Hamilton: «Hay muchas cosas del monoplaza de este año que no quiero ver en el coche del año que viene»

Fuente: @MercedesAMGF1

Lewis Hamilton expresó tras el GP de Mónaco sus expectativas con el futuro de Mercedes. Insiste en que han de solucionar una gran cantidad de problemas. Hamilton no pone sus miras en el 2023, sino en un exhaustivo análisis del W13 para descubrir los errores que los han apartado de la lucha por el mundial.

Las mejoras introducidas en el GP de España solventaron notablemente los problemas de rebote que sufría el monoplaza de Mercedes. Tanto fue así que por momentos se revindicaron como los más rápidos en ritmo durante la carrera. Desgraciadamente, la tradicional cita de Mónaco ha hecho revivir al equipo de la estrella fantasmas del pasado reavivando el tan detestado rebote.

“Honestamente, no estoy centrado en eso”, expresaba Hamilton, según recoge RaceFans.net. “Pienso que debemos centrarnos en los errores de este coche antes de centrarnos en el desarrollo de uno nuevo. De hacerlo, podríamos cometer errores fácilmente”.

El heptacampeón del mundo concluía sus declaraciones con una sentencia que se instaura carne de cañón para titulares. “Definitivamente, hay muchas cosas del monoplaza de este año que no quiero ver en el coche del año que viene”, sentenciaba.

Por su parte, Toto Wolff, director del equipo Mercedes, achacaba los problemas del W13 en Mónaco a la rigidez estructural de su chasis. La difícil conducción del monoplaza plateado tendría más que ver con esta cuestión que con otras cuestiones aerodinámicas. “Creo que no hemos vuelto a tener rebote”, afirmaba Wolff. “Estamos golpeando el suelo de una manera muy diferente, el coche es demasiado rígido, demasiado bajo”.

Aún así, el alemán mantiene que las flechas plateadas se mantienen a la misma distancia de la cabeza respecto al GP de España. Son, según los hombres de Mercedes, unas cuatro décimas las que les separan de Red Bull y Ferrari. “Así que probablemente sea realista donde terminamos. El auto es bueno para el quinto y sexto lugar y Norris se nos adelantó. Pero no deberíamos haber esperado ningún milagro, particularmente en Mónaco”, concluía Wolff.