Glickenhaus sigue aprendiendo de cara a Le Mans

El Glickenhaus en Monza | Fuente: @Glickenhaus

Las 6 Horas de Monza fue la segunda cita para Glickenhaus en el Campeonato de Resistencia y la primera con dos coches. Lideraron la cita por ritmo, esa victoria quizás se rozó, pero finalmente un problema mecánico les relegó al cuarto puesto.

El #709 cruzó la meta a cuatro vueltas del líder, pero este resultado no muestra la realidad. Estuvieron ahí toda la carrera y dominaron unos cuentos minutos una vez que el #7 de Toyota tuvo que reiniciarse en mitad de la pista. No consiguieron el podio ya que tuvieron que cambiar una de las pastillas de freno por miedo a no acabar la carrera.

“En nuestra segunda carrera demostramos que tenemos el ritmo necesario para ganar”, comentan por sus redes sociales. Pero no todo salió en el #708, en primer lugar, un problema con la bujía, la cual tuvieron que sustituir, y después diferentes problemas electrónicos importantes que deterioraron la caja de cambios.

Para Le Mans dicen que estos problemas estarán solventados y es que en Monza hubo más. Recibieron un gran cableado con 180 conectores defectuosos. Los tuvieron que sustituir uno a uno durante la noche antes de la carrera.

“No debemos olvidar que esta es solo nuestra segunda carrera. En cualquier caso, estábamos en una pelea con Alpine que ya es honorable con la experiencia que tienen”, comentó Romain Dumas para endurance-info.com. “Si miramos nuestros tiempos desde las primeras sesiones, fui rápido, el coche fue rápido a pesar de que tuvimos un problema eléctrico en la calificación”, continuaba al respecto.

Dumas está contento de que el equipo escuche a sus pilotos y no le importa que las mejoras tarden en llegar. “Lo bueno es que escuchan con franqueza, el coche cambia cada vez que digo algo. No se desarrolla tan rápido como lo sería si estuviéramos con un fabricante, pero tenemos una gran ventaja: reaccionan muy rápido. Eso es bueno, me gusta”.

Acerca de Jaime Chico 3090 Articles
Director de MotorTimeES. Esta nueva aventura nació desde la ilusión y fuerza de unos pocos.