Laia Sanz: “Ayer me preguntaba, ‘¿qué haces aquí?’”

Laia Sanz durante la séptima etapa | Fuente: dakar.com

La octava etapa no ha existido para motos y para Quad. Todos se han quedado en el campamento de Wadi Al Dawasir como homenaje a Paulo Gonçalves. Dirección de carrera preguntó a los pilotos si querían salir a hacer la circular y prefirieron descansar y coger fuerzas de cara a mañana.

Durante este día, el diario MARCA publica una entrevista con Laia Sanz en la que comienza explicando cómo se tomó esta decisión de no salir a la octava etapa: “Nos preguntaron nuestra opinión y aquí todos dijimos que era mejor no salir. Sobre todo, por respeto a la familia, porque hubiera sido como continuar el Dakar como si no hubiera pasado nada y luego también por nosotros, para poder digerir todo esto».

Laia conocía al portugués, ya que compartieron equipo en Honda: “Pablo era un tío para el que sólo tengo buenas palabras. Me trató muy bien, pero lo hacía con todo el mundo y era como lo veíais. Él, si ganaba era porque era el más rápido, porque era un deportista de verdad y un caballero en ese sentido”

A pesar de haber descansado hoy, esto opina la española de la etapa de mañana: “Será complicado, porque no quedan muchas ganas de coger de nuevo la moto y dar gas… En mi caso ayer fue un poco peor, al tener a Jaume, porque tener al alguien cerca que también corre se hace aún más difícil de llevar, después de lo que vimos ayer».

Sobre cambiar las carreras del Dakar, dice: “Lo que pasó ayer es una desgracia y no creo que haya que buscar culpas. El ‘roadbook’ está muy bien hecho en esta edición, pero es verdad que la etapa de ayer era peligrosa. Era fuera de pista y no se marcan los peligros. Ayer, no dependía de la técnica, sino de a ver quién le echaba más narices y a mí eso no me gusta”.

Sanz fue preguntada por limitar la velocidad de las motos y asegura que no es esa la cuestión: “El problema de eso es que por mucho que limites la velocidad punta, un accidente no suele suceder en las zonas en las que se va a 170 km/h en un plato plano, sino que muchas veces pasa en un fuera de pista donde se va a 90 o 10 km/h. Es difícil controlar esto”.

Por último, reflexiono si estas situaciones te hacen replantearte competir encima de una moto: “Si me lo hubierais preguntado ayer… Fue muy mal día y yo me preguntaba ‘¿qué haces aquí?’ y si valía la pena. Ahora no es cuestión de plantearse las cosas en caliente. Lo que sí tengo es ganas de acabar y volver a casa”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*