Sainz confía en Mini: «Podemos plantar cara a Toyota»

Carlos Sainz durante el Dakar 2018. Foto: Sutton Images.

Carlos Sainz asegura que Mini será capaz de plantarle cara al equipo Toyota en la próxima edición del Rally Dakar. El madrileño quiere en Arabia Saudí su tercera corona y tratará de quitarse el mal sabor de boca que tuvo tras la pasada edición, en la que todo se le complicó más de lo normal en tierras americanas.

El español sabe que el año pasado el equipo avanzó mucho, pero que por culpa de problemas poco habituales y absurdos en parte, no pudieron llegar lejos. Para este 2020 todo está resuelto y el coche parece bastante competitivo, por lo que Sainz se marca como objetivo luchar con los favoritos e intentar ganar su tercera corona.

«El año pasado dimos un paso muy importante, a pesar de que se demostró que era un coche muy nuevo. Era bastante rápido, pero tuvimos problemas absurdos como el ajuste de la presión de los neumáticos. Esto nos dio muchos dolores de cabeza. Ya todo está resuelto y creo que este año toca optimizar el trabajo del año pasado y afrontamos el Dakar con más garantías», ha declarado Sainz.

Sainz indica que en el equipo están muy felices, ya que se ven capaces de luchar cara a cara con los favoritos para ganar esta edición, Toyota. Mini se ha acercado aún más al peso mínimo, y su rendimiento ha sido muy bueno en los últimos meses, por lo que se ven esperanzados para poder acabar en lo más alto este año.

«Estamos muy emocionados porque podemos plantar cara a Toyota, que son los favoritos. Hemos trabajado en el peso del coche y le hemos quitado algunos kilos importantes. Otra de las ventajas que tenemos sobre los 4×4 es que el peso mínimo es menor. Este año estaremos mucho más cerca del peso mínimo, algo que no ocurrió en la edición anterior. Esto nos hace pensar que podemos luchar», sostiene.

Carlos piensa que lo más complicado de esta edición será averiguar que tipos de terrenos deberán enfrentar los pilotos. En las anteriores ediciones, normalmente ya se suele saber los tipos de superficies, pero para esta edición todo estará mucho más en duda, lo que dará un valor añadido de emoción.

«La gran duda es saber qué nos vamos encontrar, porque en años pasados más o menos sabíamos lo que nos esperaba. Aparentemente, la primera semana será en terrenos más rocosos similares a Marruecos y la segunda, muchas dunas y desierto», ha expresado Sainz para terminar.