La F1 busca cambiar el sistema de sanciones en parrilla

McLaren Honda y Fernando Alonso, equipo y piloto lastrados por las sanciones en parrilla | AFP

Desde el comienzo de la era híbrida, los motores de los monoplazas de F1 se han vuelto realmente complejos. Por ello, los problemas de fiabilidad se han incrementado respecto a la época de los V8. Además, el exceso de uso de componentes nuevos a lo largo de una temporada, ha costado muchos puestos en parrilla a varios equipos. Por ello, Liberty Media cambió la norma para este 2018, y busca hacer lo propio en 2019.

La introducción de los motores turbo-híbridos en 2014 fue, quizás, el mayor impacto en la F1 desde el reglamento aerodinámico del año 2009. Esta nueva era ha consistido en una etapa dominante de Mercedes, especialmente en los primeros tres años, con coches prácticamente perfectos. Pero por detrás, otras empresas motoristas luchaban contra viento y manera por desarrollar un motor que estaba siendo un obstáculo. Ferrari salió del pozo en 2015, tras una temporada 2014 lamentable. Renault sigue inmersa en un problema de desarrollo que les impide hacer un motor ganador. Y Honda, que se unió en 2015, provocó el hundimiento de McLaren y todavía sufren para encontrar ritmo.

Red Bull en su primer año de la era híbrida | Wikipedia

Pero el verdadero problema de estas dos últimas marcas no es otro que la fiabilidad. Red Bull sufrió numerosas averías en 2014, y Honda abandonaba casi en cada Gran Premio. Además, durante el año 2015, McLaren Honda tuvo un total de 330 puestos de sanción en parrilla con un récord de 70 puestos para Jenson Button en México.

Debido al número desorbitado de sanciones, la F1 introdujo una nueva norma: si se tienen más de 15 puestos de sanción en parrilla, se sale último. Si coincidían varios pilotos con esta circunstancia, el último en ser sancionado sería enviado al final de la parrilla. Esto último dio lugar a una curiosa anécdota en Rusia, donde Alonso clasificó 17º y tenía que salir en última posición 20º por sanciones, pero otros coches cayeron al final y pudo salir 16º. Un puesto por delante de donde le correspondía. Además, en la Q2 solo rodaron 10 pilotos por las sanciones del resto, por lo que no hubo ningún duelo para pasar a la Q3.

Ricciardo en el GP de Rusia de 2017 | Getty Images

A Liberty Media le salió mal la jugada y quedó un sistema bastante complejo de penalizaciones. Pero los fans han hablado, y en una encuesta a varios aficionados, uno de los temas que se comentó fue el tema de las penalizaciones en parrilla. Liberty, que está intentando acercar la F1 a los aficionados, ha ofrecido alternativas a los participantes de la encuesta. Desde “penalizar en los entrenamientos libres” hasta “penalización por puntos” son las opciones que se barajan en la F1. Unas penalizaciones que desde Liberty se han propuesto quitar en 2021.

Lo que está claro es que en Formula 1 hay un problema con la complejidad de los motores, que no atrae a nuevas marcas y provoca fallos de fiabilidad. Sí es cierto que para hacer una categoría sostenible, estas innovaciones eléctricas son necesarias, pero hasta cierto punto.