Pérez aguanta a Leclerc para ganar una carrera caótica en Singapur

Sergio Pérez en Singapur | Fuente: Getty Images

Sergio Pérez ha ganado el Gran Premio de Singapur tras aguantar durante buena parte de la carrera a Charles Leclerc, aunque hay una investigación pendiente por infringir el procedimiento de coche de seguridad. Carlos Sainz ha completado el podio tras una carrera bastante prudente. Fernando Alonso ha tenido que abandonar por problemas en el motor en su Gran Premio número 350 en Fórmula 1.

El Gran Premio de Singapur ha comenzado con un retraso considerable con respecto a lo previsto. La lluvia torrencial que ha caído sobre el circuito de Marina Bay unas horas antes del inicio ha obligado a la FIA a retrasar la salida a las 15:05 —hora española—. Lo cierto es que durante esa hora y cinco minutos no ha llovido, aunque la pista sí estaba mojada. Como consecuencia, no ha hecho falta el neumático de lluvia extrema, sino que todos han optado por los intermedios.

Leclerc ha defendido la Pole, por novena vez esta temporada, aunque Pérez le ha ganado la partida en los primeros metros. Lewis Hamilton, por fuera en la primera curva, ha perdido una posición con Sainz. El que no ha hecho su mejor salida de la temporada ha sido Alonso, quien ha perdido posición con Lando Norris y con Pierre Gasly, aunque no ha tardado en quitarse al francés de encima. Max Verstappen ha sido el que más plazas ha perdido, cuatro en total, y ha caído a la decimosegunda.

La FIA anunció que no era necesario investigar algunas de las acciones de las primeras curvas, por lo que todo seguía igual. Kevin Magnussen vio la bandera negra y naranja por ir con el endplate roto, mientras que Verstappen avisaba de ello por la radio. Precisamente el neerlandés, ya en zona de puntos, estaba atrapado detrás de Sebastian Vettel.

Los incidentes no han tardado en aparecer. Nicholas Latifi ha cerrado a Guanyu Zhou, que evidentemente se ha ido contra el muro. El piloto chino ha aparcado su monoplaza en una escapatoria, mientras que el de Williams seguía con un pinchazo y algunos daños en la parte trasera del coche, por lo que los de Grove se vieron obligados a retirar el coche.

Aunque Dirección de Carrera en un primer momento sacó una bandera amarilla, optaron por el coche de seguridad unos instantes después. Todos se agruparon durante varias vueltas y ‘Checo’ era el encargado de establecer el ritmo. Mantuvo a raya a Leclerc y el resto de la parrilla hizo lo propio con los pilotos que tenían por detrás. Eso sí, Verstappen pudo quitarse a Vettel después de diez giros pegado a su alerón trasero. La siguiente parada era Gasly, quien le puso las cosas mucho más fáciles.

Max alcanzó a Alonso en apenas una vuelta, aunque ganarle la posición iba a ser una tarea mucho más difícil. Fernando se defendía, tanto que incluso perdía terreno con Norris por delante. Al frente de la carrera, Leclerc era el único que le seguía el ritmo a Pérez, mientras a Sainz le pedían por radio que pasara por los charcos para enfriar sus neumáticos. «Cada vez que subo de marcha tengo un retraso», decía Max por radio mientras perseguía a Alonso.

Primer valiente con slicks y comienzan los incidentes

El asturiano preguntaba por radio si había alguna línea seca, mientras Mercedes amagaba con montar slicks para Russell. No obstante, todas las opciones de Fernando se desvanecían cuando en la vuelta 21 su motor dijo ‘basta’ y se vio obligado a aparcar su monoplaza en una escapatoria. Dirección de Carrera desplegó el Virtual Safety Car para retirar el Alpine, mientras que Russell se la jugó con el neumático medio. En la salida de boxes ya estuvo a punto de perder el coche, lo que indicaba que era la mejor alternativa, a pesar de que Verstappen le llamaba «valiente» por radio.

