Toyota piensa que fue exagerado el hándicap que les impusieron en Shanghái

El Toyota 7 y 8 liderando las 4 horas de Silverstone(Fuente: Toyota Gazoo Racing)

Para el equipo japonés, la falta de competitividad demostrada en la carrera de Shanghái se debe a la “reacción exagerada” de los comisarios del mundial de Resistencia. Los Toyota contaban con una desventaja de 2,74 segundos por vuelta, que vino impuesta por la superioridad mostrada en Silverstone.

La segunda carrera de la temporada del Mundial de Resistencia se saldó con la primera derrota del Toyota Hibrid desde el 2017. El equipo Rebellion, de la categoría LMP1, consiguió aprovechar al máximo las desventajas que sufrían ambos monoplazas del equipo Toyota. Los Rebellion consiguieron así anotarse la primera victoria de la temporada consiguiendo una ventaja de casi un minuto.

Las victorias de Toyota en Silverstone y Fuji hicieron que la organización pusiese un hándicap en la carrera de Shanghái de 2.74 segundos por vuelta de acuerdo con un coeficiente revisado de 0.01255s utilizado para calcular las desventajas, mientras que Rebellion se ralentizó solo 0.89s.

«Lo que sucedió fue que hubo una reacción exagerada después de Silverstone», explicó el director técnico de Toyota, Pascal Vasselon. «La corrección del hándicap [coeficiente] probablemente nos trajo a un área donde el hándicap es demasiado grande y es un poco problemático.

«Fundamentalmente seguimos apoyando el principio. Pero creemos que no debería haber una reacción exagerada después de Silverstone para mantener las cosas en cifras más razonables».

Rob Leupen, no está de acuerdo con el actual sistema de penalizaciones por rendimiento

El director del equipo Toyota, Rob Leupen, admitió que una de las debilidades del sistema de imponer hándicap en LMP1, en su actual forma, es la tendencia a crear cambios drásticos en el rendimiento de una carrera a otra, en lugar de promover una competencia cercana en la pista.

Realmente no teníamos una carrera», dijo Leupen a Autosport. «Podríamos haber tenido una carrera por el segundo lugar entre el # 7 y el # 8, pero el # 7 tuvo más dificultades con la configuración y el subviraje para escuchar a los pilotos. O si Rebellion tuvo algunos problemas o pequeños errores. Pero en este momento el sistema es así. Rebelion se lo merecían porque no cometieron errores».

«Tal vez podríamos haberlo hecho más difícil para ellos, pero es bueno. Esta es la historia que tenemos con la desventaja del éxito, acordamos. Por el bien del deporte y el WEC aceptamos la situación y esperamos que la próxima temporada con los hipercoches no veamos estos extremos. Queremos ver buenas carreras, esto es un poco más difícil».