Mortara aguanta a Wehrlein para llevarse la victoria en Puebla

Edoardo Mortara en el ePrix de Puebla | Fuente: Venturi

Edoardo Mortara ha gestionado a la perfección la energía para conseguir la victoria en la segunda carrera del fin de semana en Puebla. Nick Cassidy y Oliver Rowland completan el podio tras una sanción a Pascal Wehrlein por “uso indebido del FanBoost”.

Oliver Rowland ha salido muy bien desde la Pole y Pascal Wehrlein ha perdido la segunda posición en favor de Edoardo Mortara. Por detrás, Nato se tocó con Vandoorne y salió volando una pieza del Mercedes, pero el incidente no dejó a nadie fuera de carrera. Mortara no tardó en marcar la vuelta rápida de la carrera cuando Rowland abrió algo de hueco con él.

Se formaron pequeñas luchas en la parrilla: el ganador de ayer, Di Grassi, adelantó a Evans para ponerse 14º. Por detrás, Sette-Câmara y Turvey se tocaron, salió despedida la cubierta de la rueda del Dragon y dirección de carrera decidió sancionar al brasileño con cinco segundos. Rowland fue uno de los primeros pilotos en activar el Attack Mode y, dado lo apretada que estaba la parrilla, perdió varias posiciones.

Rowland escaló hasta la tercera posición, ganó una más cuando Mortara lo activó y, por delante, solo quedaba Wehrlein por hacerlo. El piloto de Porsche activó su primer modo de ataque al mismo tiempo que Rowland activaba el segundo. Nissan quería quitarse cuando antes la activación por el tiempo que se pierde en esta pista e incluso lo peligroso que es volver a ella. Muchos otros pilotos copiaron su estrategia y decidieron activarlo al mismo tiempo que el primero.

De Vries dijo adiós a su carrera cuando todavía quedaba media hora para el final de la prueba. Di Grassi le tocó, el de Audi perdió la cubierta de una de sus ruedas, pero tuvo la culpa del incidente. Dirección de carrera le sancionó con un drive-through.

Con la activación de los segundos modos de ataque hubo mucho movimiento, adelantamientos y toques sobre la pista. Lynn se llevó puesto un trozo de las vallas publicitarias, Da Costa también y había trozos de monoplazas sobre la pista. Di Grassi, pese a que ya había recibido una penalización por la acción que protagonizó con De Vries, tocó por detrás a Bird. El Jaguar tocó a su vez a Buemi y entre los dos le hicieron un ‘sandwich’.

La organización anunció los cuatro pilotos que se beneficiarían del extra de energía que ofrece el fanboost: Wehrlein, Vandoorne, Da Costa y Di Grassi. Mortara activó su segundo modo de ataque y aún así mantuvo la primera posición. Justo por detrás, Wehrlein adelantó a Rowland porque el británico cometió un error y tocó ligeramente el muro. El de Porsche recortó distancias con Mortara y estaba dispuesto a resarcirse de lo ocurrido ayer. Además, tenía la ventaja del fanboost.

Sims se tuvo que despedir de la carrera de forma precipitada, pues comenzó a rodar bastante lento y en Mahindra se vieron obligados a retirar su monoplaza. Vergne trompeó y cayó hasta la séptima posición, incluso se llevó parte de la publicidad. El otro DS Techeetah, el de Da Costa, perdió el control de su coche en la Curva 7 e impactó fuerte contra el muro. Quedaban siete minutos para el final, pero no salió el coche de seguridad porque el portugués se quedó parado cerca de una escapatoria y pudieron retirar el monoplaza.

Wehrlein pasó de estar pegado a Mortara, cogiéndole el rebufo, a perder más de un segundo con él. El de Porsche dijo por radio que casi se sale de la pista, de ahí su pérdida de tiempo. Sin embargo, cuando faltaban dos minutos para el final comenzó el problema con la gestión de la energía: tan solo un 8% para los pilotos de cabeza. Cassidy le ganó la tercera posición a Rowland y el de Nissan, al intentar recuperar la posición, casi se lo lleva puesto.

Mortara cruzó la línea de meta para encarar la última vuelta con un 2% de energía; Wehrlein y Cassidy tenían un 3%. Mientras los pilotos de cabeza lidiaban con la energía, Blomqvist impactó contra las protecciones. Contra todo pronóstico, Mortara cruzó la línea de meta sin energía, pero en primera posición. Wehrlein tenía algo más de energía, pero aún así no consiguió atacarle en la recta final de la carrera, de todos modos, perdió la segunda posición a favor de Nick Cassidy por un “uso indebido del FanBoost”. El tercer escalón del podio lo ocupó Oliver Rowland.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1357 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.