Tercera victoria del #8 en Le Mans para cerrar el ciclo del TS050; Molina abandona en la última vuelta

Toyota #8 | Fuente: Toyota Gazoo Racing

El Toyota #8, con Sebastian Buemi, Brendon Hartley y Kazuki Nakajima ha conseguido su tercera victoria consecutiva en las 24 Horas de Le Mans. Aprovechan así el problema que el Toyota #7 ha tenido con el turbo durante la noche. El Rebellion #1 se cuela en segunda posición y divide así a los Toyota, que cierran un ciclo, pues no volverán a competir con el TS050 en Le Mans. Roberto Merhi ha finalizado 14º en LMP2. Todo apuntaba a que Miguel Molina cruzaría 4º la línea de meta en GTE-Pro, pero se quedaba parado en la última vuelta y ha tenido que abandonar.

Bruno Senna no se achantó en la salida y cerca estuvo de arrebatar el primer lugar a Mike Conway, pero el de Toyota alargó la frenada manteniendo el interior de la primera curva. En LMP2, Felipe Albuquerque mantenía el primer lugar con el #22 de United Autosports. Si hubo cambios en la categoría GTE. En cuanto a los Profesionales, James Calado se situaba en primer lugar con el Ferrari #51, pero en las siguientes vueltas Alex Lynn ganaba ese primer lugar para el Aston Martin #97 con una buena remontada. En GTE Am se ponía al frente el #56 de Team Project.

En la primera vuelta, problemas para el LMP2 de Signatech Alpine #36, el jefe confirmó que el mismo venía de la presión del motor, además recibió un Drive Throught por pisar la línea blanca al entrar al Pit-Lane. Consiguió volver a la pista, pero con tres vueltas de desventaja. La primera bandera amarilla llegó a los 20 minutos de carrera cuando Oswaldo Negri perdió el control de su Ferrari #56, el #88 con Thomas Preining al volante terminó impactando contra las protecciones para evitar un accidente mayor, el #7 de Toyota andaba por ahí haciendo los primeros doblajes.

Los movimientos comenzaron en boxes, primero el Rebellion #3 y después su hermano, más el Toyota #8, que consiguió salir por delante a la pista. Al mismo tiempo, el Team Nederland #29 tuvo problemas con la presión del agua y los mecánicos tuvieron que meter a Giedo Van der Garde en el garaje. Conway paró en su décima vuelta de carrera, una antes de la previsto, volvió a pista con once segundos de ventaja.

Cuarenta minutos de carrera y de nuevo el #29 tuvo que volver al garaje, los problemas se multiplicaron. Mientras que el #35, coche en el que participa Roberto Merhi, sufría un trompo con Nobuya Yamanaka al volante, la Slow Zone perjudicó al Rebellion #1 perdiendo 40 segundos con los Toyota. Albuquerque seguía abriendo brecha, ocho segundos sobre el Yamashita con el #33 de High Claas, que luchaba con el otro United Autosports y el #39 de S024-HAS by Graff.

El año pasado fue el #7 al final, esta vez lo ha sufrido Sebastian Buemi a bordo del #8, un pinchazo en su rueda trasera izquierda le ha obligado a realizar una parada extra a los cincuenta minutos de carrera. En la primera del AF Corse #51, ya le cambiaron gomas cayendo hasta el cuarto lugar, no lo hicieron en Aston Martin, se mantuvo delante Lynn con el #97. Miguel Molina era segundo en estos momentos. El británico tardó en meter las gomas en temperatura, cunado lo hizo superó a Nicki Thiim, en el #95 de Aston Martin. Destacar que los Porsche sufrían en esta primera parte de carrera, mientras que esperan la lluvia.

Primeras horas de dominio para el Toyota #7 | Fuente: @Toyota_Hybrid

El coche de Juan Pablo Montoya, es decir el #21 de DragonSpeed, sufrió una penalización de 20 segundos en su siguiente parada por no respetar las “Slow Zones”. Nathanaël Berthon entró en boxes para cambiar la tapa motor de su Rebellion, han visto que perdían tiempo. Senna volvería a entrar un giro después, este solo para repostar. Conway volvía a hacer una segunda parada saliendo un segundo por delante del #8, le dejó pasar. Cambio de líder en la categoría LMP2, Albuquerque caía hasta el tercer lugar, Will Stevens se ponía al frente con el Jackie Chan DC #37. Hora y media de carrera y tercera entrada a boxes de Buemi, tan solo repostó y todo volvió a su lugar.

