¿Qué está haciendo Ferrari con Carlos Sainz?

Sainz
Charles Leclerc y Carlos Sainz en el Gran Premio de Hungría 2023 | Fuente: Ferrari

Errores de estrategia, órdenes de equipo y un muro que le impide avanzar en la parrilla. Carlos Sainz ha tenido que lidiar con muchas situaciones desafortunadas en las últimas carreras que solo ponen de manifiesto una cosa: el trabajo en equipo del que Ferrari presume no es su punto fuerte.

Carlos Sainz llegó a Ferrari en 2021 siendo muy consciente de cómo funciona la escudería y del compañero que tenía al otro lado del garaje. Charles Leclerc es uno de los talentos más prometedores del automovilismo y aunque el coche no le ha acompañado en los últimos años, si se convirtió en el relevo de Sebastian Vettel fue por algo.

En los últimos meses, Fred Vasseur ha pregonado la filosofía de que no hay primer y segundo piloto, pero cualquier aficionado a la Fórmula 1 sabe que no es así. Leclerc es uno los más talentosos de la parrilla, de esos que tienen unas manos diferentes. Y si Ferrari puede ganar un Mundial a corto plazo —que en absoluto parece una opción factible— será con Leclerc.

Sin embargo, y lejos de caer en nacionalismos, lo que han hecho con Carlos Sainz en las últimas carreras ha sido descarado. Sin intención de caer en tópicos ni favoritismos, y siendo conscientes de que el madrileño tiene muchas debilidades, también es justo repasar lo ocurrido en las últimas carreras.

Una de las ‘jugarretas’ más destacables de la temporada ocurrió en el Gran Premio de Austria. El SF23 tenía ritmo y el podio en la carrera al sprint de ese fin de semana así lo demostró. Sin embargo, la del domingo fue otra historia. Sainz primero tuvo que acatar las órdenes de equipo cuando Ferrari le pidió que no adelantara a Leclerc pese a estar pegado a él.

Después, cuando se desplegó el Virtual Safety Car, la estrategia volvió a jugar en contra de Carlos. Ferrari hizo una doble parada bastante lenta en la que Sainz salió doblemente perjudicado. Ese día, terminó explotando contra la Scuderia y lanzando las primeras pullas.

“Haber aguantado detrás de Charles al principio, que se me comprometiese después con un pit stop detrás suyo, perdiendo posiciones que luego he tenido que remontar, también tuve sanción por límites de pista… La situación no es la que esperaba. Ves que estás jugando en equipo y luego te pasa eso…te quedas con una sensación muy amarga“, explicó.

“Habrá que analizar qué se habría podido hacer diferente”, dijo. Desde Maranello quisieron zanjar la polémica argumentando que el ritmo de Sainz no era mejor. Es cierto que el DRS favorece siempre al piloto que va detrás y que probablemente si le adelantaba, se invertirían las tornas. Sin embargo, una vez más no le dejaron demostrarlo.

Sainz
Charles Leclerc y Carlos Sainz en Hungría | Fuente: Ferrari

El análisis —si es que se hizo— no sirvió para mucho. Llegó Silverstone y las órdenes de equipo aparecieron en clasificación. Era la recta final de la Q1, Kevin Magnussen provocó una bandera roja y la sesión se detuvo. Cuando se volvió a poner en marcha, el asfalto había mejorado mucho, así que había mucha prisa por volver a salir a pista.

Fue justo ahí cuando Ferrari pidió a Sainz que dejara pasar a Leclerc para que comenzara antes la vuelta. “Es injusto lo que me estáis pidiendo que haga. Sacrificamos la temperatura de mis neumáticos. Además, yo voy cuarto y él tercero, yo tengo más riesgo”, argumentó Carlos por radio ante una respuesta bastante ‘vaga’ de Ferrari. “Recibido, lo sentimos”.

En pista, aunque Leclerc iba por delante, se formó el típico tren de tráfico y Sainz se vio obligado a adelantar a su compañero de equipo para no quedarse sin hacer un último intento. No obstante, la maniobra no convenció a un Leclerc acostumbrado a estar por delante. “Bien, Carlos, bien. Buen adelantamiento en la última curva“, dijo con ironía por radio.

Ferrari ha frenado muchas veces a Carlos y hay quien justifica que Leclerc clasificó por delante. Es cierto, ¿pero entonces qué debería ocurrir si el madrileño está por delante en pista? No es necesario imaginarlo, pues ha ocurrido este mismo domingo en Hungría.

Leclerc clasificó por delante y una buena salida de Sainz le volvió a poner justo detrás del alerón trasero que más ha visto esta temporada: el de su compañero de equipo. Una mala parada del monegasco le hizo perder la posición con Carlos, ahora era él quien estaba detrás. ¿Y cuál fue la estrategia de Ferrari? Que Leclerc le lanzara un ‘undercut’ a Sainz.

Evidentemente, salió bien y, de nuevo, el piloto número 1 de Ferrari —aunque se empeñen en negarlo— estaba por delante. Después, el monegasco recibió una sanción de cinco segundos por exceder la velocidad permitida en el Pit-Lane. Curiosamente, Sainz cruzó la línea de meta a 5.7 segundos de su compañero de equipo y en la octava posición. Siete décimas más rápido y hubiera escalado un puesto, pero no ocurrió. ¿Nos hemos perdido alguna conversación por radio?

En las entrevistas post-carrera, Sainz no quiso ser tan explícito como otras veces, pero dejó entrever que Ferrari quiso compensar la mala parada y la penalización de su compañero. “Charles ha tenido una parada complicada y luego está claro que el equipo ha decidido cambiar las posiciones de los coches, igual para compensar o no sé. Una pena. Lo que nos tiene que preocupar es el segundo y medio que nos metían los Mercedes al final de cada tanda larga”, afirmó el madrileño en DAZN F1, intentando desviar la polémica.

Y lo ocurrido hoy no solo pone de manifiesto lo que pasa cuando Sainz está delante, también que Ferrari no sabe jugar en equipo. Este domingo, la estrategia de sus dos pilotos era diferente. Sainz comenzó con neumáticos blandos para intentar remontar, recuperó todas las posiciones posibles en la salida y de nuevo se encontró con el ‘muro’ de todos los domingos. Tenía gomas más blandas, una estrategia diferente y aún así no pudo pasar.

Todo lo que ha ocurrido solo aviva los rumores relacionados con el futuro de Carlos. No está en una posición fácil y hay situaciones que tampoco debería aguantar, por mucho que cometa errores y que a veces le falte consistencia. Ahora bien, Ferrari es su única opción si en el futuro quiere ganar carreras e incluso estar en condiciones de luchar por un título —que le dejen ya es otra cosa—. Su nombre ha sonado para formar parte del proyecto de Audi hasta 2026, ¿pero debería continuar en la Scuderia las dos temporadas y media que quedan para eso? Solo él tiene la respuesta, pero la Fórmula 1 no se entiende sin el trabajo en equipo y no todos saben jugar.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1927 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.