Al-Attiyah da una lección de compañerismo en el Dakar 2022: cede su Toyota Hilux de 2019 al Rebellion incendiado

Al-Attiyah en la carpa de Rebellion | Fuente: Fabio Marchi

Alexandre Pesci y Stephan Kuhni han visto esfumarse su sueño de disputar el Dakar 2022 ante un incendio durante el shakedown del DXX RD Limited, el coche del equipo Rebellion con el que iban a competir. Nasser Al-Attiyah ha dado una lección de compañerismo y les ha cedido el Toyota Hilux con el que ganó el Dakar 2019 en Perú para que corran la prueba. Finalmente, Rebellion ha decidido que sea Romain Dumas, el piloto del otro coche de Rebellion, el que corra al volante del Toyota; Pesci pilotará el #215 de Rebellion.

El primer abandono del Dakar 2022 había llegado incluso antes de empezar. Esta misma semana, ASO ha organización un pequeño shakedown en la zona donde se realizan las verificaciones técnicas, un pequeño recorrido de apenas 11 kilómetros. El Rebellion #251 sufrió un incendio que dejó el prototipo completamente destrozado. Esto suponía el fin de la aventura para Pesci, presidente de Rebellion Pimepieces, y su copiloto, Khuni. La pareja debutó en el Rally en 2020 y consiguió terminarlo en la 43ª posición, mientras que en 2021 tuvieron que abandonar en la novena etapa.

El Dakar 2022 se torció para ellos justo antes de empezar. Sin embargo, no estaba todo perdido. Al-Attiyah, tres veces ganador de este Rally, se enteró lo ocurrido y decidió ofrecerles el Toyota Hilux con el que ganó el Dakar 2019 en Perú, que lo había llevado a Arabia Saudí por si hacía falta. El qatarí le tiene un cariño especial a este coche, pues es el único Toyota que ha ganado el Dakar hasta el momento.

«En el camión tengo el Toyota con el que gané el Dakar 2019 en Perú. Si queréis correr el Dakar 2022 con él, os lo doy«, les dijo Nasser, en declaraciones que publica Mundo Deportivo. En un primer momento, Pesci aludió a las dificultades para poner el coche a punto: los mecánicos debían trabajar a contrarreloj, también tenían que decorarlo con los colores de Rebellion, sus patrocinadores y los adhesivos correspondientes. Al principio, Alexandre rechazó la oferta, pero Nasser quiso intentarlo a toda costa.

Este viernes 31 de diciembre era el último día para pasar las verificaciones técnicas. Al-Attiyah se encargó de que su Toyota estuviera en la carpa de Rebellion. Los mecánicos comenzaron a trabajar en él para poder comenzar el Rally este sábado, pero Nasser también quiso ayudarles. El qatarí, lejos de centrarse en su coche y en su equipo, ha estado trabajando junto a los mecánicos de Rebellion y le ha dado instrucciones a los pilotos por si tienen que reparar el coche una vez que comience el Rally.

Imagen
Nasser Al-Attiyah cede su Toyota Hilux de 2019 al equipo Rebellion después de un incendio | Fuente: Fabio Marchi

Rebellion ha decidido que sean Romain Dumas y su copiloto Rémi Boulanger los que piloten el Toyota Hilux. Pesci y Kuhni correrán con el Rebellion #215 que originalmente iba a pilotar Dumas. A Nasser no le importa esta decisión interna de Rebellion, pues su prioridad es ayudar a los demás.

«Ningún problema porque lo lleve Romain. Es un piloto profesional. ¿Por qué no ayudarle a él y al equipo? Después del Dakar, lo recuperaremos. El coche había competido en Ha’il en diciembre y estaba en Riyadh, esperando para volar a Europa. Tenía que salir desde allí esta semana, pero ayer lo reclamamos por la tarde y hoy ya lo tenemos aquí en Yeda. Hemos tenido suerte», ha explicado Nasser.

La oferta del piloto de Toyota no quedó ahí, sino que también le ofreció su coche para todo el año que viene. La idea era enviar el Toyota Hilux a Europa para que Pesci pudiera competir con él en cualquier prueba que quisiera. «Podrá usarlo todo el año 2022, para todas las carreras que quieran hacer, ya sea del Mundial e incluso para el Dakar 2023«, añadió.

Finalmente, solo correrán con el Hilux en esta edición del Dakar y el coche después irá al museo que Al-Attiyah tiene en Catar. «Escuché que se le había quemado el coche y le ofrecí uno mío. Yo lo que quiero es que la gente sea feliz. Es un coche muy especial para mí porque gané con él el Dakar de 2019. Cuando acabe el Dakar ya lo recuperaré para mi museo en Catar, pero yo creo que hay que darles a todos los participantes la opción de competir«, ha añadido Nasser para cerrar. Una auténtica lección de compañerismo.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1577 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.