El Toyota #8 de Alonso gana una carrera marcada por la meteorología

Spa
El Toyota #8 en Spa. (Fuente: Toyota Gazoo Racing)

En Spa tendría lugar la penúltima carrera de la Supertemporada del Campeonato de Resistencia 2018/2019.

La carrera iniciaba en seco, ambos Toyota mantenían posiciones. A pocos minutos de iniciar la prueba, la lluvia comenzaba a caer en Spa, pronto también la nieve y dirección de carrera decidía desplegar el coche de seguridad por las condiciones tan complicadas.

En este momento paraban ambos Toyota, pero en el #8, los mecánicos no tenían preparados los neumáticos de lluvia, mientras que en el #7 sí y la ventaja aumentaba. Tras la marcha de Safety Car, Sébastien Buemi dio caza a Mike Conway y pudo hacerse con el liderato por error del británico.

Tras esto, cuando la ventaja se estaba aumentado a favor del #8, salía otro coche de seguridad, ya que el ByKolles, en el cual estaba Tom Dillmann, tuvo un toque con el Signatech Alpine Matmut #36 y dio contra las protecciones en la primera curva, además arrastró la publicidad por todo el circuito hasta llegar a la zona de boxes. El coche #36 fue sancionado con dos minutos que debería cumplir en la siguiente parada.

Se fue el coche de seguridad y ambos Toyota tuvieron que parar, el #8 una extra porque tuvo problemas con el combustible. Esto hacía que el SMP Racing #11, en el cual se encontraba Stoffel Vandoorne, se pondría líder.

Poco le duraría la primera plaza al belga ya que la recuperaba Conway. Hasta el momento de los relevos, todos igual, en el #7 se subió Kamui Kobayashi y en el #8, Fernando Alonso.

En las dos horas de carrera, el Dempsey-Proton Racing con el #88 tuvo un toque con otro monoplaza y esto provocaba un Safety Car, ya que tuvo que salir la grúa para retirar el coche. Hablando de los LMGTE Pro, la lucha entre Aston Martin, AF Corse y ambos Porsche era magnífica.

El #91 conseguía la primera plaza, pero pronto iba a caer hasta la tercera plaza luchando con ambos AF Corse, mientras que el Aston Martin #97 volaba, no tenía rival y se colocaba líder.

En la parada del SMP Racing #17, los mecánicos no colocaron bien los neumáticos, y perdió el mismo cuando Egor Orudzhev estaba al volante. Pequeños problemas también para Fernando Alonso y el Rebellion #1 que trompeaban.

https://twitter.com/FIAWEC/status/1124674561889505280

Cuando se estaba llegando al ecuador de la carrera, los pilotos reportaban lluvia tan solo en las curvas 13 y 17, pero sin muchas consecuencias en se momento. Pero la lluvia, de momento se nos olvidaba porque el Toyota #7 entraba con grandes problemas a boxes.

Los mecánicos introducían este Toyota en el garaje para trabajar en él, levantando las tapas del motor, mientras perdía posiciones y el #8, evidentemente, recuperaba la posición. Un total de once minutos estuvo parado, el problema vino en un sensor del sistema híbrido y generó varios daños eléctricos que se solucionaron.

A las cuatro horas y media de carrera comenzaba la lluvia de nuevo. Esto daba emoción a la categoría de LMGTE Pro, ya que hasta cinco pilotos estaban dentro de una diferencia de cuatro segundos, una maravilla, como siempre.

Kevin Estre se marcó un gran relevo encima del Porsche #92, adelantando a Felix Da Costa y más tarde al #67 de Ford, en el cual estaba Harry Tincknell. Los quince segundos que le separaban con Alexander Lynn eran el siguiente objetivo. Consiguió recortarlos y adelantar al piloto de Jaguar en Fórmula E.

Cuando se acercaban las cuatro horas de carrera, el Toyota #7 alcanzaba la décima plaza de la general, por lo que en este momento ya dejaba sin opciones de campeonato al #8, al menos en este circuito de Spa.

A las 4 horas y quince minutos de carrera, Fernando Alonso se volvía a subir al coche. La lluvia era inminente, Toyota estaba usando la estrategia para tener al español en pista durante estas condiciones climatológicas, ya que ha demostrado que se le da bien en resistencia, vean las 24 Horas de Daytona.

La climatología iba a peor, en zonas nieve, en otras granizo y el director de carrera decidía poner el coche de seguridad en pista.

https://twitter.com/FIAWEC/status/1124703268674908160

A falta de poco más de una hora se relanzó la carrera, donde vimos algunos toques y una gran batalla por el liderato de la GT-Pro. Parecía que iba a dejar de llover, ya que se veía sol desde varias partes del largo trazado, aunque la lluvia solo aumentó, y se volvió a sacar el SC.

A falta de 15 minutos se relanzó la carrera, pero varios minutos después se sacó bandera roja por culpa de la meteorología, que hizo que se decidieran las posiciones.

El Toyota #8 conducido por Alonso, Buemi y Nakajima ganó la carrera en Spa, mientras el Toyota #7 terminó sexto por los problemas mecánicos ya mencionados. De todos modos, los japoneses se han convertido en campeones del Campeonato del WEC 2018/2019.

En LMP2 se coronó DragonSpeed, destacando la gran actuación de Pastor Maldonado. El ganador de GT-Pro fue el Aston Martin #97, aunque Porsche firmó el Campeonato de Constructores. Mientras en GT-Am gana el Porsche #77.

Acerca de Jaime Chico 4950 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*