Graham Rahal sigue acusando a Bourdais sobre el accidente en la Indy 500

Sebastien Bourdais, Dale Coyne Racing with Vasser-Sullivan Honda | Fuente: LAT photographics

En la Indy 500 siempre hay accidentes, y normalmente, más de uno, el más grande de este año, fue el que provocaron Graham Rahal y Sebastien Bourdais

Muchas cosas son las que diferencian las competiciones de Estados Unidos de las Europeas, no obstante, hay un factor, que en la IndyCar es natural, y que no se ve en prácticamente ninguna competición, y es la buena relación y el respeto que hay entre todos los pilotos; Muchos de ellos, son amigos fuera de la pista y hacen vida juntos, y es raro, muy raro, ver enfrentamientos o ataques entre dos pilotos una vez se han bajado del monoplaza.

Pero siempre hay excepciones, y cuando te juegas la vida a más de 350 km/h, el estado de estar caliente puede durar unos minutos y eso te puede hacer decir cosas de tu compañero, que aunque sean ciertas, no dirías en otras circunstancias. En este caso, Graham Rahal y Sebastién Bourdais fueron los implicados. Nada más ver la colisión, Rahal salió disparado de su coche para reprocharle la acción a Bourdais que no le había dado tiempo ni de desabrocharse el cinturón. El enfado del estadounidense, era notorio, y con razón.

Faltaban 21 vueltas para el final de la prueba cuando Rahal se disponía a adelantar al veterano francés, este, no fue avisado correctamente por su ‘spoter’ y no vio llegar al #15, por lo que cerró la puerta como si nadie estuviera con el y propició un choque entre ambos, que acabó con los dos en el muro, y además, llevándose por delante a Zach Veach y a Felix Rosenqvist que estaba firmando una gran carrera como ‘rookie’. Todo esto, además, provocó la única bandera roja de la prueba, y por suerte, nadie salió dañado.

Rahal y Bourdais | Fuente: IndyCar

Nada más salir del centro médico, ambos pilotos fueron entrevistado. En primer lugar, Rahal: “Yo estaba haciendo una vuelta rápida, y estaba haciendo de todo para reducir la distancia con el de delante. Cuando estuve suficientemente cerca, me tiré al interior, y poco a poco, ves como el me va estrangulando hacia el interior, luego me cierra del todo y en ese punto ya no hay nada que yo pueda hacer. Creo que Sebastien sabe lo que ha hecho, y por eso no me ha respondido demasiado. Pero es decepcionante”.

Para concluir, añadió (mostrando ese compañerismo que mencionábamos antes), que: “Respeto mucho a Sebastien, muchísimo. Pero por otro lado, no respeto ese movimiento que ha hecho. Como piloto, lo respeto de una manera tremenda. Pero a estas velocidades, esa es una manera de poder matar a alguien. No soy un gran ‘fan‘ de estrangular a la gente y ponerla en esa posición. No es necesario llegar a ese punto”

Por otro lado, Bourdais, también dio su punto de vista: “No creo que tuviera el coche tan dentro de la posición como el dice. Siempre es algo dinámico. El venía corriendo, y luego de algún modo se quedo encallado detrás mio un buen rato. Luego, en uno de los giros, giré para tomar la curva en la trazada e hicimos contactos antes de estar en paralelo. Eso fue lo que provocó todo esto, metió el coche antes de tiempo. Todo, en esa época de la carrera donde nadie quiere rendirse. Sucedió en mal momento

Aunque las declaraciones sean bastante contrapuestas entre ambos, lo más seguro, es que esta semana en Detroit, ambos se den la mano y miren hacía delante. Y aún más, en la siguiente carrera volverán a hablar como si nada ubiera pasado, porque por suerte, así es la Indy. En Fórmula 1, un accidente de este calado, hubiera traído cola durante varias carreras.