Una cámara de televisión provocó el abandono del United Autosports #23 en Sebring

El United Autosports #23 durante las 1000 Millas de Sebring | Fuente: unitedautosports.com

United Autosports vivió una de cal y otra de arena en las 1000 Millas de Sebring. Oliver Jarvis consiguió la pole, mientras que dominó la primera parte de la carrera. Fue una cámara de televisión suelta la que provocó el abandono del #23.

El equipo estadounidense estaba convencido de que podía ganar esta carrera. En el Prólogo fueron fuertes, también en los entrenamientos y, por último, clasificación y carrera. Alcanzando la tercera hora, una cámara de televisión se soltó y activó el interruptor de encendido que se sitúa en el coche.

Richard Dean, el máximo responsable del equipo, contó como se fraguó el abandono. “Josh dijo por radio: ‘la cámara del coche se soltó’. Luego, en el siguiente giro, por algún tipo de milagro, golpeó el interior del interruptor de encendido y lo empujó hacia afuera”. En definitiva, un interruptor que está en el exterior del coche, pero que si hay un golpe fuerte dentro del habitáculo también se puede activar por accidente, como ha sido el caso.

Los equipos están obligados a usar la cámara en el habitáculo si la organización lo pide. Dean espera que sus chicos se aseguren de la instalación, que hace la propia organización. “Vamos a evitar que vuelva a suceder, si no estamos contentos con la instalación, tenemos que levantar la mano y decir. Tenemos que verificar dos veces el trabajo de otra persona, que no trabaja para nuestro equipo”, comentaba enfadado, según publica SportsCar365.com.

Igualmente, Dean no quiere echar toda la culpa a la persona que instaló esa cámara. “En última instancia, tenemos que asumir cierta responsabilidad para asegurarnos de que estamos absolutamente aprobados en algo que va en nuestro automóvil”.

United Autosports podría haberse llevado la primera victoria de la temporada de no ser por este problema, cree el jefe de equipo. “En ese punto, todavía pueden pasar muchas cosas, pero es decepcionante porque creo que ambos coches no tuvieron una carrera limpia, pero ciertamente el ritmo para haber ganado esto y probablemente el ritmo para haber terminado primero y segundo, con todo respeto a JOTA”.

Josh Pierson, quien estaba a los mandos del #23 cuando sucedió este problema, dijo: “Es realmente difícil expresar con palabras lo que se siente cuando no es culpa tuya o del equipo. Lo que es aún peor es que algo fuera de nuestro control terminó devolviendo el auto al garaje”.

Acerca de Jaime Chico 7010 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.