W Series, ¿igualdad real o marketing?

Fotomontaje: Ángela Merino

La W Series está creando mucha expectación en el mundo del automovilismo, pero a la vez muchas dudas. Quien mejor que las dos redactoras de este medio para debatir sobre esta nueva categoría. 

Por una lado, todo es maravilloso de cara a las oportunidades que se dan a las mujeres, pero por otro lado, el secretismo que esconde en sus sistemas de selección que ha habido estos días atrás levantan muchas sospechas entre las pilotos, también el invertir dinero en una nueva categoría que podía ser invertido a llevar a las mujeres a la categoría reina del automovilismo, la Fórmula Uno.

La W Series no sirve para conseguir una igualdad – Laura Gómez

La W Series afirma en su página web que la categoría se basa en “la firma creencia de que las mujeres pueden competir por igual que los hombres en el deporte del motor. Sin embargo, una serie exclusivamente femenina es esencial para poder forzar una mayor participación femenina”. Esta categoría contará con entre 18 y 20 participantes en la que será su primera temporada.

Con la creación de la W Series no se promueve una igualdad entre hombres y mujeres en el automovilismo, ni siquiera una mayor participación femenina como afirman sus creadores. Para comenzar, éstos son David Coulthard, Adrian Newey, Dave Ryan y Matt Bishop. Esto significa que ni una sola mujer está al frente de las W Series. Además, las pilotos que han participado en el proceso de selección son mujeres que ya competían en otras categorías y lo hacían también contra hombres.

Lo único que aporta esta competición es que se da cierta visibilidad a esas mujeres por el hecho de enfrentarse sólo entre ellas. No debería ser una novedad ver a mujeres piloto correr, igual que no lo es ver a los hombres. Ningún equipo de una gran competición, y mucho menos de la Fórmula 1, va a fichar a una mujer por el hecho de que haya ganado a otras en la W Series.

Los equipos tienen que ver a esas pilotos compitiendo con otras y otros para elegir a alguien que demuestre su talento ante cualquier rival y circunstancia. Por poner un ejemplo, un piloto gana la Fórmula 2 y una piloto la W Series. ¿A quién ficharía una escudería de Fórmula 1? Al que ha ganado la Fórmula 2. En caso de que una mujer hubiese ganado ambas categorías ocurriría lo mismo. La seleccionada sería la ganadora de la antesala de la Fórmula 1.

Por lo tanto, la W Series no sirve para conseguir una igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el automovilismo y tampoco como trampolín hacia, al menos, las más grandes categorías. El proyecto que realmente funcionaría tendría que comenzar desde el karting, donde habría que promover la participación de toda aquella que quiera ser piloto. Además, los patrocinadores también tendrían que apoyar a las mujeres que tengan talento para competir, igual que lo hacen con los hombres. Una vez logrado que más niñas se interesen y participen en el deporte, más pilotos mujeres llegarían a categorías más altas y, por lo tanto, más posibilidades habría de que llegasen a la Fórmula 1.

Día de selección en Austria | Fuente: @WSeriesRacing

La igualdad debería existir en todos los niveles – Ángela Merino

¿Es necesario separar ambos sexos para que las mujeres puedan ganar? Las W Series se plantean como una competición para fomentar la participación femenina en el automovilismo, un mundo que tradicionalmente ha sido de hombres. Sin embargo, ¿crear un campeonato en el que solo puedan competir mujeres es la mejor forma de facilitar su inclusión?

En primer lugar, son los hombres los que vuelven a tener el control, incluso cuando son ellas las que compiten, ya que Adrian Newey, David Coulthard, Dave Ryan y Matt Bishop han sido creadores. Por tanto, si realmente apuestan por la igualdad, esta debería existir en todos los niveles, comenzando por la dirección. En segundo lugar, es necesario fomentar la participación de las mujeres en los deportes de motor desde edades tempranas, comenzando por el karting y pasando por acercarlas a la competición para que les suscite interés, evitando hacer distinciones, ya que dentro de un monoplaza tan solo importa el talento.

Es cierto que es una buena oportunidad para aumentar la visibilidad de las mujeres piloto y para apoyarlas en su carrera deportiva, aunque poniendo de manifiesto su imposibilidad de competir de tú a tú con hombres, situándolas a un nivel inferior al tener que hacer diferenciaciones. Una de las posibles soluciones sería invertir el dinero que cuesta crear las W Series en apoyar a las mujeres que luchan por hacerse un hueco donde solo hay barreras.

Son muchas categorías donde las mujeres compiten contra los hombres, y aunque siendo minoría han demostrado que son capaces de luchar contra ellos e incluso ganarles. Por este motivo, es necesario que los equipos apuesten por el talento femenino, que haya mujeres al lado de los hombres en las parrillas cada fin de semana, que deje de ser todo un logro que una mujer consiga hacerse un hueco en la Fórmula 1 y pase a ser algo habitual, porque en ese momento habrán conseguido la ansiada igualdad de género que buscan implantar en el automovilismo.

Conduciendo bajo la lluvia en Melk | Fuente: @WSeriesRacing