Dixon se lleva la victoria en una frenética carrera en Detroit

Victoria de Dixon en Detroit (Foto: @IndyCar)

Dixon ha conseguido resarcirse del accidente que sufrió en la primera carrera de Detroit y se ha llevado su primera victoria de la temporada, seguido de Ericsson y Power.

Scott Dixon se ha llevado la victoria en la segunda carrera en Detroit, una de las más emocionantes de la temporada. El piloto neozelandés ha conseguido su primera victoria de la temporada tras una gran actuación y ha estado seguido de Ericsson y Will Power. El piloto sueco ha conseguido un gran resultado, mientras que Power ha realizado una gran carrera después de que su monoplaza se quedase parado en las primeras vueltas.

Tras la salida lanzada, Newgarden conseguía conservar la primera posición, aunque en los primeros giros hubo un incidente en el que se vieron involucrados varios pilotos de la parte media de la parrilla. Pagenaud se tocó con Will Power, que a su vez golpeó a Rosenqvist y este a O’Ward. Tony Kanaan también se vio involucrado, se saltó una chicane y su coche se levantaba unos metros del suelo. Tras esto, los tres monoplazas que tuvieron que retirar de la pista fueron el de O’Ward, Pagenaud y Kanaan.

O’Ward entró al pitlane para cambiar sus neumáticos y su alerón delantero; así, pudo volver a la pista en pocas vueltas. Pagenaud también pudo volver a la carrera más tarde, aunque con 12 vueltas de retraso.

Tras varias vueltas detrás del coche de seguridad, se relanzaba la carrera y Dixon conseguía hacerse con la primera posición, seguido de Pigot y Ferrucci. Newgarden, el hombre de la pole, cayó hasta la quinta posición. Poco después Power se quedaba parado en mitad de la pista y pedía que arrancaran su coche. Finalmente, el australiano pudo reincorporarse a la prueba.

Dixon comenzó a perder posiciones y se vio superado por Ferrucci, Rahal y Newgarden. En la vuelta 15 volvió a aparecer el coche de seguridad tras un incidente entre Pigot y Bourdais. Pigot iba a entrar en boxes, frenó y Bourdais que venía por detrás se lo llevó por delante. Así, Pigot terminó contra las protecciones y Bourdais con el alerón delantero descolgado. Con dificultades, pero consiguió llegar a boxes y pudo volver a la carrera.

Bourdais y Pigot (Foto: @IndyCar)

Tras la relanzada, Ferrucci conservó la primera posición y, en la zona de atrás, Power adelantaba a Andretti e intentaba escalar posiciones, aunque entró en boxes y cayó hasta la decimoséptima posición, tan solo por delante de los pilotos que tenían vueltas perdidas.

Las primeras posiciones se mantenían, pero Newgarden y Rossi estaban en la tercera y la cuarta posición, respectivamente. Rossi paró una vuelta antes que su rival para intentar salir por delante, pero la estrategia le salió mal y Newgarden conservó la primera posición.

En torno a la vuelta 30 comenzaron a parar los pilotos de la cabeza. Rahal entró a boxes, poco después entró Hinchcliffe, salió justo por delante de Newgarden y de Rossi. Rossi intentó adelantar a Newgarden, y este a su vez a Hinchcliffe. Rossi trompeó ligeramente, aunque pudo seguir y Newgarden y Hinchcliffe terminaron contra las protecciones. El piloto canadiense continuó, aunque con daños en su alerón trasero. Con la bandera amarilla en la pista, los operarios trabajaron para retirar el coche de Newgarden.

Hinchcliffe, Newgarden y Rossi (Foto: @IndyCar)

Dixon entró a boxes y se quedó Power al frente de la carrera momentáneamente. Cuando paró, salió en la cuarta posición, justo por delante de Sato. Hunter-Reay y Rossi, que venían por detrás de Sato, aprovecharon la reincorporación de Power y le arrebataron la posición, por lo que Sato cayó hasta la séptima plaza. Power siguió su escalada y adelantó a Jones para situarse en la tercera posición.

Pasada la vuelta 50, el coche de Hinchcliffe se quedaba parado, lo que provocaba una bandera amarilla y posteriormente un coche de seguridad, lo que abría aún más la lucha por la victoria. En este momento también aprovechaba Newgarden para volver a la pista, con 19 vueltas de retraso tras el incidente de vueltas anteriores.

Tras la relanzada, Dixon mantenía la primera posición, seguido de Ericsson y Power. Por detrás, Sato y Rosenqvist se tocaban; Sato perdía algunas posiciones y caía a la undécima posición. Poco después, tuvo que entrar a boxes, aunque todo indica que el piloto japonés tenía algún problema, ya que tan solo llevaba 14 vueltas con sus neumáticos.

A falta de seis vueltas para el final, Rosenqvist se subía a un piano, perdía el control del coche y terminaba contra las protecciones. Sin embargo, se podía ver que tenía algún problema ya que a su paso por la recta llevaba el volante ligeramente girado hacia la izquierda. Justo antes del incidente decía por radio: «He roto el coche«. Desde dirección de carrera decidieron sacar la bandera roja para que el final de la carrera fuera lanzado y darle más emoción a la prueba.

Sin embargo, tras la relanzada, las posiciones de la cabeza no se alteraron y Dixon pudo llevarse la victoria.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*