Ericsson, ganador de las 500 Millas: “Fue difícil concertarme, pero sabía que el coche era fuerte”

Ericsson celebrando la victoria con el jefe, Chip Ganassi | Fuente: Penske Entertainment

No había estado en las quinielas durante las últimas semanas, pero Marcus Ericsson hizo su propia para carrera para conseguir la victoria en las 500 Millas de Indianápolis. Al fin y al cabo, el coche más rápido ha acabado ganando, el Chip Ganassi.

Cuando la carrera entraba en las últimas 50 vueltas, Scott Dixon y ambos Arrow McLaren parecían los candidatos a llevarse el anillo, pero el siete veces Campeón de la IndyCar cometió un grave error. En su última parada superó los límites de velocidad en boxes y fue penalizado con un Drive-Through.

Esto dejaba a Patricio O’Ward líder, pero Chip Ganassi volvió a acertar en la estrategia, esta vez con Ericsson. Se aupó al primer puesto a falta de diez vueltas, pero un accidente de Jimmie Johnson provocó una bandera roja en el peor momento, con cinco vueltas por delante y el sueco ya tenía una ventaja de tres segundos.

Las dos últimas vueltas fueron una locura, pero Ericsson mantuvo el liderato y se convirtió en el segundo piloto con nacionalidad sueca en ganar esta carrera después de Kenny Brack en 1999. “Tuve que hacer todo lo posible allí al final para mantenerlo atrás. no puedo creerlo. Estoy tan feliz”, decía Ericsson sobre su defensa al final una vez que terminó la prueba.

A pesar de su ventaja de tres segundos, Ericsson reconoció que por su mente pasaron todo tipo de situaciones. “Nunca puedes dar nada por sentado, y obviamente todavía quedaban vueltas, y estaba rezando mucho para que no fuera otra amarilla, pero sabía que probablemente iba a haber una. Fue difícil volver a enfocarme, pero sabía que el coche era increíble”.

El ex piloto de Fórmula 1, quien se ha ganado a pulso su estancia en IndyCar, dice que nunca lo ha pasado peor en un monoplaza que durante el periodo de bandera roja. “No se supone que sea fácil ganar las 500. Esos 10 minutos sentado en el Pit-Lane durante esa bandera roja probablemente fueron algunos de los 10 minutos más difíciles de mi vida, pensando qué hacer, pensando que estoy liderando la carrera más importante en el mundo, y estoy así de cerca de ganarlo”.

“Solo traté de salir y ejecutar ese plan que había hecho en mi cabeza. Pato me superó muy bien. Quería ponerlo en el exterior porque sabía que iba a ser difícil rodear mi exterior. No iba a levantar. De ninguna manera iba a levantar. Mantuve el pie en el suelo y ese fue el movimiento ganador de la carrera”, continuaba al respecto.

Acerca de Jaime Chico 4520 Articles
Director de MotorTimeES. Esta nueva aventura nació desde la ilusión y fuerza de unos pocos.