Palou roza la victoria de las 500 Millas en una disputada carrera contra Castroneves

Bandera a cuadros de las 500 Millas de Indianápolis | Fuente: Meyer Shank Racing

Helio Castroneves ha conseguido su cuarta victoria en las 500 Millas de Indianápolis, metiéndose de lleno en los libros de historia. El piloto brasileño ha competido durante buena parte de la carrera contra Alex Palou, que estado a punto de conseguir a lo más alto del podio. Aún así, el español sigue siendo el líder del Campeonato. Simon Pagenaud completa el podio.

Scott Dixon partía desde la pole en la 105ª edición de las 500 Millas de Indianápolis, acompañado en la primera línea por Colton Herta y Rinus VeeKay. Alex Palou arrancaba desde la segunda línea, compartiendo fila con Ed Carpenter y Tony Kanaan. Los problemas para algunos comenzaron desde las vueltas de instalación, pues el Penske de Will Power tuvo que entrar en la calle de boxes por un problema de potencia. Desde el muro tardaron apenas unos segundos en solucionarlo y pudo volver a incorporarse a la prueba en la 32ª posición, en la que clasificó.

En la salida, Dixon perdió el liderato en favor de Herta y VeeKay, aunque el piloto de Ed Carpenter no tardó en ponerse por delante. Palou hizo una salida bastante prudente, siendo consciente de que no iba a ganar la carrera en la salida, aunque sí la podía perder. El español cedió dos posiciones, con Helio Castroneves y Ryan Hunter-Reay, por lo que cayó a la octava plaza. Por detrás, el piloto que mejor salida hizo fue Jack Harvey, pues escaló de la 20ª a la 15ª posición

VeeKay venció en el circuito interior de Indianápolis hace apenas dos semanas y la Indy500 comenzó bien para él, pues tenía el liderato de la carrera en los primeros giros. En este punto de la carrera fue crucial la gestión del combustible. Ed Carpenter, en la cuarta posición, apretaba para presionar a Dixon en lo que fue una batalla entre los dos Chevrolet y los dos Honda, el de Dixon y el de Herta.

 En la vuelta 30 se abrió la ventana de paradas y VeeKay, el líder de la carrera, fue el primero en entrar. El holandés entró al pitlane al límite de velocidad, salió a pista sin perder la vuelta y Herta se convirtió en el nuevo líder. Con las paradas llegaron los primeros problemas. A Ed Carpenter se le caló el coche en su parada, mientras que Stefan Wilson protagonizó la primera bandera amarilla de la carrera. El de Andretti entró a boxes pasado de velocidad y, al frenar, perdió el control del coche y se fue contra el muro.

El pitlane permanecía cerrado, pero dirección de carrera permite entrar a boxes a los pilotos que se queden sin combustible. Dixon paró a repostar, pero se le caló el coche cuando iba a salir y perdió dos vueltas. Lo mismo le ocurrió a Alexander Rossi, otro coche con motor Honda, y todo indica que apuraron al máximo el combustible y de ahí el problema. El de Andretti también perdió dos vueltas.

En la vuelta 39, cuando retiraron el coche de Wilson, los pilotos podían volver a entrar en boxes. Herta se convirtió en el nuevo líder de la carrera, seguido de VeeKay. El que sorprendió en este momento de la carrera fue Conor Daly, que comenzó la carrera en la 19ª posición y se vio en la tercera en la vuelta 40. Tres vueltas después, tanto Dixon como Rossi volvieron a entrar en boxes para llenar el depósito de combustible al máximo, aprovechando que no perdían posición por el coche de seguridad, para retrasar al máximo sus paradas y ganar alguna posición.

El safety car se marchó en la vuelta 46. En las resalidas, el líder suele ser el más perjudicado porque no tiene rebufo. Esto lo aprovechó VeeKay para lanzarle un ataque a Herta; por detrás, Castroneves adelantó a Hunter-Reay, Palou lo aprovechó y también le ganó la posición. El de Meyer Shank Racing también adelantó a Daly para ponerse tercero, con un muy buen ritmo en la relanzada, aunque el de Ed Carpenter le devolvió el adelantamiento en la siguiente vuelta.

VeeKay, después de varios intentos, se hizo con el liderato. Sin embargo, Daly también pasó a Herta y aprovechó el impulso para ponerse primero, ante el furor de las gradas del Indianapolis Motor Speedway; Daly nunca había liderado la Indy500. Unas vueltas después, Castroneves sacó más ritmo de su monoplaza adelantar a Herta y ponerse tercero. Después de varias vueltas detrás, O’Ward pudo adelantar a Sato para ponerse sexto, justo por detrás de Palou.

Rossi estuvo a punto de perder la parte trasera del coche al desdoblarse de Dalton Kellett. Después de varias vueltas intentándolo, finalmente lo consiguió y tanto él como Dixon ya solo tenían una vuelta perdida. VeeKay volvió a ponerse líder de la carrera, pero justo después de consumar el adelantamiento entró a boxes y esto volvió a dejar a Daly al frente de la prueba. El de Ed Carpenter entró a boxes dos vueltas después, pero salió por detrás de su compañero de equipo. Castroneves se quedó al frente, pero Herta le ganó la posición y los dos se metieron a boxes. Esto dejó a Palou líder, todavía sin parar.

