OPINIÓN | ¿Qué consecuencias económicas tendrá el coronavirus en la Fórmula 1?

OPINIÓN. ¿Qué consecuencias económicas tendrá el coronavirus en la Fórmula 1? | Fuente: Fotomontaje MotorTimeES - Laura Gómez

La temporada de Fórmula 1 no comenzará, al menos, hasta mediados de junio con el Gran Premio de Canadá. Todavía se desconoce cuántas carreras se podrán reubicar en verano e incluso si se podrá disputar la temporada, pero lo que es evidente es que la Fórmula 1 sufrirá serias consecuencias económicas.

La economía de todo el mundo se está viendo resentida con la crisis del coronavirus y la Fórmula 1 no está pasando desapercibida. Hasta el momento se han aplazado siete Grandes Premios y se ha cancelado uno, el de Mónaco. 2020 iba a ser el año con el calendario más largo de la historia de la Fórmula 1, con un total de 22 carreras, pero el coronavirus lo ha impedido.

En la Fórmula 1, al igual que en otros deportes, el aspecto financiero es realmente importante. Y así lo demostraron en el Gran Premio de Australia, donde el dinero primó sobre la salud. Tal y como dijo Hamilton, «el dinero es el rey», haciendo referencia a que con un caso de coronavirus en el paddock y un equipo retirado, la Fórmula 1 tardó horas en aplazar la carrera. El Gran Circo es consciente de que la crisis del coronavirus les afectará de lleno y de ahí que intentaran correr en Melbourne a toda cosa.

Ingresos de la Fórmula 1

En 2019, los ingresos de la Fórmula 1 ascendieron a 2.022 millones de dólares –en torno a 1.830 millones de euros–, aunque los gastos fueron de 2.005 millones dólares –1.815 millones de euros–. Por tanto, los beneficios rondan los 15 millones de euros, que se podrían traducir en pérdidas con la cancelación de un solo Gran Premio.

Una parte importante de los ingresos de la Fórmula 1 llega del canon que paga cada circuito. Hay mucha diferencia entre el desembolso que hacen unos trazados y otros; por ejemplo, Mónaco es el único que no paga nada por albergar una carrera de Fórmula 1. La cancelación de la cita más glamurosa de la temporada no tiene demasiado impacto en la economía de la Fórmula 1 en comparación con otras carreras. Sin embargo, que se caigan citas como Rusia o Abu Dabi, que hacen el desembolso más alto, tendría un enorme impacto económico. 

Salida GP Abu Dabi 2018 | Fuente: F1

Si, de media, cada circuito aporta en torno a 30 millones de euros por acoger un Gran Premio, su cancelación –previo acuerdo entre la Fórmula 1 y el promotor– implica que el Gran Circo no recibe este dinero. Si finalmente un Gran Premio se tiene que cancelar y no hay acuerdo entre ambas partes, esto puede ocasionar problemas legales o rescisión de contratos que tendrían consecuencias mayores.

La disputa de una carrera a puerta cerrada supondría una gran pérdida económica para los promotores, por lo que es probable que también decidieran emprender medidas legales contra la Fórmula 1, puesto que no es una opción que se contemple en el contrato. De la misma manera, también podría haber pérdida de ingresos por parte de los patrocinadores.

Chase Carey, CEO de la Fórmula 1, se ha mostrado confiado sobre celebrar entre 15 y 18 carreras este año. Se necesitan disputar ocho carreras, como mínimo, para que se considere un Mundial. Sin embargo, se necesita llegar a 15 o, de lo contrario, las televisiones que han comprado los derechos de la Fórmula 1 recuperarán el dinero. De ahí que Carey se haya marcado el objetivo de celebrar al menos 15 Grandes Premios.

Impacto en los equipos

Las consecuencias de derechos televisivos y del canon de los circuitos no solo las pagarían Liberty Media, sino también los diez equipos de la parrilla. Las escuderías punteras, como pueden ser Mercedes o Ferrari, podrían permitirse las consecuencias que se deriven de esta crisis.

Sin embargo, otros equipos de la zona media no podrían permitirse una pérdida tan importante de ingresos, como puede ser el caso de Haas o de Williams. Si no se disputan carreras y los equipos tampoco perciben dinero por parte de la Fórmula 1, a lo que se suman los acuerdos comerciales, las formaciones más pequeñas podrían desaparecer.

Tal y como ha asegurado recientemente Guenther Steiner, si un Gran Premio genera menos de 25 millones de dólares –en torno a 22 millones de euros–, todos perderán dinero. «Por debajo de esta suma, la pérdida se compensa con los ahorros realizados de no participar«, ha asegurado recientemente en una entrevista a Auto Motor und Sport. Algo similar le ocurre a Racing Point, que aunque ha recibido una gran inyección de capital recientemente, la situación sigue siendo perjudicial para un equipo de la clase media como ellos.

Zona media 2018 | Fuente: F1

Claire Williams, por su parte, también se ha mostrado preocupada por este asunto y ha asegurado que ya tienen conversaciones con los seguros por si tienen algún tipo de problema, ya que la situación no es sencilla. «También hay que considerar que, si no vamos a las carreras, ¿qué sucede con el dinero del fondo de premios? ¿Eso disminuye? Obviamente sería increíblemente difícil de manejar. Por el momento, solo esperamos que no sea el caso», ha indicado en declaraciones a Autosport.

Dado que todos los equipos han invertido mucho dinero en crear el monoplaza de 2020, el que en teoría iba a ser el último año antes de la nueva era de la Fórmula 1, la FIA ha tomado la decisión de que los equipos usen el chasis de 2020 en 2021. El principal objetivo de esto es ahorrar costes y que los equipos no trabajen de forma paralela en el desarrollo del coche de este año y en el de 2021.

Por tanto, el coronavirus tendrá un fuerte impacto en lo estrictamente deportivo, aunque también en lo económico. Esto ya se ha visto reflejado en una caída en las acciones de la Fórmula 1 en las primeras semanas sin competición. El objetivo ahora es limitar las pérdidas; sin embargo, deben evitar que se repitan situaciones como la de Australia. Es evidente que la Fórmula 1 es un negocio, pero ahora tienen que demostrar que la salud y la seguridad de toda la comunidad del automovilismo y de los aficionados está por encima del dinero.