La degradación de neumáticos, la incógnita por resolver

Vista aérea de Albert Park (Fuente | Fórmula 1)

Con el comienzo de la temporada de Fórmula 1 este fin de semana en Australia, se pondrán a prueba la nueva aerodinámica y los nuevos neumáticos de Pirelli.

El circuito de Albert Park, situado en Melbourne, es una pista semiurbana. Los neumáticos seleccionados por Pirelli para esta primera prueba de la temporada han sido el C2 (blanco – duro), C3 (amarillo – medio) y C4 (rojo – blando). El mínimo de presión de estos neumáticos al comienzo de la prueba debe ser de 22,5 en los delanteros y 19,5 en los traseros.

En una escala del 1 al 5, Pirelli le otorga un 1 a la adherencia y al sufrimiento de los neumáticos, un 3 a la abrasión del asfalto y un 4 al downforce. Cabe destacar que este circuito tiene algunos baches además de estar resbaladizo especialmente en el comienzo del fin de semana. Es por esto por lo que la adherencia es tan baja. Por otro lado, la pista cuenta con pocas curvas largas, lo que origina que sea más difícil calentar los neumáticos. La temporada pasada la estrategia elegida por la mayoría de pilotos y equipos fue la de ir a una sola parada. Aún se desconoce la degradación de estos nuevos neumáticos en Australia, por lo que esta estrategia podría variar este año. La probabilidad de que haya un coche de seguridad es alta debido a las características de la pista, concretamente de un 61%.  Esto hace que conseguir la pole no sea tan relevante como lo es, por ejemplo, en Mónaco. En los últimos cinco años solo en una ocasión se ha hecho con la victoria el piloto que salía desde la pole. En total, ha ganado quien salía primero en 14 ocasiones. En cuanto a la previsión meteorológica, se espera que el cielo permanezca nublado pero no se prevé que vaya a llover.

Mario Isola se ha mostrado satisfecho con estos nuevo neumáticos y ha afirmado que no son muy diferentes a los de la pasada temporada: «Nuestras denominaciones de C2, C3 y C4  como duras, medias y blandas este año son aproximadamente equivalentes a los compuestos medio, blando y super blando del año pasado. Esto debería permitir a los pilotos presionar con fuerza desde el principio hasta el final de cada período. Después de una prueba muy productiva en Barcelona, ​​nos sentimos satisfechos de que la gama de neumáticos 2019 está en camino de cumplir nuestros objetivos de combinar rendimiento con durabilidad. Por supuesto, todavía hay una serie de aspectos, como la degradación a lo largo de una temporada, que solo se revelarán después de los entrenamientos libres en Australia. Otra consideración importante en Australia será ver cómo funcionan las nuevas reglas aerodinámicas, y si esto conduce a más adelantamientos, lo que es difícil de establecer durante las pruebas».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*