El motor del SF90 en el punto de mira

Charles Leclerc en los entrenamientos libres del GP de Australia 2019 (Foto: Scuderia Ferrari)

El motor del Ferrari SF90 ha demostrado su potencia en el GP de Baréin 2019. Tanto Mercedes como Red Bull, sus máximos rivales, se preguntan qué truco usa la escudería italiana para tener una ventaja de cinco décimas en recta y  por qué no se pudo ver ese rendimiento ni en los test ni en el  GP de Australia, de esta misma temporada.

Mercedes tras dos carreras es líder en la tabla de pilotos y de constructores. Tanto en el GP de Australia como en el de Baréin, los alemanes celebraron un doblete. Pero en el último GP la victoria no llego por méritos propios, sino por un fallo en la fiabilidad del motor de Leclerc y errores en la conducción de Sebastian Vettel. Tras la superioridad mostrada en recta de Ferrari, Toto Wolff y Valtteri Bottas les ven como la escudería con más posibilidades de ganar en China y Azerbaiyán. El ingeniero de Red Bull Adrian Newey advierte de que su gran ventaja está en su motor de combustión y en la energía eléctrica.

«El año pasado nos ganaron en la fase de aceleración. A máxima velocidad estábamos igualados. Ahora son más rápidos en las rectas de principio a fin. Nuestra velocidad en la recta no da para más en un punto determinado porque el MGU-K ya no entrega potencia. El MGU-K de Ferrari siempre está encendido, no se apaga», ha indicado Newey en declaraciones para la publicación alemana Auto Motor und Sport.

¿Los equipos clientes de Ferrari cuentan con la misma potencia que el SF90?

Los otros equipos también creen que sólo Ferrari se beneficia de su milagroso motor y no sus clientes.  Haas se encuentra a seis décimas del fabricante en las rectas, al igual que le ocurre a Alfa Romeo. Tanto los estadounidenses como Alfa Romeo pueden mantener la velocidad de los SF90 al comienzo de la aceleración en las rectas, pero no en la segunda mitad.

El paso hacia delante de Ferrari resulta todavía más sospechoso si se recuerda que los motores quedaron sellados en Melbourne y no se han podido abrir para cambiar componentes desde entonces. Además, desde Shell, el proovedor de combustible de los italianos no ha anunciado que hayan introducido un nuevo combustible, a pesar de que los sentidos de Christian Horner le hacen creer lo contrario.

«El combustible del garaje de Ferrari huele a zumo de pomelo«, ha comentado Horner en declaraciones para la publicación alemana Auto Motor und Sport.

El desarrollo de las primeras carreras de la temporada hace pensar que Ferrari se guardaba un ‘as bajo la manga’ que no enseñó al mundo hasta Baréin. Ahora el resto de equipos teme que pueda pasar con esta superioridad en recta y comienzan a trabajar parsa llevar las mejoras lo antes posible para poder competir a la altura del SF90

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*