Porsche rediseña el 911 RSR para revalidar el título en el WEC

Porsche 911 RSR (Foto: Porsche)

El equipo Porsche ha apostado por rediseñar el 911 RSR, según las regulaciones que se establecen en la categoría GTE, con el objetivo de defender el título la próxima temporada.

El estreno del nuevo Porsche ha sido uno de los más esperados en el Goodwood Festival of Speed. La marca de Stuttgart ha decidido rediseñar el coche, adaptándolo a la normativa de la FIA en GTE, aunque siguen siendo fieles a su esencia.

El Porsche ya ganó en su categoría en las pasadas 24 Horas de Le Mans, y también lo hizo en Sebring y en Road Atlanta; además, se han hecho con el Mundial de Pilotos y de Constructores en la Supertemporada del WEC.

«Desde 2017, el 911 RSR nos ha dado más de 20 victorias en clase en el campeonato mundial, así como en series de larga distancia en América del Norte y Europa. Nuestro trabajo en el desarrollo fue hacer que un muy buen coche sea aún mejor. Los ingenieros de Weissach han implementado esto perfectamente en todos los aspectos», ha expresado Fritz Enzinger, vicepresidente de Porsche Motosrport, en declaraciones recogidas por la web de Porsche.

Porsche 911 RSR (Foto: Porsche)

Pascal Zurlinden, director GT Factory Motosrport, ha explicado que han logrado un progreso significativo en el desarrollo del coche para los próximos tres años de homologación, especialmente en las áreas complejas de conducción, eficiencia, durabilidad y facilidad de servicio.

«El 95% del coche es nuevo. Los únicos componentes que hemos mantenido sin cambios respecto al predecesor son los faros, el sistema de frenos, el embrague, el asiento del conductor y partes de la suspensión. Las pruebas hasta el momento han sido excelentes. Ya estamos esperando las primeras carreras de la temporada 2019/2020 del FIA WEC».

Porsche se ha mantenido fiel al camino elegido. El 911 RSR es impulsado por un motor de seis cilindros atmosférico de 4.194 cc y con una potencia máxima de 515 CV. De esta manera, la nueva unidad de potencia es el motor boxer más grande que se haya montado nunca en un Porsche 911 de fábrica, por lo que ofrece una mejor capacidad de conducción.

En cuanto al resto de prestaciones, hay un mejor diseño aerodinámico, mejor eficiencia y cambios de marcha más rápidos. Esto se ha conseguido con el cambio de lugar de algunas piezas como el tubo de escape, que ofrece un mayor espacio para un difusor optimizado.

Entre las claves del coche también se encuentra una mayor carga aerodinámica y una mejora en la redirección del flujo de aire a través del coche; lo que también ha mejorado el uso y la duración de los neumáticos durante las carreras.

Acerca de Ángela Merino Sánchez 1567 Articles
Periodista. Apasionada del mundo del motor y de escribir sobre todo lo que le rodea.