Newgarden gana en St. Petersburg, pero Dixon se lleva el título; VeeKay, rookie del año

Scott Dixon | Fuente: Chip Ganassi

Josef Newgarden se ha llevado la victoria en el Gran Premio de St. Petersburg, pero no ha sido suficiente para llevarse el título, pues Dixon ha cruzado la línea de meta en la tercera posición. De esta manera, el de Chip Ganassi logra su sexto campeonato. Rinus VeeKay se ha coronado como el rookie del año. Palou ha hecho una gran carrera, a pesar de que su resultado -13º- no lo refleje.

Power consiguió la pole en el día de ayer, mientras que los candidatos al título, Newgarden y Dixon, salían 8º y 11º, respectivamente. En la salida, Power ha conservado la primera posición, Rossi le seguía y Herta aguantaba tercero. Por detrás, los contendientes al título se mantenían en sus posiciones de salida. Sin embargo, cada uno ha apostado por una estrategia. Newgarden ha salido con los neumáticos negros -duros-, mientras que Dixon ha arrancado con los rojos -blandos-.

En la vuelta 5, Power parecía que tenía algún problema y caía a la cuarta plaza. Rossi asumía el liderato de la prueba y con aire limpio no tardaba en sacarle dos segundos a Herta. Por detrás, McLaughlin, el cuarto piloto de Penske para 2021 y que ya ha debutado este fin de semana, ha sido el primero en entrar a boxes para montar el neumático blando. La estrategia parece que ha sido acertada, pues con el cambio de neumáticos rodaba en los tiempos de la cabeza, aunque en la 23ª posición. De los pilotos de la parte de arriba, Bourdais ha sido el primero en parar para montar también la goma blanda, por lo que Newgarden y Dixon han ganado una posición.

Mientras tanto, la ventaja de Rossi dejaba de ser tan amplia con respecto a Herta. El #88 apretaba y se colocaba a menos de un segundo de su compañero de equipo, mientras ambos doblaban a Chilton. Sin embargo, todo indica que Herta cometió un pequeño error, puesto que la distancia aumentó a 2,3 segundos. Newgarden fue el primero en entrar a boxes, lo hizo en la vuelta 29; una vuelta después lo hizo Dixon. Newgarden montó el blando, mientras que el de Chip Ganassi puso el duro. Todo se quedó igual, con un coche de diferencia entre ambos.

El que tuvo que entrar de nuevo a boxes fue Rosenqvist por un toque con Ferrucci. El de Chip Ganassi intentó ganarle la posición, pero se tocaron y Rosenqvist pinchó su neumático trasero derecho con el alerón delantero de Ferrucci. Los que también se tocaron ligeramente fueron Power y Newgarden; el piloto australiano fue demasiado agresivo cuando su compañero de equipo le intentó ganar la posición, a pesar de que Power confesó que estaría dispuesto a renunciar a su victoria para que Newgarden ganara el título.

Sin embargo, Power no duró mucho más en pista. En la vuelta 37 perdió el control de su coche, tocó el muro con la parte trasera y luego con la delantera. Con daños en su coche se vio obligado a aparcarlo en una escapatoria, visiblemente enfadado consigo mismo. Como consecuencia salió una bandera amarilla, pero no tardó en desplegarse el coche de seguridad. Esta situación la aprovecharon algunos pilotos como Palou, McLaughlin o Daly para entrar a boxes.

En la vuelta 40 se relanzó la prueba, pero apenas una vuelta después volvió a salir la bandera amarilla y Ferrucci se quedó fuera de la carrera. En la relanzada trazó una curva por la parte sucia y terminó impactando contra el muro. Justo antes de la bandera amarilla, Newgarden había adelantado a VeeKay para escalar a la cuarta plaza. Mientras tanto, Dixon seguía noveno. Durante este segundo periodo de coche de seguridad, Daly estaba calentando sus ruedas cuando impactó contra el muro, en el mismo lugar que Power unas vueltas atrás. La carrera se relanzó en la vuelta 47, pero volvió a salir un tercer coche de seguridad por un incidente en la relanzada.

McLaughlin era uno de los pilotos que cerraba el grupo y ha perdido el control del coche, VeeKay se lo ha encontrado cruzado y no ha podido hacer nada para esquivarle. Por tanto, ambos quedaban fuera de carrera. La grúa retiraba ambos coches, pero la idea era que VeeKay pudiera volver a boxes e intentar reengancharse a la carrera, ya que parecía que solo tenía daños en su alerón delantero. Finalmente, el rookie del año pudo volver a la prueba.

En la vuelta 53 se ha podido relanzar la carrera, sin ningún incidente más. Al salir la bandera verde, Rosenqvist ha estado a punto de desdoblarse de Rossi, el líder, y han estado cerca de tocarse. Por detrás, Dixon ha ganado dos posiciones y ha subido a la sexta plaza, aunque ha estado a punto de verse involucrado en un incidente. Harvey tenía problemas y ha arrinconado a Askew contra el muro. El de McLaren lo ha podido salvar, pero, de haberse tocado, Dixon estaba justo por detrás de ellos. Andretti también ha hecho una gran relanzada, ha adelantado a Askew y a Harvey para ponerse octavo.

