Brown cree que las alianzas entre equipos dañan «la estructura del deporte»

equipos
Zak Brown en el Gran Premio de Mónaco 2018 | Fuente: Getty Images

Zak Brown, director ejecutivo de McLaren, insiste en que no puede haber equipos B en la parrilla, pues esto daña la estructura del deporte. Además, cree que la verdadera esencia de la Fórmula 1 está en tener diez constructores completamente independientes.

La colaboración y las alianzas entre equipos han aumentado en los últimos años, algo de lo que Brown ya se ha quejado en alguna ocasión. Red Bull y AlphaTauri están completamente unidos y forman parte de una misma estructura. También hay fuertes lazos entre Mercedes y Aston Martin y entre Ferrari, Alfa Romeo y Haas.

McLaren y Williams, pese a montar motores Mercedes, no tienen fuertes lazos con sus proveedores y operan de forma totalmente independiente. Zak recuerda que «la amenaza de los equipos A y B no ha desaparecido» y pide que los máximos dirigentes sean duros en este sentido.

«Las regulaciones, tal y como están hoy, están muy sesgadas hacia los equipos B o los equipos clientes, lo que no concuerda con el principio de la Fórmula 1 de un grupo de constructores genuinos que compiten entre sí en igualdad de condiciones. Está disminuyendo lo que significa ser un equipo de Fórmula 1 y el tejido del deporte. La Fórmula 1 debe ser 10 constructores reales, donde cada equipo, además de compartir la unidad de potencia y, potencialmente, las partes internas de la caja de cambios, debe diseñar y producir todas las piezas que son relevantes para el rendimiento», ha afirmado en declaraciones a Crash.net.

«Ahora mismo, hay demasiada diversidad en los modelos de negocios entre los equipos. Tratar de aplicar el mismo conjunto de regulaciones complejas a cada uno y luego vigilarles de manera efectiva es innecesariamente complicado y comprometido como resultado».

Los grandes equipos también se benefician de los más pequeños al votar determinados cambios en el reglamento que juegan a su favor, aunque vayan en contra de los propios intereses de las escuderías B. Además, esta colaboración puede notarse mucho más hoy en día por la implantación del límite presupuestario.

«Este entorno de costes limitados debería permitir que los equipos se conviertan en entidades más reconocibles por derecho propio dentro de un presupuesto realista, sin la preocupación de diferencias de rendimiento significativas basadas en cuánto puede gastar cada equipo. En pocas palabras, la situación actual permite que los equipos B sean demasiado competitivos en comparación con los constructores y que los equipos A sean demasiado competitivos al tener el beneficio de un equipo B«, ha expresado.

«Sin una corrección, la forma en la que están las cosas significa que cualquier equipo con aspiraciones al campeonato necesita tener un equipo B y eso no es la Fórmula 1. Además, de esto, la presión de voto ejercida por los equipos A sobre sus equipos B no es consistente con la promoción de un deporte equitativo basado en el mérito individual del equipo. Estos equipos no lo admitirán, hay momentos en loas que algunos equipos más pequeños votan en contra de sus propios intereses por satisfacer la agenda de su equipo A», ha añadido Brown para cerrar.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1695 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.