Tercera bandera amarilla con una hora y 45 minutos, pequeña salida de pista de Erik Maris con el #11 de Eurointernational en la curva seis, tras atravesar el puente Dunlop. Roberto Merhi se subió al monoplaza en el segundo relevo, su equipo anunció por Twitter que iba a “liarla parda”, después de que su compañero sufriera un trompo. Conway continuaba en el #7 en su tercera parada, virtualmente primero, aunque estuviera a tres segundos de Buemi.

El #37 de Jackie Chan DC realizó su cuarta parada cuando se cumplían las dos horas de carrera, aún seguía Stevens a los mandos, esto dejaba líder a James Allen al frente con el #39 de SO24-Has by Graff. Cambio de líder en GTE Pro, Molina perdía la posición con Maxime Martin, ahora a bordo del Aston Martin #97. Merhi, que había hecho un stint bastante corto, se bajaba del coche y le cedía el volante a Yamanaka. Se cumplían las dos horas y media de carrera cuando los dos pilotos de Rebellion hacían sus respectivos relevos. Gustavo Menezes tomaba el relevo de Senna en el #1, mientras que Dumas se subía al #3. Conway también se bajaba del #7 para cederle su asiento a Kobayashi, mientras que el #8 era el coche que más tardaba en hacer su relevo.

Molina también se bajaba del coche tras hacer un muy buen papel. Era Bird el que se subía a bordo del Ferrari #71, que luchaba por la victoria con el Aston Martin #97. A punto de llegar a las tres horas de carrera, Buemi se bajaba del #8 y Hartley subía al coche. Con todos los relevos completados por parte de los hombres de cabeza, el #7 estaba líder con una ventaja de un minuto y 20 segundos sobre el #8, mientras que el Rebellion #1 era tercero.

En LMP2, Capillaire, con el #39, le ganaba la tercera posición al #22 de United Autosports, mientras que el #38 lideraba con un segundo y medio de ventaja sobre el #32 de United Autosports. Cuando Da Costa se bajó del JOTA #38 para cederle el volante a Roberto González, el Jackie Chan #37 volvió a recuperar el liderato de la categoría. No obstante, le duró poco, pues Stevens se bajó del coche tras firmar una gran actuación y fue Ho-Pin Tung el que se subió al #37.

Capillaire, que rodaba tercero en LMP2, tuvo una pequeña salida de pista cuando se cumplían tres horas y media de carrera. Estaba en la lucha por la victoria cuando intentó doblar a un GT y acabó en la grava. Por suerte para él, no se quedó enganchado y pudo reincorporarse a la carrera, aunque cayó a la octava posición.

Luchaban los dos Ferrari por la victoria cuando Bird ha entrado en boxes con el #71. Se quedaba al frente Pier Guidi con el #51, con el Aston Martin #95 a muy pocos segundos. Sin embargo, ambos entraron al mismo tiempo a boxes para hacer sus respectivos relevos. Serra sustituyó a Pier Guidi en el #51, mientras que Westbrook cogía el volante del #95. Con las paradas completadas, Bird volvió a asumir el liderato en GTE-Pro, seguido del #97 de Aston Martin con Tincknell al volante, al que no tardó en sacarle cinco segundos.

A punto de llegar a las cuatro horas de carrera, volvía a pista el #88 de Dempsey-Proton. Preining impactó contra las protecciones en los primeros compases de la carrera y les llevó dos horas y 43 vueltas arreglar los daños. Salía una bandera amarilla momentánea a la pista por otro incidente de carrera. El #16 de G-Drive ha trompeado y Felipe Fraga no ha podido evitarle con el Team Project #57. Este último tenía que entrar a boxes por un pinchazo, aunque se metió en el garaje con bastantes daños en el morro. Por el incidente, dirección de carrera mostraba ‘Slow Zones’ en el sector siete. El #33 de High Class Racing y el #86 de Gulf Racing recibían una penalización de un Stop and Go de 1 minuto por no respetar la velocidad indicada en esta zona.

