado pero aún confía en poder darle la vuelta a esta situación que cada día es más negativa.

Haas llegó a Bélgica con esperanzas de poner fin a sus problemas con el coche. No obstante, la carrera fue peor incluso que las anteriores, lo cual ha supuesto un palo muy duro para ellos. Los americanos tenían el objetivo de continuar con esta especificación hasta el final de temporada, pero con el ritmo mostrado en Bélgica, quizá decidan volver a alguna anterior, como ya hicieron en el pasado.

Kevin Magnussen

El danés fue claramente el piloto más adelantado en todo el Gran Premio de Bélgica. Magnussen claramente no tuvo el ritmo y decidió sin ningún motivo aparente alargar su estrategia al máximo, lo cual le permitió ganar pocas de las posiciones que perdió al final con un neumático más nuevo. Kevin se encuentra en una situación complicada ahora mismo, pero sabe que el equipo confía en él de cara a 2020, lo que es sin duda un bálsamo para su tranquilidad.

Magnussen el año pasado tuvo un fin de semana para el olvido en Monza, en el que tuvo un incidente con Alonso en clasificación y otro con Pérez en carrera. El danés acabó la carrera en última posición en 2018, siendo ese uno de los peores fines de semana de la temporada para él. Este año tampoco tendrá muchas esperanzas, ya que el rendimiento del coche no es ni mucho menos el del año pasado. Magnussen necesitará mucha suerte para poder salir con puntos bajo el brazo este fin de semana y así escalar puestos en un Mundial de pilotos en el que no para de caer posiciones.

Kevin Magnussen. Foto: Sutton Images.

Romain Grosjean

El piloto francés explotó por la radio el pasado domingo en Bélgica. Grosjean acabó harto de la poca velocidad punta de este monoplaza y de todos los problemas que han tenido con el ritmo de carrera esta temporada. La cosa está claro que no pinta bien para él de cara a 2020, ya que tras el fichaje de Ocon por Renault, el francés tiene todas las papeletas de ser sustituido por Nico Hülkenberg en el equipo. Grosejan necesitaba resultados lo antes posible y viendo lo sucedido en Bélgica cada vez son menos los que creen en su renovación.

El pasado año el francés tuvo un gran fin de semana en Italia, en el cual fue el mejor piloto de la zona media. No obstante, horas después fue descalificado por unas irregularidades con el fondo plano. Grosjean intentará repetir lo realizado hace 12 meses aquí, pero sabe que lo deberá hacer con un coche mucho menos competitivo que el que llevaba el año pasado. Romain está en una situación muy complicada y quizá estas sean sus últimas carreras como piloto de Fórmula 1.

Romain Grosjean. Foto: Sutton Images.

Expectativas para el Gran Premio

El equipo no tiene muchas esperanzas puestas en Monza y tampoco en esta temporada. Haas sabe que su monoplaza no será competitivo en carrera, ya que en Bélgica tuvo muy poca velocidad punta en la carrera. La única esperanza para sumar puntos para ellos, será encontrarse con una carrera loca, llena de coches de seguridad y con la presencia de la lluvia, como sucedió en Alemania. En caso de que la carrera sea tranquila y sin hechos sorprendentes, Haas tiene todas las papeletas de ser el noveno equipo en el trazado italiano. La moral cada vez está más lastimada en el equipo, el cual ya comienza a mirar más que nada a 2020.