La FIA pone fin al modo fiesta

Lewis Hamilton durante la clasificación del último Gran Premio de Abu Dhabi. Foto: Getty Images.

El modo fiesta ha sido uno de los temas que más controversia han generado esta temporada, sobre todo en las clasificaciones de los Grandes Premios. Este modo fiesta dio mucho que hablar con Mercedes y Lewis Hamilton en la primera prueba de la temporada en el Gran Premio de Australia ya que este sacó más de ocho décimas a los Ferrari de Kimi Raikkonen y Sebastian Vettel (segundo y tercero respectivamente) en la clasificación.

A pesar de que el año pasado no hubo ninguna sanción al respecto, la FIA ha sospechado durante los últimos años que Mercedes y Ferrari eran capaces de quemar aceite para maximizar el rendimiento de su coche a una vuelta. Se le llamaba modo fiesta (nombre inventado por Lewis Hamilton), un mapa de motor que entregaba toda la potencia durante un corto periodo de tiempo, quizás la Q2 y la Q3. Y en el caso de Maranello, aunque era menos evidente, también se les vigiló con lupa cuando se fijó un límite de consumo de 0,6 litros por cada 100 kilómetros y se regularon los aditivos que pueden incorporarse.

A los especialistas en aceite de Ferrari les gustó entonces la aclaración de la norma. Jochen Leach, jefe de Shell Motorsport ha hablado también sobre este tema: “Es simplemente un movimiento para acercarse, más o menos, al lubricante que se emplea en la carretera, de forma más realista”.

Además, en esta temporada los comisarios serán mucho más estrictos. Ya que será obligatorio que el tanque auxiliar de aceite, que se utiliza para reponer el lubricante cuando éste se consume, esté vacío durante las sesiones de clasificación. Así figura en el artículo 33.4 del reglamento deportivo de la F1 en 2019 y es una de las novedades subrayadas.

La FIA ha explicado esta norma en su reglamento técnico: “La función del aceite del motor es lubricar partes móviles, mejorar la eficiencia general del motor reduciendo la fricción, limpiando, impidiendo la corrosión y enfriando el motor expulsando el calor de las partes móviles. El lubricante no debe tener propiedades de combustible ni avivar la combustión”.