La F1 paraliza el desarrollo de los coches de 2022

Monoplaza de F1 para 2022 | Fuente: Fórmula 1

La Fórmula 1 ha tomado la decisión de suspender el desarrollo de los monoplazas para 2022 y, para ello, ha prohibido utilizar el túnel de viento con los coches de 2022 hasta febrero del próximo año. El principal objetivo es ahorrar costes.

Hace una semana, la FIA aprobó el adelanto del parón veraniego para poder reubicar tantas carreras como sea posible en el mes de agosto. Por ello, equipos como Ferrari, Haas o Alfa Romeo ya han cerrado sus fábricas. El resto no tardarán en seguir sus pasos, pues todos los equipos están obligados a cerrar durante tres semanas.

En las reuniones telemáticas que tuvieron lugar la semana pasada, los equipos también acordaron que en 2021 todos llevarán el chasis de 2020, para ahorrar costes. Además, también se congelará la producción en algunos sectores. Por tanto, la nueva era de la Fórmula 1 no entrará en vigor hasta 2022.

Poco a poco se empiezan a conocer más detalles sobre lo que sucederá en los próximos meses. Tal y como afirma la publicación alemana Auto Motor und Sport, la FIA, F1 y los jefes de equipo han decidido suspender el desarrollo de 2022. Para ello, se han prohibido las pruebas con el túnel de viento para los coches de 2022 hasta febrero de 2021. El principal objetivo de esta medida es evitar el desarrollo paralelo de 2021 y 2022 y así ahorrar costes.

Algunos elementos, como podrían ser la caja de cambios, algunas partes de la suspensión o incluso los radiadores podrían ver congelado su desarrollo. Sin embargo, esto también implicaría el cese del desarrollo de la unidad de potencia.

Una de las prioridades de todos los equipos, así como de la FIA, es ahorrar costes, ya que 2020 será un año de pérdidas. Red Bull ya ha reconocido que deben ser rigurosos con los gastos, ya que de lo contrario podrían verse perjudicados en el futuro. Para lograrlo también trabajan en el límite presupuestario.

Christian Danner, comentarista de la Fórmula 1 en el canal de televisión alemán RTL, afirma que el Gran Circo está en el mejor momento para implantar un techo presupuestario. «Es una oportunidad histórica. Lo mejor es cerrar el presupuesto al antiguo plan de Mosley«, ha expresado. Max Mosley, expresidente de la FIA, implementó en 2010 un límite presupuestario de 40 millones de libras, en torno a 45 millones de euros, para garantizar la supervivencia de los equipos pequeños. Es poco probable que el límite se sitúe en esta cifra, pero sí que se vea reducido considerablemente.