Carlos Sainz, de 19º a 8º: «Hoy el coche y yo éramos uno»

Carlos Sainz
Carlos Sainz preparándose en los minutos previos a la salida | Fuente: Sutton Images

Tras los entrenamientos libres del viernes, Carlos Sainz no podía contener la rabia que tenía por penalizar este fin de semana. El coche durante los entrenos se mostró realmente competitivo, tanto en sus manos como en las de su compañero Lando Norris. La posibilidad de una gran posición de salida el domingo se desvanecía cuando la decisión de montar el cuarto motor de la temporada condenaba al piloto de 24 años a salir desde las últimas posiciones. Sin embargo, este inconveniente ha resultado ser una mera anécdota del fin de semana y, sobre todo, un argumento más para alabar la octava posición de Sainz en el día de hoy.

“Ha sido una de las mejores carreras que he hecho en Fórmula 1 hasta ahora. He intentado tomármelo con calma en las primeras vueltas saliendo el último. No quería dañar los neumáticos metiéndome en muchas batallas, pues queríamos ir largos en el primer stint, intentar conservarlas hasta la vuelta 42”, señala Carlos Sainz, que llegó incluso a colocarse en sexta posición al alargar su parada, cayendo más tarde hasta la 13º posición una vez efectuado el paso por boxes.

“Cuando hemos puesto las duras éramos un segundo por vuelta más rápidos que los pilotos de media parrilla”, recuerda el piloto de Woking, que inició una notable remontada con neumáticos mucho más nuevos que los pilotos que se iba encontrando en pista, los cuales pudo sobrepasar hasta llegar a zona de puntos. “Nunca había tenido un coche que me permitiese salir último y poder remontar como lo hemos hecho hoy. Estoy muy contento con el coche, incluso hubo un momento que vi por las pantallas que había anotado la vuelta rápida. No estuvo mal ver mi nombre en púrpura en las pantallas”, bromeaba el español.

Tras una trepidante lucha en el pelotón adelantando a los Racing Point, Nico Hulkenberg y los dos Alfa Romeo, el madrileño se colocaba en una sorprendente octava posición. Por delante, a una distancia menor a los seis segundos, rodaba Pierre Gasly, acechando a un Lando Norris cuyos neumáticos medios podían sufrir en el final de carrera. Finalmente, tuvo que conformarse con la octava posición tras dañar su alerón delantero con un piano, aunque Sainz estaba realmente satisfecho al final de la prueba.

“Llegar octavo después de salir último, no puedo pedir más. Hubiese atacado al final a (Pierre) Gasly y a Lando, pero no puedo quejarme”, confesaba el piloto de McLaren, que no dudó en alabar a su coche: “Hoy había mucho ritmo, metíamos un segundo por vuelta a la mitad de parrilla. Al final de carrera incluso medio segundo a Gasly y a Lando. Hoy el coche y yo éramos uno”.

Tras este gran resultado y las buenas sensaciones, Carlos Sainz no puede esperar para empezar el próximo Gran Premio en Gran Bretaña: “Me apetece mucho hace la clasificación de Silverstone después de este gran día. Ayer fue un día muy difícil. Fue un mal día para mí. En cambio, hoy desde que me he levantado estaba mucho más positivo, tenía muchas ganas de empezar la carrera. No podía esperar a que se apagasen los semáforos. Incluso estuve a punto de saltarme la salida”, afirma Sainz, que tras los cuatro puntos sumados este domingo se mantiene en séptima posición en el Mundial de Pilotos, con 30 cifras. Mantener esa posición, la primera de la `segunda división´, será el objetivo del madrileño para esta temporada.