Toto Wolff cuenta los detalles del dominio de Mercedes en la Fórmula 1

Toto Wolff, durante un Gran Premio /Fuente: Mercedes AMG F1

Toto Wolff, actual director de Mercedes en la Fórmula 1, ha concedido una entrevista al medio alemán Motorsport-total.com donde ha contado numerosos detalles acerca del espectacular dominio que los alemanes han ejercido en la Fórmula 1 desde el año 2014.

El paso de Mercedes en la Fórmula 1 empezó con Ross Brawn durante el año 2009. El ex ingeniero de Ferrari durante la época de Michael Schumacher compró el equipo Honda por la insultante cantidad de 1 euro. El resultado del negocio no pudo ser mejor: en lo deportivo, Brawn GP ganó los dos campeonatos, mientras que en lo financiero el equipo fue vendido a Mercedes al finalizar la temporada en una operación que rondó los 88 millones de euros. Además, tras la venta, Ross Brawn mantuvo el puesto que posteriormente fue heredado por Toto Wolff.

El austriaco ha resaltado la importancia de toda la gente que estuvo en Mercedes durante el periodo 2010-2012, los años más difíciles de los alemanes. «Parte del éxito de un equipo parte de las personas que toman las decisiones. En nuestro caso, Ross Brawn y Michael Schumacher comparten el éxito del equipo. Si Brawn GP no hubiera existido  nuestra historia de éxito no sería igual«, ha comentado.

Toto Wolff entró a Mercedes en el año 2013, aunque en un principio era solamente para realizar unas funciones de asesor externo; sin embargo, tras algunas reuniones con Dieter Zetsche (ex presidente de Daimler AG), el mandatario alemán le otorgó a Wolff plenitud de poderes para hacer Mercedes campeona.

«La pregunta que me hizo Zetsche fue: ‘¿Cómo puedes ganar una carrera como Williams y como Mercedes? ¿Con que recursos operas? En una reunión de seguimiento me dijo: ‘¿Te imaginas hacer esto con nosotros’?», ha apuntado Wolff.

Una de las claves del éxito de Mercedes ha sido su capacidad de reinventarse y de buscar la mejora continuamente. Así, la marcha de hombres clave como Paddy Lowe o Aldo Costa no lograron quebrantar la fuerte estructura de Mercedes.

«En el pasado, los equipos desaparecieron porque los empleados se fueron o simplemente se mostraron complacientes. Somos totalmente conscientes de estos enormes riesgos. Casi no hemos tenido bajas en los últimos años y no porque paguemos más, sino porque hemos creado un entorno en el que los otros beneficios son correctos. Por ejemplo, trabajar para una marca como Mercedes es honorable», ha declarado.

La estructura interna de los de Brackley es uno de sus grandes secretos. Gran parte de la culpa de su buen funcionamiento es por Toto Wolff. «Tenemos un ambiente de trabajo que es muy moderno. Somos una organización que no opera con el principio de contratar y despedir, pero apoyamos a las personas cuando nos va bien. Al mismo tiempo, tenemos el problema de que la gente joven llega y hay que darles la oportunidad de crecer. Este equilibrio no es fácil, aunque hicimos un buen trabajo con Aldo Costa y Mark Ellis, por ejemplo», ha finalizado Wolff.