Cuando todos hicieron sus paradas y se estabilizaron las posiciones, VeeKay volvió a ponerse al frente, aunque Daly apretó para volver a ponerse líder. Parecía que Palou podía tener algún problema en su coche, pues le adelantaron tanto O’Ward como Hunter-Reay. El de Andretti también superó a Herta para ponerse cuarto.

El que estaba haciendo una buena carrera sin prácticamente hacer ruido era Power. El piloto australiano salía penúltimo y tuvo problemas en las vueltas de formación, pero remontó y se colocó en la 13ª posición cuando rozábamos el ecuador de la prueba. Sin embargo, el de Penske tuvo algunos problemas y perdió tres posiciones.

Llegaron de nuevo las paradas y Daly perdió un par de segundos en su entrada en boxes. Esto hizo que VeeKay se reincorpora por delante y con algo más ventaja que su compañero de equipo. Sin embargo, la estrategia de Newgarden animó la carrera, pues salió a pista por delante de los dos pilotos de Ed Carpenter. Palou entró poco después a boxes y salió justo por delante de VeeKay, que acababa de adelantar a Newgarden.

Esta situación dejaba a Palou como líder virtual de la carrera; O’Ward hizo su parada y salió justo por delante del barcelonés, aunque este no tardó en recuperar la posición. Castroneves también venía fuerte por detrás y adelantó al Arrow McLaren para ponerse segundo. Rahal, que rodaba en los puestos de cabeza, entró en boxes, pero los mecánicos cometieron un error y no ajustaron bien el neumático trasero izquierdo, por lo que chocó fuerte contra el muro. La rueda salió volando e impactó en el alerón delantero de Daly.

La carrera se relanzó en la vuelta 126 y Palou perdió la primera posición con Castroneves en la resalida. Una vuelta después, también perdió la segunda con O’Ward. La bandera verde dejó de nuevo mucho movimiento por detrás, con adelantamientos y cambios de posición. Newgarden intentó adelantar a VeeKay por el exterior en la curva 1, aunque sin éxito.

O’Ward se puso al frente de la carrera, mientras que Palou recuperó la segunda posición con Castroneves e intentó cogerle el rebufo al mexicano de Arrow McLaren. Los tres pilotos se disputaron la primera posición en los siguientes giros: el español se hizo con el liderato, Castroneves adelantó a O’Ward y le lanzó varios ataques a Palou. En mitad de esta lucha se metió Daly, pero como piloto doblado, con daños en su alerón delantero después del impacto de la rueda de Rahal.

Palou hizo su siguiente parada en la vuelta 149, sin complicaciones, mientras que Castroneves paró dos giros después. O’Ward se mantuvo en pista y, cuando entró en boxes, salió por delante y Palou volvió a recuperar el liderato. Esto indicaba que, salvo incidentes o banderas amarillas, la lucha por la victoria sería a tres bandas: Palou, O’Ward y Castroneves. Mientras tanto, Power hizo un trompo a la entrada de boxes, pero pudo volver a pista con dos vueltas perdidas.

En Rahal ejecutaron a la perfección la estrategia de Takuma Sato, que cuando paró salió justo por detrás de VeeKay, a pesar de que salía 15º. La cabeza de carrera estaba rodando muy rápida antes de que llegasen las últimas paradas. Sin embargo, algo le pasaba al piloto japonés, que de repente cayó a la misma posición desde la que partía. Castroneves adelantó a Palou a falta de 30 vueltas para el final.

A Simona de Silvestro le ocurrió lo mismo que a Power unas vueltas antes, pues trompeó a la entrada del pitlane y tocó ligeramente el muro. Sin embargo, dada la cercanía con su equipo en el muro, no fue necesaria la bandera amarilla. Castroneves entró en boxes en la vuelta 173, una vuelta después lo hizo Palou. El español salió de boxes por delante, Castroneves que venía lanzado le adelantó, pero Álex se lo devolvió.

Rosenqvist y Sato eran los únicos piloto a los que tenía que adelantar Palou para ponerse el líder. Tanto el mexicano como el japonés, ganador de las 500 Millas de Indianápolis el año pasado, estaban intentando no tener que volver a entrar en boxes. Castroneves tuvo que proteger la posición con O’Ward, lo que le daba algo de respiro a Palou en las últimas vueltas. El español y el brasileño se cogieron rebufo y se adelantaron mutuamente bastantes veces durante los últimos giros.

Rosenqvist entró a boxes en la vuelta 194, todavía quedaba por entrar Sato cuando Castroneves adelantó a Palou. El de Rahal también entró a boxes una vuelta después, con todo por decidir. Palou se puso líder a falta de cinco vueltas para el final y, si conseguía mantener a raya a Castroneves, se llevaría la victoria. El de Meyer Shank se puso al frente cuando restaban dos giros para la bandera a cuadros. En la última vuelta se encontraron con tráfico y eso hizo que Castroneves tuviera rebufo.

Palou no pudo pegarse lo suficiente a él para adelantarle, por lo que se tuvo que conformar con la segunda posición y con la sensación de haber hecho una buena carrera. Además, con este resultado, Palou consigue el mejor resultado para un piloto español en la Indy 500. Pagenaud ha sorprendido y se ha colado en la tercera posición, por delante de O’Ward.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1301 Articles
Casi periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.