Marko cree que la nueva directiva juega en contra de Mercedes

Helmut Marko junto a Verstappen durante un Gran Premio. (Fuente: Formula 1)

La FIA anunció cambios en los coches en Canadá. El objetivo era reducir el conocido porpoising tras las quejas de algunos pilotos y equipos. Entre dichos pilotos, destaca el dúo de Mercedes, George Russell y Lewis Hamilton. Los dos británicos ejercieron mucha presión sobre la FIA para que hiciesen algo para eliminar el efecto rebote por motivos de seguridad.

Respondiendo a estas peticiones. la Federación Internacional de Automovilismo emitió una directiva técnica que anunciaba planes para establecer una métrica de oscilación vertical que obligaba a los equipos a reducir el rebote de sus monoplazas o enfrentarse a un aumento de la altura del coche. Además, los equipos podían tomar sus propias decisiones para reforzar el suelo del coche, lo que incluía introducir un segundo tirante.

El anuncio de la FIA causó revuelo, ya que no seguía el proceso normal para hacer un cambio de este calibre en las reglas. A priori se podría pensar que la eliminación del porpoising ayudaría a Mercedes, uno de los equipos más afectados por este efecto rebote. Pero todo lo contrario, la nueva directiva podría ser muy perjudicial para el equipo alemán a lo largo de esta temporada.

Red Bull no ve la necesidad de que la FIA se involucre demasiado en este tema. Helmut Marko cree que las presiones y peticiones de Mercedes pueden ser bastante contraproducentes para ellos en el próximo año dada la necesidad que tiene el W13 de rodar muy bajo para explotar la totalidad de su potencial, que no es poco.

La prensa preguntó a Marko sobre el posible efecto perjudicial que tendría esta decisión para el equipo Mercedes. «Exactamente. En alemán decimos ‘der Schuss ging nach hinten los’ lo que básicamente quiere decir que les salió el tiro por la culata» dijo en declaraciones para Motorsport.com.

Al mismo tiempo, criticó un cambio tan drástico. «No puede ser la FIA quien haga nuestros reglajes. Cambiar la altura de conducción significa cambiar la puesta a punto y la FIA no puede hacer eso. El siguiente punto es que todo esto es el resultado de un equipo que tiene problemas», concluía.