Dixon luchó más de lo esperado para conseguir la victoria en Long Beach

Dixon celebrando su victoria en Long Beach | Fuente: Penske Entertainment Corp.
Dixon celebrando su victoria en Long Beach | Fuente: Penske Entertainment Corp.

La IndyCar afrontaba su segunda carrera en Long Beach el pasado fin de semana. Scott Dixon consiguió su segunda victoria en este trazado gracias a la estrategia, que cambió por completo tras un periodo de bandera amarilla al inicio de la prueba.

Esta interrupción se produjo en la vuelta 15, la mitad de la parrilla decidió parar en boxes, mientras que el resto no. Dixon comenzó con un juego de duros y se fue a boxes a las 17 vueltas para ir al blando. Poco después superó a Will Power, quien también paso por boxes en esta interrupción y había liderado el inicio de la prueba al superar a Félix Rosenqvist.

Mike Hull, director general de Chip Ganassi y que también desempeña un gran papel en la estrategia de Dixon, sabía cual era el objetivo después de que el neozelandés se pusiera al frente, el ahorro de combustible. No salió ni una bandera amarilla más, por lo que los tiempos se redujeron considerablemente para cumplir objetivos con el consumo de galosina.

Josef Newgarden apretó a Dixon en las últimas vueltas, hasta que un toque de Colton Herta le hizo perder varias posiciones. “Lo más sorprendente de Dixon es que puede correr vueltas rápidas y sabe cómo modular el acelerador para obtener el kilometraje que necesita. Lo ve como un promedio, por lo que, si se está asegurando de poder hacer una vuelta rápida, renuncia al combustible, pero en la siguiente vuelta trabaja duro para economizar el esfuerzo y lograr que eso suceda sin perder mucho tiempo en la pista”, comentaba Hull para Motorsport.com.

Tras terminar la carrera, Dixon reconoció que no estaba en su pensamiento ganar. “Honestamente, no pensé que íbamos a lograrlo. Seguían dándome un número de combustible y simplemente no llegaba… Estuve cerca, pero no lo suficiente. Por suerte, allí estábamos a salvo”, explicaba tras conseguir su victoria 57 en la IndyCar.

“El nivel de estrés era alto. Esos tipos venían rápido y fuerte. Creo que nos faltaron una o dos vueltas para ponérselo fácil. En otras carreras de combustible que he hecho, lo he tenido bajo control durante todo el stint”, decía Dixon sobre ese pelotón formado por Newgarden, Colton Herta y Alex Palou que se acercaban sin piedad.

Acerca de Jaime Chico 6989 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.