Apenas unos 15 minutos tardaban en Team Project en reparar los daños del #57, que volvía a la pista en la 20ª posición su clase. Por delante, los dos Rebellion y el Toyota #7 entraban a boxes, mientras que el #8 seguía en pista. Kobayashi estaba realizando un gran relevo, pues le sacaba cuatro segundos a Hartley nada más realizar la parada. Al mismo tiempo, Rebellion perdía una vuelta con los Toyota, por lo que la carrera se ponía muy cuesta arriba para ellos. Llegaban nuevos pit-stops en GTE-Pro y Rigon le tomaba el relevo a Bird en el Ferrari #71 para intentar mantener el liderato en la categoría.

Tincknell y Rigon luchaban por hacerse con la primera posición. Finalmente, fue el #71 el que se hizo con el liderato de nuevo. Mientras tanto, el Porsche #92, que arrastraba problemas desde el inicio de la carrera, se metía en el garaje por un problema en la dirección asistida. En la pista, Yamanaka tenía otro susto con el #35, el coche de Merhi. Se quedaba en la grava y dirección de carrera anunciaba ‘Slow Zone’ en la Zona 6. Finalmente pudo volver a la pista con ayuda de la grúa.

Trabajos en el Porsche #92, muchos problemas para los alemanes | Fuente: @PorscheRaces

Cumplidas las cinco horas, el #55 de Spirit of Race con Duncan Cameron a bordo, tenía una pequeña salida de pista en la curva uno, más adelante dejó trozos de neumático porque pinchó el mismo provocando Slow Zone, la cual duró varios minutos. Al mismo tiempo, octava parada del Toyota #7 y Pechito López hacía el relevo a Kobayashi. El #8 paró un par de vueltas más tarde, Hartley dejó su sitio a Kazuki Nakajima. Se apretaba la lucha en GTE Am, Adam al frente seguido muy de cerca por Agusto Farfus, no muy lejos Rino Mastronardi con el Iron Lynx #75. Ya en estos momentos, la noche caía sobre Le Sarthe.

Un minuto y medio es lo que conseguía sacar Pechito López a Nakajima llegadas a las cinco horas y media de carrera. Instantes antes, Farfus había conseguido hacerse con el liderato en GTE Am. En la categoría profesional, Porsche confirmaba que habían cambiado una serie de sistemas en el #92, sin especificar cual o cuales, una vez que este volvía a pista con doce vueltas perdidas. En los demás coches de la categoría llegaban las paradas y los relevos; primero el Aston Martin #97, Alex Lynn cogió el testigo, en el #95 se subió Thimm, en el AF Corse #51 James Calado, mientras que Rigon seguía en el #71 para mantenerse líder.

Faltaban diez minutos para completarse las seis horas de carrera y se desplegaba el Safety Car por el accidente de Alexander West a bordo del AF COrse #52 en las curvas Porsche. El #7 aprovechó para hacer su parada en boxes teniendo que esperar tres minutos para salir a pista, ya que no tenía cerca uno de los coches de seguridad, lo que significaba perder el liderato a favor del #8. El Rebellion #1 también perdió mucho tiempo en la calle de boxes, pero seguiría tercero. En las demás categorías no había cambio de líder, pero en GTE Pro, la distancia entre ambos Ferrari era de un segundo.

Al retirarse el Safety Car, el Iron Lynx #85 con Andrea Piccini al volante se colocaba en primer lugar superando a Dalla Lana en el Aston Martin #98 abriendo una ventaja de un segundo y medio. Se confirmaba el abandono del #55 cuando los mecánicos echaban el cierre del garaje. También nos mostraban al #33 de High Class Racing en el box con problemas en la caja de cambios. Igualmente, se cambió de líder en LMP2, Jean-Éric Vergne colocaba al G-Drive #26 superando a Gabriel Aubry, pero en esa misma vuelta hizo su décima entrada en boxes.

Poco después, Spengler protagonizó una salida de pista con el ByKolles, perdió el alerón del coche y, tras terminar en la grava, pudo llegar a boxes para reparar los daños. Sin embargo, eran irreparables y anunciaron el abandono cuando se cumplían ocho horas y media de carrera. Por otro lado, el Toyota #8 tenía problemas en la parte delantera del coche, aprovechó el Safety Car que estaba en pista para entrar a boxes a solucionarlo y perdió más de una vuelta con respecto al Toyota #7. Además, perdió la segunda posición en favor del Rebellion #1. Sin embargo, tras la parada del Rebellion, el #8 volvió a escalar a la segunda posición, aunque seguía una vuelta por detrás de Toyota.

