Fernando Alonso, tras ganar en Sebring: «Estoy imbatido en América este año, ojalá siga la racha»

Buemi, Alonso y Nakajima en el podio. Foto: Getty Images.

Fernando Alonso ha logrado su tercera victoria en el WEC. El piloto español se ha impuesto junto a Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima en las 1000 millas de Sebring. Con esta victoria han logrado aumentar su ventaja en el campeonato del mundo. Los tres pilotos del Toyota número ocho sacan un total de 15 puntos al otro Toyota, que finalizó en segundo lugar a pesar de sufrir un toque al inicio de la carrera.

El bicampeón del mundo de Fórmula uno se ha mostrado muy feliz y ha remarcado el gran trabajo de sus compañeros. Los tres han tenido una carrera complicada ya que tuvieron que lidiar con la lluvia, sobre todo el japonés, que aun así realizó una gran carrera y abrió mucho hueco en ese momento.

El español se mostró muy feliz tras ganar en un circuito histórico: «Estoy muy contento por la victoria en un circuito tan especial como este. Me encanta ganar en sitios que tengan mucha historia y Sebring es uno de ellos en las carreras de resistencia. En menos de un año natural haber ganado las 24 Horas de Le Mans, las 24 Horas de Daytona y las 1.000 Millas de Sebring es un objetivo que quizá consigues en muchos años de competición, pero que yo lo he conseguido de seguido».

Alonso espera que siga la racha invicta en América este año: «Estoy imbatido en América este año, ojalá siga la racha y la tercera sea la Indy 500. Antes tenemos que correr en Spa. Haremos los test que vienen el mes que viene en Texas e Indianápolis. Luego correremos en Spa y ya después nos centraremos en la Indy. Ahora toca disfrutar esta victoria, llevar el trofeo a casa y disfrutar de otras semanas dulces. Cuando ganas siempre tienes buenos recuerdos y hay que disfrutar con todos ellos».

Fernando ha reconocido que está encantado con el trabajo de sus compañeros: «Tengo total confianza en mis compañeros y el equipo. Ahora estaba lloviendo y prefería casi no estar en el coche viendo las condiciones que había. Al final ha sido un poco como Daytona, aquaplaning en todos los sitios y poca visibilidad de noche. Kazuki es un piloto súper fiable en ese sentido. No comete errores, siempre tiene un punto de calma que quizá Buemi y yo no tenemos. En unas condiciones difíciles y con media hora por delante, era el hombre perfecto para estar en el coche».

El asturiano ha afirmado que la carrera cambió cuando el otro Toyota tuvo el toque: «La carrera dio un giro cuando el otro Toyota tuvo el contacto con uno de los GT. Cada vez que nos subíamos al coche, a partir de ahí, el objetivo era evitar cualquier contacto. Seguir a buen ritmo, pero evitando riesgos con el tráfico y con los bordillos. Al final tienes que llegar con el coche entero y ese ir al 95% a veces te hace cometer más errores. Estar muy concentrados era la clave hoy».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*