Los nuevos cascos debutan en pretemporada

Casco de Kevin Magnussen (Fuente | FIA)

Los cascos que llevan los pilotos de Fórmula 1 este 2019 han tenido que ser adaptados a las nuevas normas de seguridad de esta temporada.

Según ha informado la FIA en su página web, una de las novedades es que la parte superior de la abertura de la visera ha disminuido en 10 milímetros con el fin de incorporar una protección balística avanzada para proteger al piloto en caso de impacto de algún escombro o parte de algún monoplaza. Se han modificado también los laterales para que sean compatibles con el reposacabezas de 2019. Los materiales de los cascos son resistentes al aplastamiento y la penetración.

Para la fabricación de estos nuevos cascos, la FIA ha trabajado junto con los fabricantes Bell y Stilo. Estos cascos han sido sometidos a diferentes pruebas para comprobar la protección que ejercen sobre el piloto. Una de ellas ha consistido en el lanzamiento de un disco de metal de 225 gramos a 250 kilómetros por hora. Además, se ha lanzando un peso de 10 kilos desde cinco metros, se ha disparado con un rifle a la visera y se ha expuesto a una llama de 790 grados.

El accidente de Felipe Massa en Hungría en el año 2009 fue el detonante de todas las mejoras en ámbito de seguridad que se han introducido en los cascos de Fórmula 1 las últimas temporadas, esta 2019 incluida. El objetivo es que estos nuevos cascos se vean también en el resto de competiciones.

Adam Baker, director de seguridad de la FIA, se ha mostrado contento con los resultados obtenidos: “Es importante que nos esforcemos continuamente por mejorar la seguridad en todas las áreas del automovilismo. Los cascos basados ​​en el estándar anterior ya ofrecían un alto nivel de protección, pero los hemos llevado al siguiente nivel con un casco que se utilizará en los deportes de alto nivel durante muchos años».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*