La batalla de estrategias en el GP de Sochi

Hamilton y Bottas tras lograr el doblete en el GP de Rusia | Fuente: Página oficial de Fórmula 1

El GP de Rusia terminó con una gran victoria de Hamilton, seguido de su compañero de equipo, Valtteri Bottas. Solo el Ferrari de Charles Leclerc pudo acercarse a la dupla de Mercedes. Este resultado es en gran medida provocado por la estrategia a dos paradas de Mercedes, que aprovechó además la salida de un Safety Car para cambiar sus neumáticos.

Mercedes, el gran beneficiado por el Safety Car

Los Mercedes comenzaron la carrera con neumáticos medios, los únicos del Top10. Su estrategia probablemente no fuese a cambiar independientemente de si hubiera salido o no el Safety Car. Aguantar con los neumáticos medios gran parte de la carrera y apretar en las últimas vueltas con los blandos tras una única parada. Sin embargo, la suerte estuvo de su lado. Vettel sufriría un problema en la unidad de potencia y se vería obligado a dejar su monoplaza en una escapatoria en la vuelta 27. Esto provocaría el despliegue de un Virtual Safety Car.

Mercedes utilizaría el VSC provocado por el Ferrari de Vettel para cambiar sus neumáticos de forma simultanea en la siguiente vuelta. Así, Hamilton y Bottas entraron en boxes en la vuelta 28 y cambiaron sus neumáticos medios por unos blandos, que aguantarían el resto de la carrera. De esta manera, confirmarían su doblete.

https://twitter.com/F1/status/1178366657171005447

Ferrari, un accidente que destrozó toda su estrategia

La estrategia de los italianos empezó con buen pie. El equipo ordenó a Leclerc que dejará aprovechar su rebufo a Vettel al comienzo de la carrera para que este adelantase a Hamilton y ganase la segunda posición. Sin embargo, el alemán lo aprovechó para adelantar también a su compañero y ponerse en cabeza. Después de esto, las ordenes de equipo fueron que Vettel dejase pasar a Leclerc para que recuperase posición, pero el alemán se negó. Esto creó algo de crispación entre los dos pilotos.

Con la negativa de Vettel a dejar pasar a Leclerc, Ferrari confeccionó una estrategia para que este ganase su posición. El monegasco entraría en boxes en la vuelta 22 para cambiar sus neumáticos blandos por unos medios con los que terminar la carrera y luego entraría Vettel en la vuelta 26 para hacer el mismo cambio. Sin embargo, sería en la vuelta siguiente en la que el alemán tendría que abandonar la carrera.

Leclerc seguía en cabeza tras el abandono de su compañero, pero el Safety Car acercó a los Mercedes. Con ruedas nuevas, Hamilton logró adelantarle. El monegasco no conseguía recortar distancias con el Mercedes, así que Ferrari optó por cambiar de nuevo sus neumáticos aprovechando la salida de un nuevo Safety Car por el accidente de Russell en la siguiente vuelta. Durante su nueva parada en boxes, Bottas también le ganó la posición. La arriesgada estrategia de Ferrari consistía en que Leclerc intentase adelantar a los Mercedes con unos neumáticos blandos ya rodados.

Pese a tener varias ocasiones en las que pudo adelantar a Bottas, Leclerc no consiguió pasar de la tercera posición. Aunque entró en línea de meta bastante cerca de los Mercedes.

Red Bull, una remontada épica

Los dos Red Bull salían desde muy abajo debido a sanciones. Verstappen saldría 9º tras su sanción de cinco puestos por cambiar el motor de combustión interna (ICE) de su monoplaza. Por su parte, Albon empezaría la carrera desde pitlane tras cambiar varias piezas de su coche tras un accidente en la quali.

Los Red Bull no tenían grandes esperanzas para este gran premio, pero su estrategia a una parada y los numerosos Safety Car salvaron su carrera. Los coches de seguridad provocaron que se pudiesen acercar al resto de escuderías y que ambos pudiesen realizar su única parada sin perder demasiado tiempo. Esto provocó que ambos pilotos pudieran remontar posiciones hasta quedar a las puertas del podio. Verstappen 4º y Albon 5º. Un resultado similar al que obtuvieron la pasada temporada en Rusia, pero que deja mejor sabor de boca.

Análisis del uso de los neumáticos en el GP de Sochi | Fuente: Pirelli

Análisis de Mario Isola, Jefe de F1

“Las tácticas fueron un elemento importante para la carrera, con estrategias opuestas seleccionadas por Mercedes y Ferrari que resultaron en un final emocionante, mientras Charles Leclerc intentaba superar a sus rivales. Los neumáticos medios seleccionados por Mercedes les dieron una ventaja en términos de flexibilidad, pero lo que quizás fue más sorprendente fue la vida de los blandos. Esto funcionó mejor en las condiciones más cálidas de hoy, siendo menos susceptible al grano a temperaturas más altas. Los dos períodos de autos de seguridad fueron un factor clave en el Gran Premio, minimizando el desgaste y la degradación durante las fases importantes de la carrera, y proporcionando oportunidades para hacer paradas en boxes en el momento adecuado para minimizar la pérdida de tiempo. Llegamos a Rusia con una elección de neumáticos más difícil que el año pasado: esto permitió a los conductores esforzarse mucho desde el principio hasta el final de cada período, en lugar de controlar su ritmo”.