Carlos Sainz: “Una pena, no tengo muchas palabras, la verdad”

Carlos Sainz saludando a la grada tras su abandono | Fuente: Getty Images

Después de su victoria en el Gran Premio de Gran Bretaña, todos los problemas del pasado se olvidaron. En Austria, por desgracia, han vuelto a aparecer.

El batacazo que sufre Carlos Sainz en Spielberg es importante. Se quedó sin motor cuando estaba a punto de conseguir el segundo puesto ante Max Verstappen, para asegurar un doblete de Ferrari. De esta manera, seguro que el equipo italiano cambia de estrategia y ayudará a Leclerc en el Mundial.

Sainz no quiso hablar mucho sobre lo sucedido ante la prensa ya en el corralito, es mejor pasar página. “En la carrera tenía bastante ritmo sobre todo con la goma dura. Luego ha pasado lo que ha pasado. Una pena, no tengo muchas palabras, la verdad. Son muchos puntos que se nos van, mucha oportunidad perdida después de la buena racha que estábamos empezando a coger. Habrá que intentar pensar en Francia”.

Tras el fallo en la unidad de potencia, su coche se incendiaba. Al estar cuesta arriba, el monoplaza comenzó a irse hacia atrás, pero tenía que salir inmediatamente porque las llamas estaban a punto de alcanzarle. Los comisarios tardaron en llegar.

“Estaba en una cuesta arriba. He visto fuego e intentado salir. El coche se iba hacia atrás, estaba llamando a los comisarios para que vinieses a parar el coche y obviamente apagar el fuego. No se muy bien porque han tardado tanto en venir y me he tenido que tirar un poco del coche sin pararlo. Habrá que ver que podamos hacer mejor en ese sentido”, explicaba Sainz.

Sabe que Ferrari había preparado un buen coche, pero la fiabilidad les ha vuelto a dar una patada. “Al Red Bull le teníamos ganada la partida. Estaba para adelantar fácil a Max. Creo que teníamos un doblete asegurado. El ritmo ha sido de lo mejor del año hasta ahora, así que me quedo con los positivo. Una pena por el Campeonato, pero es lo que hay”.

Acerca de Jaime Chico 4488 Articles
Director de MotorTimeES. Esta nueva aventura nació desde la ilusión y fuerza de unos pocos.