Red Bull presionará a Honda para tener más rendimiento en la segunda mitad de temporada

Foto: Red Bull Racing.

Red Bull ha comenzado esta temporada su andadura con motores Honda, tras haber roto su relación de más de una década con Renault. Los de Milton Keynes han tenido un comienzo complicado en 2019 pero en Austria lograron hacerse con su primera victoria de la mano de Max Verstappen. El equipo ocupa el tercer lugar en el campeonato de constructores, muy alejado de Ferrari y muy distanciado de McLaren. Por lo que al no poder luchar por el Mundial, buscarán ganar carreras en la segunda mitad de año.

Honda volvió a la Fórmula 1 en 2015 y tras tres años para el olvido junto a McLaren decidieron romper su alianza y los japoneses empezaron a trabajar con Toro Rosso en 2018. Los resultados el año pasado no fueron los mejores, ya que el equipo se dedicó a probar nuevas especificaciones de Honda durante la segunda mitad de la temporada, penalizando en 4 Grandes Premios diferentes.

Los japoneses lograron su primera victoria desde que regresaron a la Fórmula 1 en el pasado Gran Premio de Austria. Esta fue un triunfo muy especial para ellos, tras cuatro años de sufrimiento volvieron a la élite de la mano del equipo Red Bull. Esta victoria ha ayudado mucho a Honda y le dará mucha confianza de cara al futuro. Red Bull, por otro lado, quiere más mejoras para poder ganar más carreras en la segunda mitad de temporada.

Los de Milton Keynes han vivido una temporada de adaptación al motor Honda y no han podido meterse en la lucha por el Mundial. Lo que sí han hecho es pelear cuerpo a cuerpo con Ferrari en la mayoría de Grandes Premios, con Verstappen finalizando por delante de uno de ellos en 9 carreras de 10. Red Bull quiere más en 2020, ya que en esa temporada quieren volver a luchar por ser campeones, algo que no hacen desde 2013. Por ahora, las victorias serán el único objetivo en lo que resta de 2019.

Horner ha reconocido que el equipo presionará a Honda para tener más mejoras pronto: “Esta temporada siempre va a ser  de transición, con un nuevo motor de motor en marcha y todo el matrimonio y la integración que implica. Eso ha superado las expectativas internas, hemos logrado una victoria y hemos tenido un par de podios. La fiabilidad ha sido fuerte, todavía tenemos los tres motores disponibles para usar. Solo han introducido nuevos motores basados ​​en mejoras de rendimiento. Estamos presionándoles, queremos más en la segunda mitad del año”.

El jefe de equipo declara que tras la victoria en Austria Honda está comenzando a ver la luz: “Fue una victoria muy emotiva para Honda en Austria. Algunos de los miembros de su junta estaban allí y están empezando a ver, después de todos esos años dolorosos con McLaren, que la inversión está dando sus frutos. Ahora han probado el éxito y ven el beneficio que trae. Después de la dificultad de su reintroducción en la F1, la victoria fue la tónica que necesitaban”.