Los 5 de MotorTime: Gran Premio de Australia 2023

Fotomontaje MotorTimeES - Jaime Chico Dueñas

Max Verstappen consiguió su segunda victoria de la temporada en un Gran Premio bastante caótico, donde las banderas rojas —que buscaban dar más emoción al espectador— fueron un auténtico desastre para muchos, al mismo tiempo que la FIA volvía a llevarse algunas críticas.

Estrella: Max Verstappen

Una vez más tenemos que poner al piloto de Red Bull como estrella del Gran Premio. Se mostró fuerte en los entrenamientos libres, con algunos problemas que solucionar, pero sin perder esa velocidad que le caracteriza, con un RB19 que no ha sido tan superior como en las dos primeras carreras.

Verstappen lo ha tenido más fácil, por supuesto, porque su compañero de equipo, Sergio Pérez, quedaba fuera de la Q1 durante su primer intento de vuelta. El bicampeón del mundo consiguió la Pole, pero no con tanta ventaja. Mercedes parecía estar más cerca y Aston Martin en el mismo sitio.

Max Verstappen victoria en Australia | Fuente : Twitter @redbullracing

En la salida no quiso perder los nervios. George Russell salió mejor y le robó la primera posición. Lewis Hamilton le superaba en la curva tres. Decidió esperar hasta que se pudo activar el DRS, pero Alex Albon nos privó de una lucha entre antiguos rivales. Verstappen ya era segundo porque Russell entró a cambiar gomas antes de que se desplegara la bandera roja.

En la relanzada, Verstappen tampoco arriesgó en la salida y se hizo con el primer puesto antes de llegar a la curva nueve, también esperando a que se activara el DRS. Tocaba gestionar la carrera, vuelta rápida por allí, vuelta de carga por allá hasta que sacó ocho segundos a Hamilton. Otra bandera roja le devolvió al peligro, pero se mantuvo al frente en la salida. Una carrera de gestión, de las que pocas veces se ven en Max. Ya es más líder.

Estrellado: Ferrari

La escudería italiana sale sin puntos de Melbourne, lo peor que podía pasar después de las primeras carreras. Charles Leclerc se metió en un callejón sin salida en la primera vuelta de carrera, se tocó con Lance Stroll y quedó atascado en la grava. Nada más pudo hacer el monegasco que tampoco salió muy contento de la clasificación.

Carlos Sainz rodaba por delante de Fernando Alonso antes del primer coche de seguridad, que el madrileño aprovechó para cambiar gomas. La bandera roja jugó en su contra y caía al undécimo lugar. El ritmo del SF23 era superior que en otros fines de semana y eso le permitió llegar a la cuarta plaza, pero sin poder alcanzar a Alonso.

Charles Leclerc tras abandonar en Albert Park | Getty Images

La segunda de la carrera se produjo cuando quedaban dos vueltas para el final. Crecían las oportunidades después del trabajo que había hecho, pero en la primera curva se pasó de frenada e impacto con su compatriota, que trompeaba. Sainz volvió a pecar de impaciente, todos los de arriba se jugaban lo suyo, pero volvió a fallar el de siempre.

La Federación Internacional de Automovilismo declaró que Sainz tenía espacio más que suficiente para evitar el choque con Alonso, por lo que se le impusieron cinco segundos de sanción que le dejaron fuera de los puntos. Quizás, viendo que los comisarios decidieron ordenar la parrilla como estaba en la vuelta 56 —después de una tercera bandera roja—, la sanción es algo severa.

Sorpresa: Mercedes

Los alemanes fueron los tapados del fin de semana. No abrieron el grifo hasta la Q3, cuando George Russell clasificó segundo y Lewis Hamilton tercero. Inesperada la salida de ambos pilotos que robaron la posición a Verstappen. A pesar del gran ritmo, los chicos de Russell no estuvieron del todo acertados con la primera parada que acabó en bandera roja.