Herta cometió un error y se fue largo, por lo que cayó a la cuarta posición; Hinchcliffe escaló a la segunda y Newgarden, a la tercera. El de Penske entraba justo después a boxes y montaba la goma dura, una estrategia arriesgada con la que intentaría luchar hasta el final por el campeonato. Dixon, que estaba calcando la estrategia de Newgarden, también paró para montar el duro hasta el final.

En la vuelta 70, Rossi ha perdido el control de la parte trasera de su coche en el mismo lugar en el que Power y Daly habían cometido un error antes, la Curva 3. Ha controlado su monoplaza para no impactar con la parte trasera y ha estado a punto de corregir su error, pero ha impactado de frente con el otro lado del muro. Se ha quedado cruzado en mitad de la pista y ha salido un nuevo coche de seguridad. Esta situación favorecía a Palou, que rodaba séptimo y podía aguantar sin parar si salía una bandera amarilla.

Rahal, Hunter-Reay, Askew y Ericsson aprovechaba el coche de seguridad para entrar a boxes, mientras que Palou se mantenía en pista. Los neumáticos blandos del español tenían un rodaje de 22 vueltas y el consumo de combustible se veía reducido con la aparición del coche de seguridad. Así, el de Dale Coyne intentaría llegar hasta el final, pues rodaba tercero antes de que se relanzara la carrera, con Newgarden por detrás de él.

La relanzada ha sido emocionante por la parte de delante: Herta tiraba, Hinchcliffe bloqueaba y Palou buscaba un hueco para atacarle, a la par que se defendía de Newgarden. Estaba siendo una carrera de muchos errores y fue en la resalida cuando Andretti ha impactado contra las protecciones, a pesar de estar haciendo una buena carrera. Salía un nuevo coche de seguridad y esto beneficiaba a Palou; esta situación le permitía llegar hasta el final sin hacer una nueva parada.

El que estuvo a punto de provocar otro accidente fue Hinchcliffe. Ha cometido un error y ha perdido el control de su monoplaza en la última curva, ha trompeado y se ha ido a la hierba. Sin embargo, no esperó a que pasaran todos y se reincorporó de manera peligrosa, llegando a tocar a Harvey. Es muy probable que termine recibiendo una sanción. Y si la carrera estaba siendo loca, a falta de 22 vueltas para el final y con el Safety Car en pista, comenzaba a llover sobre St. Petersburg. Esta situación dejaba a Herta como líder de la carrera, a Palou segundo y a Newgarden tercero; todo seguía de cara para Dixon, que era quinto.

Palou ha salido fuerte en la relanzada y se ha llegado a poner líder de la prueba al superar a Herta. Sin embargo, Newgarden venía fuerte y ha pasado a los dos de una tajada para ponerse al frente de la carrera. Herta recuperaba la segunda plaza, mientras que Dixon y O’Ward han relegado a Palou a la quinta posición. Dixon ha tenido suerte, pues podría haberse tocado con tres coches y ha salido airoso.

La carrera estaba demostrando que después de una bandera amarilla podía llegar otra, y así fue. Askew, que se marcha de Arrow McLaren, ha puesto fin a su andadura en el equipo de la peor forma posible. Takuma Sato ha tocado el piano, se ha ido largo y esto ha obligado a Askew a irse contra el muro. De nuevo, coche de seguridad en pista. Sin embargo, este Safety Car ha sido anecdótico cuanto menos: los coches rodaban bajo el coche de seguridad, pero sin el coche sobre la pista. Según la NBC, este se habría quedado sin gasolina.

En una nueva resalida, Newgarden tiraba y O’Ward ha hecho un gran adelantamiento sobre Herta, al tiempo que iba a por Newgarden. Herta se ha ido largo y ha evitado las protecciones, aunque ha caído a la 13ª posición. Dixon, que ha escalado a la tercera plaza, se ha mantenido al margen de las luchas de la cabeza para no meterse en problemas. Palou ha perdido una plaza con Bourdais y pasó a ser quinto. Sin embargo, el español tuvo mala suerte y tuvo que realizar un ‘splash and dash‘, es decir, una parada rápida para reportar, a falta de cinco vueltas del final.

Finalmente, Newgarden se ha llevado la victoria, pero no ha sido suficiente para llevarse el título. El neozelandés necesitaba ganar y Dixon tenía que ser noveno o peor; el de Chip Ganassi ha finalizado tercero. O’Ward también ha hecho una gran carrera y finaliza segundo, el reflejo de una gran temporada. Palou, por su parte, ha tenido que repostar en las últimas vueltas y solo ha sido decimotercero, pero también ha hecho una gran carrera para finalizar su primera temporada en la IndyCar.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1451 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.