Pirelli se prepara para una carrera exigente en el Templo de la Velocidad

Vettel en Spa (Foto: Pirelli)

Pirelli cree que la carrera en Monza será exigente y que la estrategia jugará un papel determinante, a lo que se le suma la probabilidad de lluvia.

El Gran Circo no descansa y este fin de semana pone rumbo a Italia para una de las carreras más especiales de la temporada. El circuito de Monza es uno de los más exigentes del calendario para el motor, los pilotos y, por supuesto, para los neumáticos.

Los compuestos elegidos por Pirelli para esta carrera son el C2, C3 y C4 -duro, medio y blando, respectivamente-. Esta elección es ligeramente más blanda que la del año pasado y la decisión se ha tomado en función de los datos que se obtuvieron en el circuito en 2018.

Monza es un trazado que requiere una baja carga aerodinámica, para maximizar la velocidad máxima en las rectas. Por tanto, los neumáticos son un aliado imprescindible y deben proporcionar el máximo agarre en las curvas. El subviraje también puede ser un problema, porque los equipos tienen como objetivo principal proteger los neumáticos traseros para optimizar la tracción.

En este circuito, el año pasado Kimi Räikkönen marcó la vuelta más rápida de la historia de la Fórmula 1: 1:19.119. Teniendo en cuenta que los monoplazas son cada año más rápidos, Pirelli confía en que este fin de semana se vuelva a hacer historia.

En cuanto al tiempo, normalmente las temperaturas en Monza son altas y el clima es seco. Sin embargo, las previsiones apuntan a que lloverá de forma intermitente el viernes y el sábado, y también el domingo antes de la carrera.

Foto: Pirelli

La estrategia volverá a ser decisiva

El año pasado, Lewis Hamilton subió a lo más alto del podio frente a los Tifosi. Este año, Ferrari es favorito, especialmente tras lo sucedido en Bélgica, pero en un circuito en el que adelantar es complicado, la estrategia será determinante.

Hamilton venció en 2018 gracias a la estrategia, ya que partía desde la tercera posición. Paró más tarde que Räikkönnen y gracias a los neumáticos frescos, logró adelantarle.

Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en la Fórmula 1, ha valorado el fin de semana y asegura que supondrá un desafío para todos.

“Monza sigue siendo un gran desafío para los pilotos, los coches y los neumáticos: un poco como Spa, que tuvo lugar el pasado fin de semana. Sin embargo, a diferencia del año pasado, no tenemos las mismas propuestas de neumáticos para las dos carreras”.

“Si bien Spa presentó neumáticos más duros en comparación con 2018, en Monza la opción más blanda es ligeramente más blanda que el año pasado. Monza es tradicionalmente conocida como un lugar donde es complicado adelantar, la carrera del año pasado también mostró cómo la estrategia de los neumáticos puede marcar una importante diferencia”, ha continuado diciendo.

Para terminar, ha repasado la vuelta rápida de Räikkönen el año pasado y el clima para este fin de semana, por lo que anticipa una carrera ajustada.

“Durante los dos últimos años ha llovido en algunos puntos durante el fin de semana de Monza, añadiendo otra variable a lo que siempre es una carrera muy reñida con pequeños márgenes“, ha terminado diciendo.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1927 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*