Carlos Sainz defiende la corona; los españoles se ponen objetivos ambiciosos

Fotomontaje MotorTimeES - Jaime Chico

La representación española en la categoría principal del Dakar cae considerablemente respecto a 2020. Por aquel entonces un total de 24 españoles tomaron la salida, mientras que este 2021 tan solo lo harán catorce.

Algunas bajas vienen dadas por las dificultades que ha generado el coronavirus. Entre ellos Óscar Fuertes y Diego Vallejo, el aventurero Jesús Calleja y Jaume Aregall, Xavi Foj que desde 1991 no se había perdido ninguna edición, Juan Manuel Mana y José Calvar, Pablo Cantó y Jordi Queralto. Sorprendió la baja de Cristina Gutiérrez, pero finalmente estará con el equipo Red Bull en la nueva categoría de prototipos ligeros, que ha sido desvinculada de los SSV.

Fernando Alonso y Marc Coma no repiten aventura, ya que el asturiano centra sus esfuerzos en su vuelta a la Fórmula 1 con Renault. A última hora se ha confirmado la baja de Daniel Oliveras, copiloto de Nani Roma, por dar positivo en COVID-19. A pesar de estas bajas hay debuts, repasemos los españoles de esta categoría.

Con el número 300, Carlos Sainz y Lucas Cruz defenderán el título conseguido en 2020 con cuatro victorias de etapa. La pareja, que afronta su noveno Dakar codo con codo, volvió a la senda de la victoria tras su mal resultado en 2019 en su debut con el MINI tras haberse separado de Peugeot, con quienes ganaron en 2018. En la corta preparación de estos meses, Sainz ha conseguido el segundo puesto en el Rally de Andalucía y ganar una Baja en Arabia Saudí.

Para la web del Dakar, Sainz ha dejado claro que no se conformará con otra cosa que no sea ganar: “Por supuesto que voy a tratar de retener mi victoria de 2020. Ahora que ha pasado algún tiempo, debo decir que esta es una de las victorias de las cuales estoy más orgulloso”.

El tercer español es Alex Haro, un año más como copiloto de Giniel de Villiers a bordo del Hilux de Toyota. En 2020 debutó con el sudafricano consiguiendo una victoria de etapa quedando quintos en la general. Se separó de Nani Roma, con quien había disputado cuatro Dakar, sumando un segundo puesto como mejor resultado. De Villiers y Alex apuntan al podio, el español se ha ganado la confianza de su piloto desde el principio.

En habitual en el Dakar, desde 1996, Nani Roma ha participado en la carrera más dura del Mundo. Hasta 2004 participando en motos consiguiendo dos victorias, en 2005 da el salto a las cuatro ruedas y se convierte en ganador en 2014 con cuatro victorias de etapa, siendo el único español en hacerlo en ambas categorías. La pasada carrera fue muy dura para él tras unirse a Borgward, un proyecto que no funcionó, luchando contra los problemas técnicos desde el inicio, superando múltiples pinchazos. Tan solo pudo ser vigesimoséptimo en la general.

(FUENTE | www.naniroma.com)

Para este 2021 se ha unido al Bahrain Raid Xtreme, como líder del proyecto con Sebastian Loeb de compañero. Un proyecto iniciado por Prodrive, con objetivos ambiciosos, pero el debut en el Dakar nunca es fácil. A esto se une un contratiempo de última hora, Daniel Oliveras, su copiloto en 2020, será baja por dar positivo en COVID-19 y ya trabaja con Alex Winocq.

La motivación de Nani no ha cambiado: “Cualquier piloto te dirá que sabes si tienes un buen coche a los pocos minutos de ponerte al volante y para mí todo fue positivo: los frenos, la dirección, el motor, la suspensión. Cada vez que sacamos el vehículo, aprendíamos algo nuevo. Todavía queda mucho por hacer, pero esto es normal con un coche tan nuevo”.

Isidre Esteve ha renovado energías gracias a su nuevo vehículo, el Hilux de Toyota que no tiene nada que envidiar al ganador de 2019, el cual piloto Nasser Al-Attiyah. Repsol Rally Team apoyará un año más al catalán en su historia de superación desde 2007, cuando un accidente en la Baja Almanzora, en Almería, le dejó con fracturas en las vértebras T7 y T8 obligándole a usar una silla de ruedas.

Isidre Esteve junto a Txema Villalobos, su copiloto, y el Toyota Hilux | Fuente: @ToyotaPrensa

En 2017 vuelve al Dakar con Txema Villalobos como copiloto utilizando un cojín inteligente para no perjudicar su salud durante las largas etapas. Año tras año ha ido superando sus resultados, un abandono en la segunda semana les dejó fuera de la carrera en 2020, pero   con Toyota Ovirdrive han encontrado la motivación que se esfumó.

“Transmite una seguridad impresionante con una entrega de potencia que sorprende desde el inicio. Creo sinceramente que podemos ser muy competitivos. Para nosotros entrar al final del Dakar entre los 10 primeros sería un gran éxito”, ha dicho Esteve sobre su nuevo coche.

