Pérez, la otra cara de la moneda para Red Bull en Imola

Sergio Pérez durante el Gran Premio de Emilia Romagna. (Fuente: @redbullracing)

El equipo Red Bull salió como vencedor del Gran Premio de Emilia Romagna gracias a la sobresaliente actuación de su gran estrella, Max Verstappen. El piloto holandés se alzó con su primera victoria de la temporada tras quedarse a las puertas de hacerlo en Baréin y se encuentra en un mano a mano con Lewis Hamilton en la carrera por el liderato del Mundial.

Al mismo tiempo, la otra cara de la moneda es la de Sergio Pérez, que no pudo siquiera terminar en la zona de puntos, algo que no gustó nada a Helmut Marko. El piloto mexicano sorprendió a todos batiendo a Verstappen en la sesión de clasificación, consiguiendo el segundo mejor tiempo, muy cerca del registro del poleman Hamilton. No obstante, el domingo en la carrera fue una historia completamente diferente.

Pérez se vio superado en la salida por su compañero, que salió como una bala y se hizo con la primera posición, adelantando también a Hamilton. A partir de ahí, no fue la mejor carrera del azteca, que cometió algunos errores que le costaron muy caro de cara al resultado final de la prueba. En primer lugar, recibió una penalización de diez segundos por adelantar en período de coche de seguridad. Al reanudarse la carrera tras la bandera roja, perdió el control de su RB16B e hizo un trompo mientras perseguía a Charles Leclerc en busca de posiciones de podio.

Pérez trompeó en la chicane Villeneuve. (Fuente: @F1)

Como resultado, descendió hasta la 14ª posición, y a partir de ese momento trató de darlo todo para llegar, al menos, a la zona de puntos. Por desgracia para él, no lo consiguió ya que se le presentaron las dificultades de adelantar en el trazado de Imola. Tan sólo pudo cruzar la meta en 12ª posición, aunque posteriormente ascendió a la undécima tras la sanción a Kimi Raikkonen.

Su jefe, Helmut Marko, habló sobre su actuación en el medio austríaco ServusTV. «Empezó bien en la sesión de clasificación. De repente, de la nada, marcó el segundo mejor tiempo y entonces pensamos que todo iba a ir bien«, comentaba. «Creo que en carrera no consiguió poner los neumáticos en temperatura tan rápido como lo hizo Max. Después de la reanudación de la carrera, por desgracia, todo salió mal, aunque le pusimos el neumático blando. Con el trompo, se acabó, y también estuvo la historia de la sanción de diez segundos», explicaba Marko.

El asesor también dejó un duro mensaje al mexicano, mostrando disconformidad con el resultado obtenido por Checo. «El undécimo lugar es, por supuesto, más que molesto». El nuevo fichaje de Red Bull sigue sin tener ese gran fin de semana con el equipo que le daría una inyección de confianza. En Baréin erró en la clasificación a pesar de remediarlo en la carrera. En esta ocasión en Imola ha sido lo opuesto, completando una gran clasificación y cometiendo errores el domingo.

Nadie dijo que esta nueva aventura sería fácil para él, pero las cualidades y la capacidad las tiene para hacer un buen papel en el equipo Red Bull. Será cuestión de tiempo que el mexicano consiga esa constancia que tanto buscan desde la escudería de las bebidas energéticas en su segundo piloto.