Los 5 de MotorTime: Gran Premio de Singapur 2022

Singapur
Fotomontaje: Ángela Merino - MotorTimeES

Sergio Pérez se ha llevado la victoria en el Gran Premio de Singapur, por delante de Charles Leclerc y de Carlos Sainz. El piloto mexicano ha sorprendido por su espectacular pilotaje sobre la lluvia para conseguir su segundo triunfo de la temporada. Fernando Alonso ha tenido que abandonar por un problema mecánico.

La estrella: Sergio Pérez

Sergio Pérez ha destacado por hacer un gran pilotaje en Singapur para lograr su segunda victoria de la temporada. El mexicano le arrebató el liderato a Leclerc en la salida y consiguió mantenerlo durante toda la prueba. Supo gestionar el ritmo, mantener a raya al monegasco e incluso sacar el tiempo de ‘gap’ que su equipo le pidió.

Durante el segundo coche de seguridad, ‘Checo’ no dejó los diez coches reglamentarios de separación con el safety car, por lo que Dirección de Carrera abrió una investigación. Sin embargo, y tras investigarlo después, los comisarios consideraron que no merecía sanción. De esta manera, conserva su victoria y suma 25 puntos importantes.

El estrellado: Lewis Hamilton

Lewis Hamilton ha comenzado la carrera desde la tercera posición y tenía una gran oportunidad para lograr un buen resultado, incluso una victoria si sabía aprovechar las circunstancias. No fue posible, pero el podio estaba al alcance de la mano. Sin embargo, el británico cometió uno de esos errores tan poco habituales en él.

En la vuelta 34, Lewis se fue largo contra las protecciones. Pudo reincorporarse a la pista justo por delante de Max Verstappen, aunque tuvo que pasar por boxes y perdió muchas posiciones. Finalmente, ha sido noveno y ha podido sumar dos puntos.

Lewis Hamilton of Great Britain driving the Mercedes AMG Petronas F1 Team W13 on track during the F1 Grand Prix of Singapore at Marina Bay Street...
Lewis Hamilton en Singapur | Fuente: Getty Images

La sorpresa: McLaren

McLaren ha despuntado en la zona media de la parrilla, pues ha aprovechado la ausencia de Alpine para sumar 22 puntos. Lando Norris ha superado a Fernando Alonso en la salida y a partir de ahí ha estado en tierra de nadie. Daniel Ricciardo también se ha beneficiado de las condiciones de la carrera para remontar una buena cantidad de posiciones y cruzar la línea de meta en la quinta plaza. Además, los de Woking han adelantado a Alpine en la lucha por la cuarta posición del campeonato.

El duro: Alpine

Este domingo en Singapur no ha sido en absoluto el día de Alpine. El fin de semana comenzó muy bien para Alonso, ya que comenzó quinto y tenía muchas posibilidades de hacerlo bien bajo la lluvia. No obstante, en la vuelta 22 de la carrera, su motor dijo ‘basta’ y se vio obligado a aparcar su monoplaza en una escapatoria.

Poco después, Esteban Ocon también tuvo que abandonar, aparentemente por otro problema de motor, ya que salió bastante humo de la parte trasera de su monoplaza. Dos motores Renault han fallado en apenas unas vueltas y la forma de definirlo, tal y como el propio Fernando ha afirmado, es «inaceptable».

Fernando Alonso of Spain driving the Alpine F1 A522 Renault on track during the F1 Grand Prix of Singapore at Marina Bay Street Circuit on October...
Fernando Alonso en Singapur | Fuente: Getty Images

El espectáculo: El Gran Premio

Más allá de algún piloto que haya despuntado sobre otro, el espectáculo en sí ha sido todo el Gran Premio. La lluvia del inicio, aunque ha causado un retraso poco justificable en el procedimiento, ha mojado la pista. La salida podría haber sido con neumáticos de lluvia extrema, pero finalmente la decisión de la FIA ha obligado a que fuese con intermedios.

En cualquier caso, eso ha dado mucho juego, ha habido muchos periodos de coche de seguridad y Virtual Safety Car, sorpresas, valientes que se han atrevido a montar neumáticos slicks cuando todavía había agua en la pista. Sin embargo, el espectáculo podría haber sido mayor si la FIA lo hubiera gestionado de manera diferente.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1785 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.