Dixon se aprovecha de los incidentes y gana en Gateway; el campeonato de Palou debe esperar

Dixon en el Bommarito 500 de la temporada 2023 | Fuente: Chip Ganassi

Alex Palou no ha podido convertirse en Campeón de la IndyCar, pero un séptimo puesto es un gran resultado. Scott Dixon acabó con la racha de Josef Newgarden en los óvalos, aunque el de Penske se arruinó el solo.

La bandera verde apenas duró unos segundos. Ed Carpenter tocaba a Benjamín Pedersen, quien no podía mantener el coche e impactó con las barreras. Una bandera amarilla que duró unas vueltas. David Malukas arrancó bien avanzando hasta la cuarta posición. Aún bajo bandera amarilla, el Pit-Lane se abrió y Santino Ferrucci fue el primero a cambiar a las gomas blandas.

En la undécima vuelta llegó la bandera verde. Malukas pasó al tercer puesto, mientras que Pato O’Ward caía a al quinto. Alex Palou avanzó hasta la novena posición con Scott Dixon en la decimotercera plaza. Romain Grosjean quería meterse en la pelea por la victoria, séptimo en la decimoquinta vuelta.

Alrededor de la vuelta 25, la gestión de neumáticos era la tónica en busca de alargar el stint. Josef Newgarden permanecía al frente con un segundo de ventaja sobre Colton Herta. Fue en la vuelta 50 cuando llegaron las primeras paradas, Takuma Sato fue el primero de todos y montó duros. Patricia O’Ward iniciaba su ataque superando a Félix Roseqnvist y Herta. El de Andretti entró al Pit-Lane junto a Rinus VeeKay y Conor Daly.

Se sucedieron las paradas, Power, Dixon y Canapino fueron los últimos. Esto devolvió a Newgarden al frente de la carrera, con Herta a casi dos segundos. Palou ganaba una posición más, octavo. Aunque el gran undercut le realizó Marcus Ericsson, de repente en la sexta plaza. O’Ward conseguía el segundo lugar, mientras que Herta se desinflaba.

Nueve pilotos corrían con goma blanda en este segundo sint, entre ellos los dos líderes de la carrera. La carrera se complicaba, aquellos hombres que intentaban ir por la segunda línea estaban cerca de irse al muro, como fue el caso de Sato o Ilott, quien si llegó a tocar la pared, pero llegó a boxes para retirarse.

Newgarden y O’Ward se adentraban en una lucha de gestión en un segundo de diferencia. Grosjean y Linus Lundqvist, que tenían el blando, entraban a boxes por segunda vez en la vuelta 96. Los líderes empezaron a sufrir y entraban a boxes en la vuelta 103. Hicieron lo propio Rossi, Palou y Christian Lundgaard.

Herta y Malukas, nuevos líderes, extendieron su stint todo lo posible. Mientras tanto, Newgarden tuvo que apretar para que O’Ward no se le echara encima. Desde la decimotercera vuelta, el liderato era para Dixon, ya que Herta y Malukas entraron. Ambos perdieron tiempo, peor le fue a Malukas que cayó detrás de Rossi, Ercisson y McLaughlin.

Takuma Sato decía adiós a la carrera en la vuelta 123. Esto provocaba la segunda bandera amarilla de la carrera, Dixon aún no había parado. Al abrirse el Pit-Lane, el de Chip Ganassi se vio obligado ha entrar, pero también lo hicieron Newgarden, Rossi y Ericsson, quien salió sin uno de los neumáticos traseros bien apretados y sus mecánicos tuvieron que rescatarlo.

No fueron las únicas paradas, el resto de pilotos hico lo propio vueltas más tarde, entre ellos Palou, que volvía a la carrera en la decimocuarta posición, pero con otra estrategia. Dixon iba a relanzar la carrea al frente con Newgarden pegado, de todos modos, el Campeón había conseguido una gran ventaja. El de Chip Ganassi pudo tirar, mientras que el de Penske se defendía de O’Ward, llegaron a tocar. McLughlin tuvo una buena relanzada avanzado al quinto lugar.

Palou se colocó undécimo en apenas dos vueltas. Después de muchos giros estudiando a Herta, el líder del Campeonato ganaba la décima posición. Newgarden volvió a coger ritmo, dejaba a un segundo a O’Ward y se lanzaba a por Dixon. Al cumplirse las 165 vueltas, Arrow McLaren paraba a O’Ward y Rosenqvist. Newgarden entraba una vuelta después para ir al duro, mientras que Dixon prefería aguantar.

Si pasaban Rossi, McLaughin, Palou, Lundqvist, Malukas, VeeKay y Ferrucci. La noticia estaba en que O’Ward había ganado la posición a Newgarden. Dixon no entró a boxes hasta que completó las 69 vueltas de stint, cayó hasta la undécima plaza. O’Ward era el nuevo líder. De esta manera, Palou avanzaba hasta la sexta posición. No le duró mucho porque hizo una nueva parada a 60 vueltas para el final.

Y de ahí comenzó un nuevo baile de pasos por el Pit-Lane. De los líderes, el primero fue Newgarden, pero al salir se fue largo en la segunda curva y tocó el muro. Pudo volver al box, pero sus hombres no pudieron hacer mucho. Las paradas en boxes seguían en el coche de O’Ward, mientras que Palou subía al décimo puesto.

Dixon volvería al frente con 35 vueltas por delante, sacaba pocas décimas a Power, aunque el de Penske con una situación de combustible más crítica. El actual Campeón tuvo que pasar por boxes a 12 vueltas para el final. Dixon veía la victoria en el horizonte, con 24 segundos de ventaja frente a O’Ward. Palou ganaba una posición más, séptimo.

Dixon se convertía en el ganador del Bommarito Automotive Group 500 de esta temporada, con dos paradas menos que sus rivales, seguido de O’Ward y Malukas. Habrá que esperar un poco más para ver a Palou como bicampeón de la IndyCar, aunque el séptimo puesto de hoy no es para nada malo. La racha de Newgarden en los óvalos se acabó con un toque en la segunda curva.

Acerca de Jaime Chico 7217 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.