Igualmente, el joven británico no pudo terminar la carrera por un fallo en la unidad de potencia que Mercedes tendrá que investigar. Hamilton, por su parte, se mantuvo relativamente cerca de Verstappen una vez que perdió el liderado y aguantó el ritmo de Alonso, que venía rápido por detrás, quizás con un poco más de ritmo, pero fue una carrera de mucha gestión.

Lewis Hamilton y George Russell en Australia. Foto: F1.

El W14 todavía no está en la ventana que Mercedes desea. El Gran Premio de Australia no se caracterizó por la degradación y eso jugó a favor de las estrellas plateadas. Veremos como se compartan en Bakú, donde no llevarán mejoras.

Duro: FIA

Y una vez más en el punto de mira. La Federación Internacional de Automovilismo va de la mano con la Fórmula 1 y buscan el espectáculo. Lo intentaron con la bandera roja a falta de dos vueltas, para que los pilotos tuvieran la oportunidad de luchar por objetivos mayores, pero desataron el caos. Carlos Sainz tocando a Fernando Alonso, los dos Alpine contra el muro, varios coches fuera en la primera curva…

Dirección de carrera dijo que la segunda bandera roja se desplegó porque había bastantes trozos de aluminio del coche de Kevin Magnussen, que se quedó sin rueda al tocar el muro de la curva dos. En el pasado, el coche de seguridad hubiera ido más lento en esa zona, con el grupo junto, para terminar la carrera de esta manera. Todo el lío se hubiera evitado. Sainz tendría doce puntos más, Alpine volvería a conseguir otro doblete, en definitiva, más sonrisas que decepciones.

Los dos Alpine tras el choque | Fuente: F1

La FIA busca la seguridad y eso está bien, pero quizás las dos banderas rojas del Gran Premio de Australia son excesivas y de nuevo han caído en la trampa. Y otra polémica más, para esta carrera se aumentó la caja de salida en parrilla, Verstappen no se colocó bien, aparentemente, en la línea de salida.

El neerlandés estaba claramente por delante de la línea amarilla, pero pisando la línea blanca frontal. Los comisarios dijeron a Mercedes que esa raya amarilla es “solo una referencia”. Toda la vida, los pilotos han colocado su rueda delantera por detrás de ella. Ahora eso queda en el olvido y seguro que situaciones similares se repetirán en Bakú. El tema tendrá que hablarse de nuevo porque según reglamento, los comisarios tienen razón.

Y otra cosa comentar. Los organizadores del Gran Premio han fallado en seguridad. Muchos espectadores saltaron a la pista aún cuando los monoplazas volvían a boxes. Además, rodearon el coche de Nico Hülkenberg, que quedó parado en la primera curva por lo que parecía un problema eléctrico. Se estudiará en el próximo Consejo Mundial, ojalá actúen con cabeza por una vez.

Espectáculo: Alonso

¿Qué se puede decir de ‘El Nano’? Otro fin de semana para enmarcar, que nos hace ilusionarnos con los hombres de verde. Alonso sube al podio por tercera vez consecutiva y ya tiene mejores números que en Alpine. La edad no importa y en Aston Martin no pueden estar más contentos con él.

Fernando Alonso en Australia. Foto: Aston Martin F1.

Lo que de verdad impresiona de Alonso es su mentalidad. Tras recibir el toque de Sainz en la tercera salida, primero manda un mensaje a la FIA sobre este tipo de situaciones después de una bandera roja, pero rápidamente cambió el chip y recordó a sus chicos lo ocurrido en Silverstone en 2022. “Allí, la parrilla se ordenó antes de que sucediera todo. Por favor, miradlo chicos, decidlo”.

Todo esto en cuestión de segundo, algo que demuestra la mentalidad ganadora que tiene el asturiano, da igual la posición, da igual el rival, pero siempre tiene que ganar. Tercer puesto en el Mundial, más motivado que nunca e ilusionando a la afición cada domingo, como antaño.

Acerca de Jaime Chico 7112 Articles
Director de MotorTimeES. Antes por La Gradona o Atlético Sport. También me podéis encontrar en Why Not Magazine. Ayudante de Producción en RTVE.