En cuanto a Villalobos, siempre al lado de Esteve en su aventura en coches, pero ya participó durante seis ocasiones como mecánico de asistencia. “Sé que Isidre siempre quiere estar entre los 10 primeros. Yo prefiero no ponerle un número a mi objetivo de resultados y decir en cambio que voy a dar todo lo que pueda, el 120%”, comenta en la previa.

Manolo y Mónica Plaza, padre e hija, correrán su segundo Dakar juntos. El año pasado terminaron la prueba en la 55ª posición de la general, este año quieren mejorar su registro y esperan llegar entre los 25 primeros. Ambos han comentado que se sienten bien preparados para esta edición, pues Mónica tiene más experiencia en la navegación. Además, en este Dakar, los copilotos jugarán un papel muy importante por la importancia que tiene la navegación.

A esto se le suma que este año también han mejorado el coche. El equipo Sodicars ha trabajado durante este 2020 para incorporar mejoras y hacer un coche mucho más fiable que les permita cumplir el objetivo de entrar en el Top 25.

“Sufrimos un poco con el coche durante todas las etapas, hasta tal punto que terminamos cambiando el motor. Fue una carrera extrema en un país sorprendente. Nos entusiasma el Dakar 2021 porque no será tan rápido y será más técnico. A mi padre le gusta mucho la conducción en las dunas y a mí lo del roadbook digital me parece fenomenal”, ha comentado Mónica.

Manolo y Mónica Plaza | Fuente: Sodicars

Borja Rodríguez correrá su segundo Dakar este año en coches, aunque el primero como piloto. El español fue copiloto en 2020 de Joan Font y ahora debuta al volante de un Toyota. A su lado tendrá a su hermano Rubén Rodríguez, que disputará su primer Dakar.

Borja ha comentado que llegan a Arabia Saudí con un coche muy fiable. El principal objetivo que se marcan es terminar la prueba, teniendo en cuenta los pilotos de renombre que compiten en su clase. “Hay prototipos de muy alto nivel y sería poco realista competir con ellos”, ha afirmado.

Rubén, por su parte, siempre ha acompañado a su hermano Borja y a su padre Vicente en un taller familiar, también ha viajado a África en varias ocasiones y ha corrido rallies de tierra. Esta es su oportunidad para copilotar a su hermano y correr su primer Dakar. “Desde que Borja volvió del Dakar en enero hemos dedicado cada minuto a armar el Toyota. Es un coche que conocemos bien y por mi parte tengo bastante experiencia en carreras en el desierto. Las dunas son nuestro elemento”, ha añadido.

Miguel Bravo y Mariano Banderas también son nuevos en el Dakar, aunque la dupla tiene amplia experiencia en otras competiciones. Los españoles correrán con un Toyota Land Cruiser HDJ 80, bajo la estructura del FN Speed Team. Miguel ha estado en Jeddah, punto de partida y de llegada del Dakar, en tres ocasiones. Mariano, por su parte, tiene experiencia en distintos tipos de vehículos: comenzó con las motos, luego probó en quads y ahora se atreve como copiloto de Miguel.

Miguel Bravo y Mariano Banderas | Fuente: diariojaen.es

“Este coche ya corrió el Dakar 2015. Hemos hecho una readaptación, está revisado por completo, la carrocería es de fibra de carbono y apostamos por su fiabilidad. Lo que buscamos es cumplir una estrategia de llegar en las 12 etapas”, ha afirmado Bravo. No pudieron probar el coche el pasado mes de noviembre en el Rally de Andalucía porque no estaba a punto, pero han realizado un test en Teruel.

“Allí ajustamos suspensiones e hicimos pruebas cronometradas de cambio de neumáticos. Nos estamos familiarizando poco a poco con la navegación. Tenemos la confianza puesta en el coche. Está muy claro que esta es la carrera más difícil del mundo, que demanda un gran esfuerzo físico y psicológico. Llegar al arco de meta es ganar. No podemos ser más exigentes”, se marca Banderas como objetivo.

Por último, Joan Font correrá su cuarto Dakar este 2021, el segundo en coches. Su copiloto será Sergi Brugué, que debuta en el Rally, aunque es mecánico con una amplia trayectoria en los campeonatos españoles de rallies, lo que permitirá solucionar con rapidez cualquier contratiempo o avería que pueda surgir.

“Durante el año no hemos podido competir, por lo que solo hemos hecho entrenamientos en algunos tramos. Nuestro coche tiene 2,5 toneladas, por lo que es difícil de llevar en las dunas. Voy con Sergi Brugué que tiene bastante experiencia en la navegación, ya que mi ex copiloto, Borja Rodríguez, ahora va de piloto en otro coche del equipo”, ha comentado Font.

Sergi, por su parte, tiene amplia experiencia porque en rallies ha sido copiloto de Gerard Farrés y de Dani Solà. Para él, la clave es tener paciencia, ir poco a poco y no cometer errores. “Voy sin miedo al Dakar porque conozco el tipo de carrera y de terrenos”, asegura.

Acerca de Jaime Chico 4953 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.