La retirada de Vettel se fraguó en 2019 tras un complicado año en Ferrari

Sebastian Vettel en el Gran Premio de Abu Dhabi de 2019 | Fuente: Sutton Images

La temporada de 2019 de la Fórmula 1 marcó un antes y un después para el equipo Ferrari y para su estrella hasta el momento, Sebastian Vettel.

Aquel año, el equipo italiano dió la bienvenida a sus filas a una gran promesa, Charles Leclerc. En su año de debut con un histórico de la F1, el monegasco logró superar a su compañero de equipo. Hasta ese momento, el tetracampeón del mundo era el líder se la Scuderia, sin embargo la irrupción de Charles provocó la aparición de ciertas dudas sobre el alemán.

En los últimos cuatro años, Sebastian solo ha conseguido sumar una victoria. El Gran Premio de Singapur de 2019 fue la última gran noche del líder de Maranello. Ese mismo año, Leclerc que acababa de aterrizar en el equipo, logró dos triunfos que dejaron claro quién iba a ser el futuro de los italianos.

Tras su derrota dentro del equipo, Vettel concedió una entrevista para ‘Der Spiegel’, según recoge Motorsport-Total.com. En aquellas declaraciones, el de Maranello dejó claro que solo pensaba una cosa y era que «se fue sin la carga de las decepciones». «Leclerc agarró el volante y aceleró. Llevaba menos peso con él», dijo el alemán.

La conducción del monegasco le recordó a sus primeros años en la categoría reina. “Él condujo como me vi a mí mismo en mis primeros años de Fórmula 1”, comentó Vettel. El propio tetracampeón vio que su principal objetivo estaba cada vez más fuera de su alcance.

En 2015, Vettel cambió de aires aterrizando en Ferrari como sustituto de Fernando Alonso. El motivo principal de su llegada al equipo era convertirse en campeón del mundo con los italianos. Sin embargo, se quedó lejos de conseguirlo. Solo 2017 y 2018 fueron las únicas oportunidades claras de conseguirlo, aunque todo esfuerzo fue en vano. Mercedes mostró su superioridad y en 2019 se evidenciaron las carencias de Ferrari.

«Me hizo algo que no entendí de inmediato», dice Vettel, quien admite que incluso entonces estaba pensando en renunciar. «Gastar tanta energía durante dos años seguidos, también mentalmente, y luego no llegar a ninguna parte. Surgieron dudas: ¿seguirá pasando esto?», explicó Sebastian.

Sebastian Vettel llegan al parc fermé en el Gran Premio de Turquía de 2020 | Fuente: Sutton Images

En 2020, el alemán empezó con serias dudas la temporada y con la retirada cada vez más presente en su cabeza. Aquella temporada fue la peor del Cavallino en 40 años, terminando sextos en la clasificación de constructores. Al inicio de ese año, el equipo ya dejó claro que no contaba con el alemán para el próximo curso.

Sin embargo, cuando parecía que aquella decisión de Ferrari iba a provocar la retirada de Vettel, el alemán decidió aceptar la oferta de Aston Martin. Los antiguos Racing Point habían terminado terceros en 2020. Para Vettel el cambió de equipo fue una búsqueda de respuestas a preguntas sobre su carrera que todavía no había podido encontrar. 

«De alguna manera, todavía tenía algunas preguntas sin responder o asuntos pendientes conmigo mismo», dijo Vettel. “Quería saber: «¿Todavía puedo hacerlo? ¿Soy lo suficientemente bueno para ser uno de los favoritos en la Fórmula 1?».

Pese a ello, los de Silverstone no eran lo suficientemente rápidos como para luchar. Aquella temporada, Sebastian subió a dos podios pero el equipo terminó séptimo. La temporada de 2022 se presentaba como la última oportunidad para el Alemán.

El cambió de reglamento parecía esperanzador para equipos como Aston Martin, aunque finalmente siguen luchando de nuevo por la séptima plaza tras un comienzo extremadamente débil del equipo.

Pese a todo ello, el tetracampeón mundial, Sebastian Vettel, no cree que su cambio de aires fuera un error. «No. Esta vez fue importante para obtener respuestas a las preguntas abiertas», aclaró. Y, sin embargo: «El hecho de que actualmente no esté en un coche de carreras con el que pueda demostrar de lo que realmente soy capaz, también contribuyó a mi retiro», sentencia el alemán.