El #37 de Jackie Chan, que había liderado en LMP2 durante las seis primeras horas, tenía un problema y tenía que entrar en boxes a repararlo. El coche continuó en pista, pero pasadas las 00:30, dirección de carrera les mostró la bandera negra. Al parecer, el piloto detuvo el coche, llamó al equipo y este le trajo una pieza. La colocaron el coche y gracias a ello pudieron continuar en carrera. El reglamento prohíbe esto expresamente, por lo que han sido descalificados de la carrera.

A continuación, el Toyota #7 entró a boxes para hacer un nuevo relevo: Pechito López le deja el sitio a Conway, que tras su regreso a pista conseguía mantener la distancia con respecto al Toyota #8. Buemi, al volante del otro Toyota, tenía un buen ritmo y buscaba recortar todo lo posible al líder. Peor suerte corría el Alpine #36, también el #26, con problemas electrónicos, que tuvo que entrar a boxes y cayó de la primera a la séptima posición en LMP2.

En GTE-Am, el MR Racing #70 se quedó atascado en la escapatoria de la última chicane, pero pudo volver a la pista con ayuda de la grúa. El #89 también protagonizó una salida de pista, aunque continuó sin problemas graves. El Ferrari #71, el coche de Molina, sufrió un pinchazo y se quedó sin gomas en su camino a boxes. En este momento, Bird estaba al volante. Consiguió llegar al garaje, los mecánicos cambiaron ciertos elementos tras los daños sufridos y volvió a la pista, aunque con tres vueltas perdidas con respecto a la cabeza. El Ferrari #70 de MR Racing también sufría un pinchazo que le hacía perder varias posiciones en GTE-Am.

Llegando al ecuador de la carrera, Mastronardi trompeaba con el #75 de Iron Lynx trompeaba y acababa en la hierba. Mala suerte para ellos, que incluso llegaron a liderar en su categoría. Salió la ‘Slow Zone’ en el sector siete y, cuando se retiró, Kobayashi seguía al frente de la prueba con el #7 y le sacaba una vuelta al #8 de Hartley. El #32 de United Autosports seguía al frente en LMP2, mientras que las dos luchas más abiertas estaban en los GT.

Por un lado, Tincknell estaba a tan solo seis segundos de Calado en la lucha por la victoria en GTE-Pro. En GTE-Am, continuaba la lucha entre los Aston Martin #98 y #90, con Farfus en la primera posición. En LMP2, Di Resta le ganó la posición a Owen para colocar al United Autosports #22 en la primera posición. En la misma categoría, el #27 de DragonSpeed fue penalizado con un Stop and Go de un minuto por no reducir la velocidad en la ‘Slow Zone’.

La sorpresa de la carrera llegaba a falta de 11 horas y 45 minutos para el final de la carrera. El Toyota #7, con Kobayashi al mando, entraba a boxes y se metía en el garaje. La organización confirmó que se trataba de un problema en el turbo y el gesto de Kobayashi indicaba que la situación era complicada. El Toyota #8 no tardó en asumir el liderato de la carrera, mientras que el Rebellion #1 ascendió a la segunda posición y el Rebellion #3 también le adelantó. Una vez que reemplazaron el turbo, Kobayashi volvió a salir a la pista con el #7, con 29 minutos perdidos.

Sobre la pista, continuaba complicándose la carrera para el #88 de Dempsey-Proton. En esta ocasión estaba al volante De Leener cuando terminó en la grava y la grúa tuvo que entrar a la pista para que se pudiera reincorporar a la prueba. Eso sí, lo hizo de una forma insegura y estuvo cerca de llevarse a otro coche por delante. Llegaban los problemas para el Aston Martin #98, pues era penalizado con diez segundos, que se añadirían a su próximo pit-stop, por ir demasiado rápido en la ‘Slow Zone’.

En GTE-Pro, Lynn apretaba para reducir los cinco segundos que le separaban de Calado. El ritmo del Aston Martin #97 era bueno, pues rodaba en 3:50 bajos. No tardó en recortar esa distancia y se puso a menos de medio segundo. Estuvo durante algunos minutos pegado al Ferrari, tanto que casi parecía una prolongación de su coche, hasta que el #97 se metió a boxes. Al mismo tiempo entró el #71, que hizo un nuevo relevo: Rigon se bajó del coche y llegó el turno de nuevo de Molina. Poco después llegaba el turno del relevo en el Ferrari #51 y Calado cedía su asiento a Pier Guidi. De esta manera, perdía el liderato en favor del #97 al volver a la pista.

