Los ‘rookie’ de la Fórmula 2 2018

George Russell. Fuente: Fórmula 2.com

En esta temporada 2018, la siempre competitiva Fórmula 2, contó con la participación de varios debutantes que tras acabar la temporada, presentan unas condiciones de futuro muy prometedoras.

En una temporada que ha dejado a George Russell como campeón de la edición 2018 de la Fórmula 2, no solo hay que remarcar la temporada del merecido campeón, sino que también hay que destacar otros talentos que han brillado con luz propia, pese a no haber ganado el mundial, o más de una prueba. Paralelamente, también hay debutantes que pese a llegar con el cartel de «estrella», no han cuajado una buena temporada.

En primer lugar, encontramos al ya mencionado vencedor de esta edición, el joven piloto de Mercedes, George Russell, que como se diría en el Paddock, se ha marcado «Un Leclerc», quizá no de manera tan exagerada, pero si en cuanto a escala. Debutó en la GP3, y se llevó el mundial en su primer año; Debutó este año en Fórmula 2, y también se ha llevado el título, y ahora, ya tiene su asiento de Fórmula 1 en Williams, confirmado para la temporada 2019. Sin duda, estamos ante uno de los talentosos campeones de futuro.

Por detrás, no podemos olvidar a Lando Norris. El británico, con cuna en McLaren, empezó la temporada como acabó la anterior en la Fórmula 3, ganando por todo lo alto, dando miedo al resto de la parrilla, con su Carlin. Se llevó la primera carrera, en la segunda, Artem Markelov lo puso en su sitio, y desde entonces, de alguna manera se apagó. Sus actuaciones se tornaron pasivas y con incidentes en pista, la definición en España, sería: ‘Pasado de vueltas’. Ha ganado más carreras, y ha subido numerosas veces al podio, pero nunca fue rival para Russell, en pista, prácticamente, tampoco para Alex Albon o para el mismo Markelov. Pero la cuna manda, y McLaren ha decidido apostar en Lando la confianza de que salga un nuevo Lewis Hamilton (si es posible), a partir de 2019.

En el siguiente lugar, encontramos a Max Günther, el piloto alemán de Arden. Pese a solo haber ganado una vez esta temporada (con un coche inferior, y de media tabla) el alemán se ha mostrado, en su sitio, muy convincente en su pilotaje. Agresivo en el momento oportuno, regular en los tiempos, y como no, rápido, muy rápido. Todo esto, en un solo año, le ha bastado para firmar con Dragon Racing de la Fórmula E, donde competirá en 2019, junto a ‘Pechito’ López.

Salida del GP de Monza. Fuente: Fórmula 2. com

Por otro lado, y ya entrando en materia de pilotos con más problemas, nos damos cita con Jack Aitken. El británico de origen coreano que subió de la mano con Russell, a ART, empezó muy bien la temporada, tal y como había mostrado en categorías inferiores, pero tras su primera, única, y aplastante, victoria en Barcelona, se vino abajo. Empezó a acumular malos viernes en clasificación, sumados de diversos ‘0’ en carrera, que acabaron con su genial estado de forma. Según ha demostrado el mismo, el talento esta ahí, y Renault sigue confiando en el, es la perla de su academia por el momento, junto con otros pilotos. Su futuro próximo no esta confirmado, pero todo parece indicar que (de igual manera que Albon) repetirá un año más en Fórmula 2, para ver si es capaz de hacer suya la categoría.

Los japoneses, una decepción. Tanto Tadasuke Makino, como Nirei Fukuzumi, han sido una enorme decepción, ambos han sido aplastados por sus respectivos compañeros de equipo, y nunca han demostrado el porque de su participación en la categoria. Fukuzumi pintaba bien en GP3, pero aquí nunca vimos a ese piloto de hace dos años, a pesar de estar apoyado por Red Bull. En el caso de Makino, el apoyo de Honda tampoco le ha servido, ganó prácticamente de casualidad en Monza, y excepto en esa ocasión, nunca más se supo de el, compartiendo el mismo coche que el, Markelov ha hecho maravillas con el Russian Time, y aunque en menor parecer, lo mismo podemos decir de Günther con el Arden, en detrimento de Fukuzumi. Ambos podrían y deberían repetir Fórmula 2 el próximo curso, y coger el pulso a la categoría.

El último ‘rookie’ por nombrar es Arjun Maini, que nunca disfrutó de una temporada cómoda, en su mayor medida por sus problemas con el monoplaza, y con su ya ex-compañero Santino Ferrucci, quien fue despedido del equipo por mala conducta.  Pese que había confianza depositada en el, tampoco ha demostrado nada de lo que se vió en GP3, excepto destellos muy puntuales en el inicio de alguna prueba. Dorian Boccolacci, Niko Kari, y Alessio Lorandi, han debutado superada la mitad de temporada, porque Roberto Merhi, Ralph Boschung, y Ferrucci, fueron respectivamente relegados de sus asientos. Los tres subieron de la GP3, categoría donde empezaron el 2018, lo más probable es que los tres firmen el 2019 completo en la Fórmula 2, para seguir creciendo, el que posee más futuro de los tres, probablemente sea Niko Kari.