Dixon aguanta a Sato y se lleva su cuarta victoria de la temporada; Palou, 15º

Scott Dixon | Fuente: Chip Ganassi

Scott Dixon ha conseguido la victoria en Gateway, ha aguantado a un gran Takuma Sato en las últimas vueltas y logra así su victoria número 50 en la IndyCar. Sato y O’Ward completan el podio. Palou ha finalizado 15º.

El inicio de la primera carrera del fin de semana en Gateway ha sido una locura. Alex Palou se ha ido de la línea, Pagenaud le ha seguido, Askew no ha frenado y se ha llevado puesto al francés. Esto ha provocado un accidente en cadena en el que Rossi, Ed Carpenter, Andretti y Veach han tenido que abandonar. Palou ha salido intacto del accidente, Pagenaud ha tenido que pasar por boxes y parecía que podía continuar en la carrera.

Como reprimenda, dirección de carrera ha penalizado a Palou y a Askew por provocar el accidente. La sanción ha sido enviarles al fondo de la parrilla. Tras varias banderas amarillas, en la vuelta 14 se ha relanzado la carrera. Power, que salía desde la pole, seguía al frente, seguido de O’Ward y Dixon. El de Penske conseguía abrir un hueco con el de Arrow McLaren. Poco después, Pagenaud comenzaba a rodar lento, el coche estaba tocado tras el accidente de la primera vuelta. El francés entraba en boxes, pero no tardaba en volver a la pista. Caía a la 19ª posición, con dos vueltas perdidas.

Entre O’Ward, 2º, y Rosenqvist, 12º, todos estaban muy apretados. Por detrás, Kimball rodaba 14º y comenzaba a perder algo de distancia con Kanaan. Pagenaud seguía con problemas y volvía a ser doblado; eran así tres vueltas las que perdía. En la vuelta 50, el que tenía problemas era Graham Rahal; entraba a boxes y los mecánicos intentaban solucionar sus problemas. Finalmente lo consiguieron y pudo volver a la carrera, aunque con 11 vueltas perdidas.

Hacia la vuelta 63 se abría una nueva ventana de paradas. Casi todos los pilotos entraban a boxes; la parada de Power fue ligeramente lenta y O’Ward le ganó la posición. Dixon aguantó un poco más en pista y cuando salió, se coló entre O’Ward y Power. De esta manera, el de McLaren lideraba la carrera una vez que todos hicieron sus paradas. En la vuelta 75, Pagenaud dijo adiós a la carrera; llevaba bastantes vueltas con problemas. Como el francés dijo, había aguantado en pista para intentar ganar experiencia de cara a la carrera de mañana.

Rahal seguía arrastrando problemas y volvía a entrar a boxes. No se bajaba del coche y los mecánicos trabajaban en él; llevaba ya varias vueltas perdidas, pero es posible que su objetivo también fuera rodar de cara a mañana. Llegábamos al ecuador de la carrera con O’Ward al frente, con Dixon a menos de dos segundos. Se abría una nueva ventana de paradas y pilotos como Power, Harvey o Newgarden entraban en boxes; los líderes se mantenían en pista.

En la vuelta 109 salía una bandera amarilla, que beneficiaba a hombres como Power y perjudicaba a aquellos que no habían hecho su parada, como O’Ward o Dixon. Esta bandera amarilla ha salido como consecuencia de las gotas que caían sobre la pista, pues recordamos que en ovales no se puede rodar con lluvia. Dirección de carrera permitía en la vuelta 115 que entraran a boxes los pilotos que todavía no habían parado; entre ellos, O’Ward, Dixon o Palou.

Así, el de McLaren no perdía la primera posición y su estratega decía que tenía que hacer una parada más, pero confiaba en sus opciones de victoria. O’Ward ha mantenido el liderato por apenas unos milímetros, pues Dixon ha pasado realmente cerca de él por la línea de boxes.

O’Ward y Dixon | Fuente: Movistar+ F1

En la vuelta 122 se relanzaba la carrera y el que ha tenido un pequeño susto ha sido Rosenqvist. Ha perdido ligeramente la parte de atrás del coche, pero ha podido controlarlo a la perfección; eso sí, ha caído de la 4ª a la 9ª posición. En la vuelta 135 entraba Power a boxes, una parada que en un primer momento no se entendía, pero vueltas después Penske confirmó que se debía a un pinchazo lento.

La emoción estaba servida en la recta final de la carrera, pues Dixon estaba a medio segundo de O’Ward. Sin embargo, parecía que el de McLaren estaba gestionando bien la carrera y ahorrando combustible. Palou estaba realizando una carrera bastante prudente, pues rodaba 12º tras los problemas del inicio de la carrera y no lograba acercarse a Hunter-Reay; por detrás también tenía controlado a Conor Daly.

Hacia la vuelta 150 se abría la última ventana de paradas. VeeKay era uno de los primeros en entrar a boxes; de los pilotos de cabeza era Ericsson el que lo hacía. Herta y Ferrucci le seguían. Los mecánicos de Dale Coyne tenían problemas con el neumático derecho, por lo que perdía la posición con Herta y caía a la 17ª posición. En la vuelta 163 entraban a boxes O’Ward y Dixon. Chip Ganassi hizo un gran trabajo, más rápido que McLaren, y Dixon le ganó la primera posición a O’Ward.

Mientras tanto, Sato seguía en pista, rodaba solo y sin nada de tráfico. Tenía que parar y cuando lo hiciera se metería en la lucha con Dixon y O’Ward, si no salía por delante. Sin embargo, en boxes ha tenido problemas con el neumático trasero derecho y ha perdido algo de tiempo, por lo que ha salido 3º, por detrás de O’Ward. El japonés venía con ganas de repetir victoria y en la vuelta 182 le ha tirado el coche a O’Ward, bastante agresivo. El de McLaren incluso ha tenido que contravolantear para no tocarse.

Sato tenía poco más de diez vueltas para recortar distancias con Dixon y lograr su segunda victoria consecutiva. El japonés rodaba muy rápido y venía marcando vuelta rápida, se encontraban a algunos doblados, Power entre ellos. Sato intentaba coger el rebufo, pero no era suficiente para ganarle la posición. Así, Dixon resistió y se llevó su cuarta victoria de la temporada, la número 50 de su carrera en la IndyCar. Sato se tuvo que conformar con la segunda posición, seguido de O’Ward, que fue tercero. Herta y Ericsson completan el Top 5. Palou ha sido 15º.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1798 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.