Los relevos también llegaron en el #22 de United Autosports, que lideraba hasta ese momento. Di Resta dejó su asiento a Albuquerque, que volvía a la pista en segunda posición, por detrás del #32. Por delante, el Toyota #8 seguía liderando sin ningún tipo de presión, pues Hartley rodaba hasta 10 segundos más lento que Kobayashi. Así, hicieron su parada cuando estábamos a punto de completar 14 horas de carrera. El Toyota #7 también volvió a pasar por boxes, esta vez para hacer su relevo: Pechito López le cogió el testigo a Kobayashi. En este momento apareció la bandera amarilla en la pista por un accidente entre De Vries, al volante del Racing Team Nederland #29 y Vilander con el WeatherTech Racing #63.

Los dos pilotos han llegado emparejados a Tertre Rouge, no se han entendido y han acabado chocando e impactando contra las protecciones. Como consecuencia, dirección de carrera ha lanzado el mensaje de ‘Slow Zone’ en la Zona 3. De Vries ha dado marcha atrás para intentar sacar el coche de la grava, pero se ha quedado más enganchado y le ha tenido que ayudar la grúa. Finalmente conseguía volver a la pista y se iba directo al garaje.

La grúa devolvió ambos coches a pista, los dos United Autosports hicieron la parada a la vez, con el tercer clasificado también haciendo la misma. Minutos después, el Red River Sport #62 tenía una pequeña salida con Charles Hollings a los mandos. A falta de nueve horas para finalizar la carrera, aún en la noche, el DragonSpeed #21 de Juan Pablo Montoya, Memo Rojas y Timothé Buret se retiraba por un fallo en el arranque. El #27 del equipo estadounidense tampoco se quedó libre de problemas, tuvieron que cambiar varias piezas para volver a ser rápidos.

Los GTE Pro volvieron a juntarse, Pier Guidi atacaba a Martin, pero el de Aston Martin mantenía la posición perdiéndola solo en la parada de boxes, se fueron turnando a lo largo de la noche. Con 16 horas transcurridas, aún sin luz en Le Sarthe, el United Autosports #32 entraba en boxes por problemas en el tanque de aceite, al volver a pista había caído al decimoquinto lugar. Gracias a esto, el Panis Racing #31 escaló al tercer lugar en LMP2, sin hacer ruido estaban en la lucha.

Las últimas horas de la noche fueron tranquilas. En LMP1, el #8 mantenía con calma la primera posición con buena ventaja sobre Rebellion, mientras que el #7 seguía atascado en el cuarto lugar con seis vueltas perdidas tras su fallo en el turbo. En LMP2, el #22, sin problemas, se mantenía al frente, mientras que Van Eerd en el #29 tenía otra salida de pista. GTE Pro vio el relevo de Aston Martin #97, Lynn volvía al coche y esto dejaba a Calado primero en el #51 de AF Corse. En AM tampoco hubo grades cambios, el #98 tuvo que cumplir una sanción en boxes por no respetar las Slow Zone y esto permitió al #90 abrir un hueco de dos minutos y medio sobre el Dempsey-Proton #77 que ahora era segundo.

Tras 18 horas de carrera, el Rebellion #1 entró a boxes tres veces consecutivas a boxes en apenas 20 minutos. En esa tercera, los mecánicos metieron a Senna en el garaje e intentaban ajustar el morro delantero, por suerte tan solo estuvo cinco minutos parado. En pista se desplegaba la bandera amarilla, primero el #60 sufría un trompo antes del puente Dunlop, mientras que Andreas Laskaratos se llevaba un gran susto en el #89 con el reventón del neumático delantero derecho dejando varios trozos de fibra de carbono en la pista.

Los fallos se comenzaron a suceder, de nuevo Yamanaka en el #35 sufriendo un trompo en la primera curva. En ese punto también se quedó clavado el #34 de Inter Europol Competition con Jakub Smiechowski al volante, pasaron varios minutos hasta que volvió a pista. El Cetilar #47 aprovechó para cambiar el morro trasero. Morris Chen, con el AF Corse #72, hacía desplegar otra Slow Zone por una salida de pista en el primer sector. Momento también en el que Calado se bajó del AF Corse #51 dejando su lugar a Pier Guidi, por lo tanto Lynn era el nuevo líder en GTE Pro con cinco horas por delante.