El exceso de confianza le jugó una mala pasada a Albon, quien se fue contra las protecciones de la Curva 8. Rompió el alerón delantero, pero pudo sacar el coche de ahí y llegar a boxes. No obstante, tenía daños y Williams tuvo que retirar el único coche que le quedaba en carrera. Salió el Virtual Safety Car y había movimiento en boxes, pero nadie más se atrevía a poner los neumáticos de seco.

Quien también se quedó sin coches en pista fue Alpine. Justo cuando ondeó la bandera verde, Esteban Ocon tuvo que aparcar su coche en la Curva 13 con algún problema mecánico. Salía mucho humo de la parte trasera de su monoplaza e incluso soltó algo de aceite. Unas vueltas más bajo el VSC y la carrera se volvió a poner en marcha. El ritmo frenético continuó cuando Hamilton se fue solo contra las protecciones. Pudo reincorporarse justo entre Norris y Verstappen, aunque en esa misma vuelta tuvo que entrar en boxes.

Ferrari se la jugó con Leclerc, quien montó neumáticos slicks, mientras que Pérez seguía en pista. Una vuelta más tarde, Red Bull paró al mexicano, Ferrari hizo lo propio con Sainz, mientras que a Verstappen le decían por radio que hiciera «lo opuesto a Norris». Lando se quedó en pista y, por ende, Max entró. Justo una vuelta después, Yuki Tsunoda impactó de lleno contra las protecciones de la Curva 10, por lo que se desplegó el segundo coche de seguridad de la carrera. Los únicos que todavía no habían hecho el cambio a slicks eran los McLaren, los que a priori serían los principales favorecidos de ese safety car.

Lando se mantuvo cuarto, por detrás de Sainz y por delante de Verstappen, mientras que Daniel era sexto. Justo lo contrario le ocurrió a los Mercedes, pues Hamilton había caído a la novena plaza, mientras que Russell, que volvió a pasar por boxes para montar otro juego de medios, rodaba último. Avisaban a Leclerc por radio de que tenían que reparar las barreras, por lo que el periodo de coche de seguridad sería algo más largo de lo habitual. De nuevo, Pérez mandaba y ahora la carrera entraba en una fase completamente diferente. Dirección de Carrera dejó de contar las vueltas y pasó a poner el tiempo restante para el final de la carrera, con 35 minutos para el final.

En la relanzada, Verstappen estuvo muy cerca de quedarse fuera de la carrera. Le tiró el coche a Norris en la Curva 7 de una manera muy agresiva y terminó yéndose largo hacia la escapatoria, aunque con un plano en el neumático. Tuvo que volver a entrar a boxes y cayó a la última posición. Mientras tanto, la acción en pista seguía. Russell tocó a Mick Schumacher en una arriesgada maniobra, por lo que tuvo que entrar a boxes con un pinchazo y el alemán hizo lo propio.

‘Checo’ reportaba por radio problemas con la entrega de potencia del motor, lo que le hacía derrapar en algunos puntos del circuito. Todo se ponía de cara para Leclerc, pues la FIA activó el uso del DRS a falta de 27 minutos para el final, aunque tenía mucho sobreviraje en algunos puntos de la pista. Al otro lado del garaje, la situación era mucho más complicada para Sainz, ya que estaba rodando lento y Norris se le echaba encima.

Charles empezó a perder terreno con el Red Bull de ‘Checo’. Dirección de Carrera anunció una investigación por infringir el procedimiento de coche de seguridad, es decir, por abrir un hueco superior a diez coches cuando el safety car todavía no había apagado las luces. Informaban a Leclerc para que se mantuviese a cinco segundos de su rival, mientras que a Pérez le pedían que «desapareciera». Finalmente, la diferencia entre ambos ha sido de 7,5 segundos. Sainz ha completado el podio, mientras que por detrás han terminado Norris, Ricciardo, Stroll, Verstappen, Vettel, Hamilton y Gasly.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1784 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.