Todt: «Schumi, amigo mío, siempre tendremos el recuerdo de nuestros mundiales»

Schumacher junto a Todt y Luca di Montezemolo tras ganar en Mundial en el año 2000 | Fuente: @schumacher

Jean Todt, presidente de la FIA y ex director deportivo de Ferrari, habla para la Gazzetta recordando a Schumacher antes del 50º cumpleaños del alemán

En una motiva entrevista con el portal italiano y junto a su actual pareja, Todt ha hecho repaso de la Fórmula 1 actual y , por supuesto, del legado que ha dejado Michael Schumacher, con quien compartió las mieles del éxito durante 10 años.

El francés cree que la situación actual es muy similar a la que el vivió en su día y que el ciclo victorioso actual pertenece a Mercedes, como en su época perteneció a Ferrari. «Bueno, la vida está hecha de capítulos y esto también se aplica a la Fórmula 1. Michael y Ferrari han hecho algo increíble. Así como hoy están haciendo el Mercedes y el Hamilton».

Cuando le preguntan a Todt sobre su mejor recuerdo lo tiene claro: «Fácil, el GP de Japón en 2000, cuando trajimos de vuelta a Maranello un campeonato que había estado perdido desde 1979, por Jody Scheckter. Ya en el podio de Suzuka le dije a Michael: ‘Hemos cumplido nuestra misión, nuestra vida deportiva ya no será la misma de ahora en adelante'».

Tambíen habló de los momentos menos buenos, como el polémico mundial de 1997 perdido en la última carrera en Jerez, sus graves accidentes en Spa y Silverstone o la rotura de motor, en Suzuka, que supuso la pérdida del título en 2006.

Presente en el principio y en el final

Toda la carrera de Michael en Ferrari fue bajo el mando de Todt, que ha contado algunas de las claves de esas decisiones.

«Era obvio que después de la desaparición de Senna, él era el piloto que había que llevar. La primera en contactar con Willy Weber (entonces representante de Michael) fue Niki Lauda, que era consultor del Cavallino Rampante. Entonces lo vi. Así que conocí a Schumacher con el abogado de Ferrari, Henry Peter. La cumbre decisiva en mi habitación del Hotel de París en Monte Carlo duró 12 horas, fue a finales de julio de 1995. Ahí es donde se firmó el preacuerdo. Cada vez que había que desatar un nudo, llamaba al Presidente Luca di Montezemolo. Quería asegurarme de que tenía la oportunidad de hacer lo que estaba haciendo, ya que Ferrari no era de mi propiedad».

También desmintió algunos rumores sobre su marcha en 2006 y confirmó que estuvo apunto de volver a Ferrari en 2009, tras el accidente de Felipe Massa.

«También en este punto se han escrito y dicho muchas tonterías. Como el que quería que se quedara y que Montezemolo apostara por Raikkonen. Nada verdadero. Michael quería detenerse quizás para dar espacio a Felipe Massa, de quien confiaba y por quien sentía simpatía. Dijo que ya no quería sentir toda esa presión, vivir todos esos compromisos. Sólo entonces llamamos a Kimi. Le ofrecimos a Schumacher el papel de consultor, para aprovechar su nombre y experiencia, aunque no era muy apasionado por este puesto. Entonces, después del accidente de Massa en Budapest 2009, cuando ya había dejado Ferrari, sé que Montezemolo le ofreció volver. Estaba listo, pero se lesionó en la moto y todavía no podía conducir una Fórmula 1, por lo que no pudo aceptar.

Una relación más que profesional

La relación entre ambos fue evolucionando con el tiempo y paso a estrecharse en el verano de 1996, cuando los resultados no acompañaban y el puesto de Todt corría peligro, pero Michael lo tuvo claro: «Si te vas, me iré contigo»

«Michael no es un hombre que confíe fácilmente, pero siempre me ha escuchado. Recuerdo cuando le pedí que fuera uno de los fundadores del ICM (Instituto de cuidado neurológico). Él dijo: ‘Si me lo pides, te seguiré'».

Sobre el estado actual de Michael no quiso hablar demasiado, pero confirmó que le visita un par de veces al més y que ha visto varias carreras a su lado tras su accidente.

Mick Sumacher, hijo de Michael, campeón del mundo de Fórmula 3 Europea | Fuente: @SchumacherMick

Mick Schumacher, el futuro, cada vez más cerca de la F1

Le preguntaron tambien por el papel de Michael sobre la carrera de su hijo, Mick Schumacher, que correra en Fórmula 2 el próximo año. «Un papel mínimo. Comenzó a correr en karts seguido por su padre. Luego construyó su propio destino. No es fácil porque hay una gran espera para él con el apellido que lleva. En F3 no tuvo un buen comienzo, luego hizo una segunda mitad excepcional de la temporada y ganó merecidamente un campeonato difícil, con una gran competencia. Ahora ha decidido subir de categoría. Debe seguir paso a paso«.
Sobre un hipotético futuro en Ferrari comentó: «Le deseo el mayor de los éxitos. Pero entonces dependerá de aquellos que quieran contratarlo que se presenten, esto ya no es mi responsabilidad.
«Sin duda, su objetivo es la Fórmula 1, pero sabe que aún le queda mucho camino por recorrer. Pero tiene los números para llegar allí»

Para terminar, Todt disipaba la esperanza de nuevas noticias sobre el estado de salud del 7 veces campeón del mundo: «Se sabe que ha tenido un accidente terriblemente desagradable».