Por delante, el Rebellion #3 hacia su parada en boxes y el #1 volvía a escalar a la segunda posición. Poco después entró Menezes y volvió a su posición. En LMP2, el #22 y el #26 hacían sus respectivas paradas y salían en las mismas posiciones, pero el #31 se acercaba a la tercera plaza. Poco después dirección de carrera investigó los dos pit-stops de Rebellion, pero quedó en una reprimenda para ambos por medir los frenos durante el pit-stop.

Perrodo aprovechó una salida de pista de Ricardo Pera para recuperar la segunda posición en GTE-Am. Por si no era suficiente, el #88 seguía con la mala suerte, ahora era sancionado con diez segundos en su siguiente parada por rodar más rápido de la velocidad permitida en la Slow Zone.

A punto de cumplir la hora 21 de carrera, el Toyota #7 se acercaba a los Rebellion. Sin embargo, solo era para desdoblarse, pues todavía estaba a una vuelta por detrás. Kobayashi no tardó en adelantarles para intentar recortar esa distancia y poder subir al podio en las tres horas de carrera que todavía quedaban por delante.

Salió una bandera amarilla momentánea por una salida de pista del Dempsey-Proton #99 con Vuttikhorn al volante. Llegaban los últimos relevos de la carrera y Pechito López se subió al Toyota #7 para sustituir a un Kobayashi con gesto cansado y decepcionado. También en LMP1, Menezes con el #1 estaba a un segundo de Dumas con el #3. El equipo le comentaba que estuviera tranquilo y no dañara en exceso los frenos. El cambio de posición llegó en los boxes.

Primero entró el Rebellion #3, Dumas le dejó su asiento a Louis Deletraz. Sin embargo, al piloto francés le costó arrancar el coche. Minutos después, Menezes se bajaba del Rebellion #1 y subía Nato. Como consecuencia de los problemas para arrancar de Deletraz, el Rebellion  #1 salía a pista por delante. Minutos después paraba el Toyota #7. Pechito López continuaba en el coche, aunque con gesto serio porque veía muy difícil poder desdoblarse.

El Rebellion #1 pasando por el punto Dunlop | Fuente: fiawec.com

En LMP2 llegaban los problemas para el Cool Racing #42, pues Borga metía el coche en el pitlane y los mecánicos trabajaban en él. Apenas cinco minutos les llevó solucionarlo y pudo volver a la pista sin perder la octava posición. Mientras tanto, en GTE-Am, Nielsen intentaba dar caza a Ten Voorde para hacerse con la segunda posición en su categoría. Poco a poco iba bajando el tiempo, pero el #77 de Dempsey-Proton, con Campbell al volante, se sumaba a la pelea por detrás. Pasados los minutos, las tornas se cambiaron y era Campbell quien iba a intentar dar caza al #56, doce segundos a falta de una hora.

Yamanaka seguía haciendo de las suyas en pista. Cerca estuvo a punto de liarla en Indianápolis a falta de hora y media cuando Pechito le doblaba, una vez más, a la vez que Paul Di Resta, este tuvo que pisar la grava para no llevarse al de Eurasia #35, que levantó el pie del acelerador considerablemente. Minutos más adelante, Bruni se subía al Porsche #91 para cerrar esta carrera bochornosa, con diez vueltas perdidas con el líder.

Una vez más, Andreas Laskaratos en el Team Project 1 #89 tenía una salida de pista en las primeras curvas desplegando la bandera amarilla, tuvo que llegar al garaje para reparar daños. Segundos después, Deletraz sufría un gran susto en Indianápolis, se fue largo llegando a tocar con el muro. Tuvo que entra al Pit para cambiar el morro delantero y el alerón trasero, al arrancar, de nuevo el piloto de Charouz Racing en Fórmula 2, tuvo problemas y los mecánicos tuvieron que meter el #3 en el garaje, esto permitía al #7 volver a la tercera posición. Si este caos no era suficiente, llegó el #1 para hacer su parada y los mecánicos tuvieron que moverle a su posición perdiendo varios segundos que podían ser vitales. Finalmente, Deletraz pudo arrancar el #3 y terminó volviendo a la pista, aunque habiendo perdido la tercera posición.

La última hora de carrera empezaba con fuerza, con un accidente de Légret al volante del #99 de Dempsey-Proton. El coche comenzaba a perder piezas y con muchos daños consiguió llegar al box. Como consecuencia del accidente, había Slow Zone en la segunda y tercera zona para arreglar las protecciones y limpiar la pista.

Mientras los comisarios trabajaban para reparar las protecciones, Vergne se salía de pista con el #26 de G-Drive cuando rodaba en la tercera posición en LMP2. Decía el piloto francés por radio que la suspensión estaba rota, por lo que tuvo que entrar a boxes y perdió la tercera posición con Panis Racing #31, el equipo formado por una alineación 100% francesa.

El cansancio empezaba a hacer mella en los pilotos y se veían muchos accidentes en esta última hora de carrera. En este caso fue James Allen que el que tuvo un accidente con el S024-Has By Graff #39 cuando rodaba en la quinta posición en LMP2, incluso llegó a liderar la prueba en su categoría. Como consecuencia de este accidente, salía el coche de seguridad a pista a falta de 38 minutos para el final de la carrera. Esta situación la aprovechó el #99, que tras el fuerte accidente reparaba el coche y podía volver a la carrera cuando restaban 32 minutos. El que también volvía a pista poco después era el Vergne con el #26.

El DragonSpeed #27 se quedaba parado en pista a falta de media hora para el final de la carrera. Lo consiguió arrancar y pudo volver a la carrera, aunque apenas un minuto después se volvió a parar. Consiguió llegar al garaje y volvió a la carrera. Otro coche que también se metía en el garaje era el #88, que no estuvo exento de problemas a lo largo de toda la prueba.

Ondeaba la bandera verde a falta de 20 minutos para el final de la carrera. Mucha acción, pues en GTE-Am había una pelea abierta por la segunda posición. Campbell superó a Cairoli con el #77 para escalar a la segunda plaza. Cairoli tampoco fue capaz de mantener el tercer puesto y no tardó en ser superado por el AF Corse #83 con Nielsen al volante.

Campbell con el #77 | Fuente: Dempsey-Proton

En LMP2 también se ponía emocionante el final de la carrera. Hanson lideraba con el United Autosports #22 y 51 segundos de ventaja sobre Davidson, que presionaba en los últimos compases de la prueba. United Autosports rozaba su primera victoria en Le Mans y rodaba a 3:33.0, un ritmo muy rápido para estas últimas vueltas. Por delante, el Toyota #8 rozaba el récord de vueltas: habían completado 383 vueltas cuando faltaban 10 minutos y el récord estaba en 388. Finalmente, se han completado 387 vueltas, a una del récord.

Final inesperado en LMP2, pues el #22 tenía que hacer una última parada en boxes, mientras que Davidson apretaba con el Jota #38. Parecía que el #38 podía arrebatarle el liderato a falta de nueve vueltas para el final de la carrera, pero el #22 volvió a la pista con solo seis segundos de ventaja. “Le puedes coger”, le decía el equipo por radio a Davidson, mientras que se veían caras de nerviosismo en United Autosports. Sin embargo, en Jota estaban jugando al despiste. A falta de cuatro minutos para el final, entraba el #38 a boxes, pues todavía tenía que hacer una parada; se veían así caras de alivio por parte de Zak Brown y demás mecánicos de United Autosports.

Finalmente, la victoria en LMP1 ha sido para el Toyota #8. En LMP2, a pesar del susto final, el United Autosports #22 sube al primer escalón del podio. En esta misma categoría, el equipo femenino de Tatiana Calderón, Sophia Flörsch y Beitske Visser ha finalizado en la novena posición. Merhi, con el #35 de Eurasia Motorsport, ha terminado 14º. En GTE-Pro, la victoria ha sido para el Aston Martin #97 de Lynn. La mala suerte llegaba para el Ferrari #71 de Molina, con Rigon al volante en este último stint, pues iniciaba la última vuelta en la 4ª posición, pero no lograba terminarla. Se ha quedado parado en la pista en ese último giro y cuenta como abandono. Por último, en GTE-Am ha sido el TF Sport #90 el que ha subido al primer escalón del podio, seguido de Campbell con el #77.